Por Jack Davis

Un alcalde del estado estadounidense de Texas le pide al presidente Joe Biden que piense en la realidad que está creando con políticas que aumentan el número de inmigrantes indocumentados liberados en las comunidades locales.

“Le estoy rogando y suplicando que por favor ponga fin a cualquier medida con respecto a la liberación de inmigrantes que esperan audiencia en la ciudad de Del Río y áreas circundantes”, dijo el alcalde de la ciudad de Del Río, Bruno Lozano, un demócrata, en un video publicado en YouTube. Del Río se encuentra cerca de la frontera entre Texas y México.

El video también se compartió a través de Facebook entre avisos que buscan ayudar a los ciudadanos a acceder a servicios críticos a raíz del desastre climático que dejó a gran parte de Texas en una ola de frío sin calor, energía o agua.

Lea también: Parque eólico chino en Texas: “Es el mayor problema de seguridad nacional”

Lozano estaba respondiendo no solo al clima, sino también a la decisión de Biden de implementar la política de “captura y liberación” a lo largo de la frontera, en la que los inmigrantes ilegales detenidos serán liberados en comunidades cercanas hasta que puedan tener una audiencia judicial sobre su estado migratorio.

Lozano dijo que su comunidad ya no aguanta más.

“No tenemos los recursos disponibles para albergar y acomodar a estos migrantes dentro de nuestra comunidad”, dijo.

“No tendré más remedio que usar las medidas extremas bajo la declaración de emergencia como alcalde de la ciudad de Del Río, Texas, para rechazar la entrada de migrantes en espera de las audiencias en la ciudad de Del Río”, dijo Lozano. “Si usted envía a estas personas a nuestra comunidad, nos veremos obligados a tomar la decisión de dejarlos sin recursos en estas terribles circunstancias.

“Le pido que por favor deje de hacerlo. Por favor, haga otro plan para este problema federal”, suplicó.

“Si usted va a permitir que estas personas ingresen a nuestra comunidad, le pido respetuosamente que brinde los medios y los suministros necesarios para alojarlos de manera segura en estas circunstancias extremas”, agregó Lozano. “Debido a la crisis, no podemos proporcionar estos suministros”.

Lozano dijo que su comunidad necesita ayuda.

“Estamos pidiendo suministros, agua y … distribución equitativa de energía eléctrica en nuestra comunidad”, dijo, y señaló que a partir del miércoles, cuando filmó su mensaje, no había ninguna garantía de cuando la comunidad volvería a tener electricidad.

“Hemos estado subcontratando los tratamientos de diálisis para las personas necesitadas de nuestra comunidad”, dijo. “Hemos tenido que reubicar a las personas mayores que necesitan electricidad para los tanques de oxígeno. Estamos completa y absolutamente escasos de dinero para recursos para nuestra propia comunidad. Con las condiciones climáticas extremas y las carreteras cubiertas de hielo, estamos limitados con lo que podemos traer a nuestra comunidad”.

Le recomendamos:

Del Río no puede cuidar a las personas adicionales, dijo Lozano.

“Nuestras organizaciones sin fines de lucro, nuestras iglesias se están quedando sin recursos para proporcionar a nuestros propios ciudadanos”, dijo el alcalde. “Además, nos hemos visto agobiados por los sistemas de comunicación inadecuados en toda el área, lo que ha afectado nuestra capacidad para responder y coordinar la distribución y los recursos limitados”.

Lozano dijo que no pondrá en riesgo la salud de los miembros de su comunidad.

“Esta administración ha adoptado una postura firme sobre las protecciones contra el COVID-19 para los estadounidenses. Les pido que garanticen que la salud y la seguridad de todos nuestros ciudadanos contribuyentes a lo largo de la frontera sean tratados con la misma consideración urgente. Liberar a la población migrante sin ningún protocolo de protección contra el COVID -19 está socavando su compromiso con esta postura contra el COVID-19”, dijo.

Dijo que no es posible almacenar a los migrantes en los edificios municipales de la ciudad porque ahí es también donde los miembros en riesgo de su comunidad van para recibir las vacunas contra el COVID-19.

“No puedo mezclar la población migrante con los residentes de Del Río que son extremadamente vulnerables y han sido desplazados debido al clima extremo”, dijo.

“Podemos ser un pueblo pequeño que está fuera de su radar, pero tenemos [una] comunidad de 50.000 personas que necesitan su atención”, dijo. “Estamos solicitando que por favor escuche y que por favor haga lo necesario. Gracias, señor presidente”.

Fuente: westernjournal.com

Envía tu comentario

guest
1 Comentario
Más antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas