Por temor a la propagación de infecciones, las autoridades médicas en Inglaterra han decidido que no merece la pena salvar a las personas con discapacidad si presentan síntomas clínicos de COVID-19. En otras palabras, su vida es prescindible para el «bien mayor».

Según las autoridades médicas, el riesgo de propagación del COVID-19 por la reanimación boca a boca es demasiado grande para el personal sanitario y la comunidad en general, por lo que han decidido no arriesgarse tanto con las personas «médicamente frágiles.»

La Care Quality Commission (CQC), el regulador independiente de los servicios sanitarios y sociales en Inglaterra, comenzó a dar la voz de alarma sobre este comportamiento desde diciembre de 2020.

Lea también: «Es poco probable” que las vacunas contra el virus de Wuhan sean efectivas, dice experto de Oxford

La CQC descubrió que las autoridades sanitarias estaban utilizando inapropiadamente los avisos de No Intentar Reanimación Cardiopulmonar (DNACPR) en personas con discapacidades de aprendizaje, lo que llevó a una mala práctica médica generalizada y a una muerte injusta. Estos avisos de DNACPR sólo se reservan para circunstancias extremas, como cuando una persona es demasiado frágil para beneficiarse de la RCP.

Los avisos de DNACPR se están utilizando ahora para evitar el contacto con personas enfermas, especialmente con discapacidades de aprendizaje como el síndrome de Down, etc.

Según el servicio de salud público de Inglaterra, los jóvenes con discapacidades de aprendizaje (de 18 a 34 años) están muriendo de COVID-19 a un ritmo treinta veces mayor que otros pacientes.

Las personas con problemas de aprendizaje están siendo discriminadas en el momento más crucial de sus vidas. Las autoridades médicas están dejando morir a muchas de estas personas, por miedo a contraer una infección o a contribuir al «contagio de la comunidad».

Le recomendamos:

La Royal Mencap Society es una organización benéfica con sede en el Reino Unido que trabaja con personas con discapacidades de aprendizaje. Edel Harris, director ejecutivo de Mencap, dijo: «A lo largo de la pandemia, muchas personas con discapacidades de aprendizaje se han enfrentado a una espantosa discriminación y a obstáculos para acceder a la atención sanitaria, con avisos inapropiados de No Intentar la Reanimación Cardiopulmonar (DNACPR) puestos en sus expedientes y recortes en su apoyo de atención social.»

«Es inaceptable que dentro de un grupo de personas tan afectado por la pandemia, y que incluso antes de la COVID moría con una media de 20 años menos que la población general, muchos se sientan asustados y se pregunten por qué se les ha dejado de lado.»

Fuente: trikooba.com

Envía tu comentario

guest
1 Comentario
Más antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas