Traducido de thetruedefender.com por TierraPura.org

Joe Biden recientemente firmó una orden ejecutiva que revoca una orden de Donald Trump en la que el expresidente proporcionaba fondos federales a los programas de aprendizaje creados por la industria, impulsando más alternativas gestionadas por el gobierno.

Ya en 2017, Trump ratificó la Orden Ejecutiva 13.801, Programas de Aprendizaje Reconocidos por la Industria (IRAP).

Lea también: Ocho políticas clave de Trump que fueron revertidas por Biden

Esta orden permitía que «los grupos comerciales e industriales, las empresas, las organizaciones sin fines de lucro, los sindicatos y las organizaciones conjuntas de gestión laboral» crearan sus propios programas de aprendizaje que se utilizarían para ayudar a los empleados a desarrollar las habilidades requeridas por la economía, pero que las universidades no proporcionan o lo hacen a un costo que es barato para muchos estadounidenses.

Algunos liberales no fueron partidarios de la orden de Trump, y el Center for American Progress (Centro para el Progreso Estadounidense) se quejó de que Trump estaba estableciendo «una vía paralela que carece de protecciones adecuadas para los trabajadores» y que podría fomentar «la proliferación de programas de baja calidad».

La representante Virginia Foxx (R-NC), el miembro de mayor rango en el Comité de Educación y Trabajo de la Cámara, emitió una declaración de condena luego de que Biden firmara su orden.

La decisión de Biden de acabar con los IRAP va a destruir puestos de trabajo. No es una solución, es una irresponsabilidad, duplicar un sistema ineficaz, de 80 años de antigüedad, que no responde a las necesidades del personal, dijo. En los últimos cuatro meses se han elaborado 131 IRAP, la inmensa mayoría de los cuales corresponden a titulaciones de enfermería. ¿Por qué un grupo que pretende seguir la ciencia va a restringir las cualificaciones de enfermería?

«Deberíamos apoyar y fomentar los esfuerzos para reducir la burocracia reglamentaria que impide a demasiados empresarios cubrir puestos de trabajo en demanda, en lugar de atender a los jefes sindicales y aumentar la extralimitación de Washington en el sector privado», añadió Foxx. «Más del 80% de todos los programas de aprendizaje a nivel nacional son programas de aprendizaje dirigidos por los empleadores».

Le recomendamos: Lin Wood habla de los videos falsos o ‘Deep Fake’

Para formar a «trabajadores diversos, locales y bien formados que tengan la opción de afiliarse a un sindicato», Biden defendió su orden y la Casa Blanca dijo que había que «ampliar los programas de aprendizaje registrados».

Y añadió que los aprendizajes gestionados por la industria «tienen menos normas de calidad que los programas de aprendizaje registrados».

Envía tu comentario

guest
1 Comentario
Más antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas