Traducido de rfangle.com por TierraPura.org

El pastor James Coates, de la Iglesia GraceLife, fue encarcelado por celebrar servicios religiosos presenciales, lo cual viola las restricciones de salud pública canadienses por el covid o también conocido virus PCCh (partido comunista chino).

Según el medio Canadian Broadcasting Corporation, estas restricciones ordenan a los congregantes distanciarse socialmente, llevar máscaras y no reunirse con más del 15% del cuerpo de la iglesia al mismo tiempo.

En Estados Unidos, el Tribunal Supremo se pronunció en contra de estas restricciones a las iglesias por considerarlas una violación de la libertad religiosa.

Lea también: OMS habría ofrecido 20 millones de dólares al presidente de Madagascar para poner tóxicos en un remedio para covid

Miembros de la Real Policía Montada de Canadá (RCMP) y del Servicio de Salud de Alberta asistieron al servicio de la Iglesia GraceLife el domingo, para hacer cumplir las órdenes de salud pública. Estos funcionarios alegan que la iglesia no estaba siguiendo las órdenes sanitarias establecidas por el gobierno.

En consecuencia, el pastor Coates fue detenido. La RCMP emitió el siguiente comunicado de prensa, en el que expuso la forma en que el pastor Coates fue arrestado:

«El 16 de febrero de 2021, el pastor se entregó al Departamento de Parkland (condado de Alberta, Canadá). Se le acusó de incumplir la Ley de Salud Pública, y de incumplir una condición de su obligación, según el Código Penal. Tras una vista de fianza ante un juez de paz, Coates quedó en libertad condicional. Permaneció detenido durante la noche tras negarse a aceptar dichas condiciones».

El comunicado proseguía: «Hemos sido coherentes en nuestro planteamiento de intensificar los niveles de aplicación de la ley con este pastor, y teníamos la esperanza de resolver este asunto de otra manera».

La portavoz de los Servicios de Salud de Alberta, Angela Unsworth, comentó al periódico Edmonton Journal, que ella misma amenazó a GraceLife con un castigo adicional por el incumplimiento de las normas:

«La Iglesia GraceLife está obligada a pagar las multas emitidas previamente por la RCMP y puede ser objeto de sanciones adicionales impuestas por las fuerzas del orden o los tribunales por el incumplimiento de las normas».

Tras su detención, el pastor Coates fue supuestamente llevado ante un juez que le ofreció la libertad, si sólo aceptaba ciertas «condiciones». Coates rechazó estas condiciones y, en consecuencia, sigue en la cárcel. Su abogado, James Kitchen, explicó que el pastor no violaría su conciencia, independientemente de las posibles consecuencias del gobierno. Kitchen declaró a la CBC: «Y no van a dejar de venerar a Dios como ellos creen que se les ha ordenado, solo porque el gobierno lo diga».

Le recomendamos: (VIDEO) «Se están usando estrategias de ingeniería social»: valiente médico revela la plandemia

Los gobiernos se instituyen entre los hombres para preservar la ley natural. Un gobierno hostil a estos fines es una tiranía, que viola la propia ley natural establecida por el propio Dios. El pueblo estadounidense está obligado a oponerse a las violaciones de los derechos humanos en el extranjero, para evitar que finalmente vuelvan a los Estados Unidos. Como dijo una vez el presidente Ronald Reagan: «Si perdemos la libertad aquí, no hay lugar al cual escapar. Esta es la última fortaleza en la tierra».

Envía tu comentario

guest
1 Comentario
Más antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas