Las mascarillas «no funcionan», reveló un panel de médicos en una conferencia reciente para el sitio web LifeSiteNews. Los médicos advirtieron también sobre cómo las normas de mascarillas obligatorias están siendo utilizados para lograr un control «tipo nazi» de la población mundial.

La Dra. Sheri Tenpenny, el Dr. Eric Nepute y la Dra. Pam Popper formaron un panel de discusión en un evento exclusivo de LifeSiteNews que trató el tema de las mascarillas y las vacunas, en el que destacaron los errores de la narrativa dominante, que promueve el uso de mascarillas en casi todas partes.

Las mascarillas ‘no funcionan’

«Los únicos estudios de control aleatorio que se han realizado sobre las mascarillas demuestran que no funcionan», comenzó el Dr. Nepute. Se refirió a la «noble mentira» del Dr. Anthony Fauci, en la que éste «cambió de tono», desde sus comentarios de marzo de 2020, en los que restó importancia a la necesidad y eficacia del uso de mascarillas, antes de instar a los estadounidenses a usarlas -hasta de manera doble- más adelante.

Lea también: 50 preguntas de un biólogo a los responsables de Sanidad

«Bueno, nos mintió. Entonces, si mintió en eso, ¿en qué más nos ha mentido?», cuestionó Nepute.

Las mascarillas se han convertido en algo habitual en casi todos los entornos, ya sean interiores o exteriores, pero el Dr. Popper mencionó cómo no ha habido «ningún estudio» que examine realmente el «efecto de llevar una mascarilla durante todas las horas de vigilia».

«No hay datos científicos que respalden nada de esto y, en particular, no hay datos científicos que respalden el hecho de que llevar una mascarilla las veinticuatro horas del día o todos los minutos de vigilia sea beneficioso para la salud», añadió Popper.

«No hay datos ni investigaciones que respalden que llevar una mascarilla sea beneficioso. De hecho, si se observan los datos que han salido a la luz, es todo lo contrario», afirmó Nepute.

Ahora están surgiendo una serie de estudios y demostraciones que confirman la incapacidad de las mascarillas para impedir el paso de la infección. De hecho, la Dra. Tenpenny comentó cómo había examinado más de cien artículos revisados por expertos, que demostraban todos ellos que «las mascarillas no hacen más que enfermar al portador de la misma».

Mas mal que bien: Las mascarillas realmente son perjudiciales para la salud

Pero más preocupante que la incapacidad de las mascarillas para cumplir su supuesto propósito son los efectos perjudiciales que las estas pueden tener en quienes las usan. Refiriéndose a un estudio reciente sobre 25.000 estudiantes alemanes, Nepute mencionó que el 68% de ellos tenía ya «algún tipo de deterioro» por el uso de mascarillas.

Le recomendamos:

Tenpenny intervino para advertir también de los efectos psicológicos que los normas de mascarillas obligatorias tendrán en los niños. «Les estamos entrenando para que tengan miedo a respirar, que el oxígeno es horrible para ellos y que cualquiera que vean que no lleve máscara es peligroso para ellos», dijo.

«Y en lugar de pensar en las personas que tenían máscaras en el pasado, donde tendrías miedo de la persona enmascarada, que podría estar allí para secuestrarte o hacerte daño o hacer algo así, en cambio, ahora estamos viendo a los niños que están como horrorizados de que alguien no tenga una máscara puesta».

Aparte del efecto psicológico del uso de la mascarilla, el panel también destacó el peligro que suponen para el sistema respiratorio. Nepute comentó el número inusualmente elevado de personas que padecen infecciones bacterianas respiratorias.

«Si se observa lo que está ocurriendo en estos momentos, mirando los certificados de defunción, y se observan las muertes correlativas con el COVID-19, lo que encontramos por encima de todo son infecciones respiratorias bacterianas».

Popper además describió a aquellos que están «consintiendo» los mandatos de las mascarillas obligatorias como participando en una especie de «ensayo clínico sin su permiso del que ni siquiera son conscientes».

Un medio de control de la población

A medida que se ha ido extendiendo la obligación de llevar mascarillas, también se ha ido extendiendo la resistencia. Dicha resistencia ha dado lugar a numerosos casos de personas sin mascarillas que se han enfrentado a otros miembros del público, a empleados de tiendas y a la policía.

«Esto me recuerda a la Alemania nazi, donde, quiero decir, lo siguiente que van a poner es una estrella en mi brazo derecho», señaló Popper. «Y porque, ¿Dónde va a parar? Es un signo de sumisión, no tiene nada que ver con la salud».

A la gente le han «lavado el cerebro» para que piense que «no es seguro no llevar una mascarilla», continuó. «Están poniendo a la población en contra… esta es una táctica muy común que ha sido utilizada por criminales y déspotas a lo largo de la historia».

La «eficacia» de las mascarillas, a la que apuntan los políticos, es en realidad eficacia para provocar «encefalopatía», dijo Tenpenny. «Hará que sus cerebros funcionen menos, que es su objetivo».

Lea también: El confinamiento y las demás medidas restrictivas no tienen ningún fundamento científico

Tan eficaz ha sido la campaña para promover el miedo y el uso de mascarillas, que Tenpenny predijo que podrían pasar «años» para que la gente dejara de usarlas, incluso si dejaran de ser obligatorias.

«Habría un enorme sector de la población que va a seguir llevándola durante mucho tiempo, porque la ansiedad basada en el miedo que se ha incrustado en su cerebro, no la van a dejar».

Tampoco creía probable que los políticos globalistas fueran a soltar los mandatos de las mascarillas tan fácil, sugiriendo que continuarían «mientras les convenga [a los políticos] y mientras propaguen su agenda».

Tenpenny se refirió a la agenda del «Gran Reset» del Foro Económico Mundial, y cómo está crucialmente vinculada a las restricciones sin precedentes que se están imponiendo al mundo. «Es todo un mecanismo planificado para deshumanizarnos, para separarnos, para no tocarnos y no darnos la mano, para no hacer ninguna de esas cosas, para deshumanizarnos y así poder ponernos en un sistema de esclavitud de control total».

Presentando la esperanza

Sin embargo, el panel también instó a la gente a tener esperanza y valor. Nepute hizo un llamamiento a una «decisión colectiva», en la que «millones de personas» se negaron a acatar, se quitaron las mascarillas y volvieron a abrir sus negocios. A pesar de un periodo inicial de «disonancia cognitiva», Nepute expresó su esperanza de que muchos rechacen pronto las restricciones que se les imponen.

«No hay sentido común en nada de esto. Yo tengo el control de mi vida. Voy a hacer lo que mis derechos inalienables como estadounidense y humano me permiten hacer», declaró Nepute. «Y espero que más gente se dé cuenta de ello y lo defienda. ¿Recibiremos algún rechazo? Sí. ¿De quiénes vamos a recibir rechazo? De la pequeña cantidad de gente que quiere controlar a todos los demás».

«Les digo que ahora es el momento de pasar a la acción», dijo.

Popper apoyó a su colega, presentando el ejemplo de muchos miles de negocios en Italia que abrieron desafiando las leyes de cierre: «en algún momento esto cobrará suficiente impulso y será imparable».

Fuente: trikooba.com

Envía tu comentario

guest
14 Comentarios
Más antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas