Un documento secreto filtrado de Beijing reveló detalles de cómo el partido comunista chino (PCCh) ha estado dirigiendo la maquinaria estatal en China para perseguir a Falun Dafa.

Falun Dafa, una práctica de cultivación de cuerpo y mente de la escuela Buda basada en los principios Verdad-Benevolencia-Tolerancia, fue introducida al público en China en 1992 y rápidamente alcanzó los 100 millones de practicantes en 1999. Cuando el entonces jefe del PCCh, Jiang Zemin, comprobó que los practicantes superaban en número a los miembros del partido comunista, orquestó una campaña nacional contra Falun Dafa que comenzó en julio de 1999.

Epoch Times obtuvo y publicó un documento secreto del PCCh, titulado «Opiniones sobre la represión severa de las actividades ilegales y criminales de la organización herética Falun Dafa dictaminada por ley». Se trata de una opinión judicial emitida el 30 de noviembre de 2000 por cinco organismos, entre ellos el tribunal popular supremo, la procuraduría popular suprema, el ministerio de seguridad pública, el ministerio de seguridad del estado y el ministerio de justicia.

Documento clasificado titulado «Opiniones sobre la represión severa de las actividades ilegales y criminales de la organización herética Falun Dafa dictaminada por ley», emitido por cinco departamentos del PCCh el 30 de noviembre de 2000. (Cortesía de The Epoch Times)
Los sellos de los cinco departamentos del PCCh estampados en el documento secreto sobre la persecución a Falun Dafa. (Cortesía de The Epoch Times)

El documento enfatizaba que «los departamentos políticos y legales de todos los niveles deben implementar resueltamente» las «importantes instrucciones de Jiang Zemin para erradicar a Falun Dafa». Estaba «orientado a la política, al derecho y a las normativas» y «los departamentos políticos y jurídicos de todos los niveles cooperaban estrechamente bajo la dirección unificada del comité central del partido».

El documento también exigía que el sistema judicial aplicara cargos penales a los practicantes de Falun Dafa y los condenara basándose en la ley penal, como «incitar a la subversión del poder del estado» o «difamar a los líderes del partido y del estado».

Secreto e ilegalidad del documento

Chen Jian’gang, un abogado en China que ha defendido a los practicantes de Falun Dafa durante muchos años, dijo a The Epoch Times que se sorprendió al ver este documento. Dijo que aunque había visto materiales similares en el pasado, esta era la primera vez que veía un documento así.

Chen señaló que se trata de «un documento que es ilegal en sí mismo desde el punto de vista legal, y que no tiene características legales ni validez alguna». «Es otro documento de alto secreto, que demuestra que los cinco departamentos se dedican a actividades ilegales y delictivas que no están a la vista».

Chen analizó la referencia del documento al «artículo 300 de la ley penal», que establece que cualquiera que utilice una secta para socavar la aplicación de la ley debe ser perseguido con todo el rigor posible. El PCCh utiliza esta ley con mayor frecuencia en sus acusaciones contra los practicantes de Falun Dafa. «De hecho, los practicantes de Falun Dafa no están organizados, no llevan una lista de miembros y van y vienen cuando quieren, por no mencionar que no realizan ninguna actividad de ‘sabotaje’. Se limitan a repartir materiales para informar a la gente de los hechos. ¿Puede algún juez aclarar qué han «saboteado»?».

La «oficina 610»

El 10 de junio de 1999, Jiang Zemin ordenó la creación de la «oficina 610», cuya única responsabilidad era supervisar la persecución a Falun Dafa en todo el país. En un momento dado, la «oficina 610» central fue capaz de movilizar todo el aparato estatal y casi todos los recursos sociales, utilizando diversos sistemas como la procuraduría, el poder judicial, el ejército, la policía armada, el servicio secreto, la diplomacia, la educación, la propaganda y la sanidad para perseguir a los practicantes de Falun Dafa a nivel nacional. La «oficina 610» es conocida como la «segunda autoridad central», además del comité permanente del politburó del PCCh.

En el sistema judicial del PCCh, los jueces escuchan al presidente del tribunal, que a su vez escucha al comité del partido del tribunal, que a su vez escucha a la «oficina 610».

La «oficina 610» no tiene su propia placa oficial para su oficina, ni sus miembros tienen uniformes. No permite que los tribunales u otros sistemas judiciales graben en vídeo, graben la voz o tomen notas cuando les da instrucciones sobre cómo perseguir a Falun Gong. Todo ello contribuye a ocultar el hecho de que el PCCh dirige los sistemas judiciales.

En un intento de contrarrestar las críticas de que está por encima de la ley, el PCCh declaró por primera vez el «estado de derecho» como estrategia principal de gobierno en septiembre de 1997. En marzo de 1999 incluyó el «Estado de Derecho» en las enmiendas a la Constitución. Sin embargo, después de empezar a perseguir a Falun Gong, el PCCh volvió al «gobierno del partido».

El PCCh eliminó la «oficina 610» central en 2018, reasignando sus poderes al comité de asuntos políticos y legales del comité central del PCCh y al ministerio de seguridad pública. Sin embargo, las «oficinas 610» locales siguen existiendo y sus poderes no se modifican.

The Epoch Times reveló un formulario de evaluación sobre la «prevención y tratamiento del trabajo de sectas» del comité de asuntos políticos y legales del distrito de Fangshan en Beijing. En el formulario, la «oficina 610» de Fangshan evaluó el trabajo sobre Falun Dafa de 93 oficinas del partido y del gobierno en el distrito. Restó puntos a muchas oficinas que no lo hicieron bien en las campañas de propaganda contra Falun Dafa.

Formulario de evaluación de la «oficina 610» de Fangshan sobre la «prevención y tratamiento del trabajo de sectas». (cortesía de The Epoch Times)

La evaluación de las oficinas del partido y del gobierno al mismo nivel que ella es uno de los poderes de los que goza la «oficina 610» de Fangshan. También tiene un poder especial para ocuparse de los asuntos diplomáticos, aunque solo es una oficina de nivel de distrito (inferior al de una ciudad).

La oficina organizó a la diáspora china local en Montreal, Toronto y Ottawa para celebrar «conferencias de organizaciones antisectas» para calumniar a Falun Dafa. También trabajó con el periódico local en idioma chino, Chinese Times para publicar una revista semanal anti-Falun Dafa e imprimió 400.000 folletos anti-Falun Dafa.

Juicios a puerta cerrada

Antes de que se publicara el documento secreto, el PCCh celebró juicios abiertos de casos de Falun Dafa durante un breve periodo poco después del inicio de la persecución. El 13 de noviembre de 1999, el tribunal intermedio de Haikou, en la provincia de Hainan, celebró un juicio abierto contra cuatro practicantes de Falun Dafa y los condenó a entre dos y doce años de prisión.

Al PCCh le molestó que “Associate Press” de Estados Unidos informara del caso, lo que llamó la atención internacional, ya que «el pensamiento y la creencia no son punibles como delitos» es un entendimiento común y una práctica legal universal. La Cámara de Representantes y el Senado de Estados Unidos aprobaron las resoluciones conjuntas 217 y 218 para exigir a China que dejara de perseguir a Falun Dafa.

Un mes después, cuando los países occidentales celebraban la Navidad, el tribunal intermedio número uno de Beijing celebró un juicio abierto contra cuatro directores de la Asociación de Investigación de Falun Dafa -Li Chang, Wang Zhiwen, Ji Liewu y Yao Jie- y los condenó a 18, 16, 12 y 7 años de prisión, respectivamente.

Después de eso, el PCCh llevó a la clandestinidad los juicios contra los practicantes de Falun Dafa. Todavía celebra juicios supuestamente abiertos a veces, pero solo permite que unos pocos familiares del practicante se sienten, mientras que los empleados de la «oficina 610», personal de seguridad local y otras personas que trabajan en la persecución a Falun Dafa ocupan todos los demás asientos.

Lista de «sectas» del PCCh

Legal Evening News de China publicó la lista de sectas el 2 de junio de 2014. En ella aparecían catorce sectas. A pesar de que el PCCh siguió llamando a Falun Dafa una secta, la lista publicada no incluye a Falun Dafa. Dos memorandos del ministerio de seguridad pública, emitidos en 2000 y 2005 por separado, enumeraban catorce sectas y no incluían a Falun Dafa.

Sin embargo, la ley más común que el PCCh cita contra los practicantes de Falun Dafa es el «artículo 300 de la ley penal», como se mencionó anteriormente.

Mucha gente en China, incluidos los agentes de policía locales, no conocen la lista de sectas del PCCh.

Mo Shaoping, un abogado de derechos humanos con sede en Beijing, dijo: «Ni el artículo 300 de la ley penal, ni la decisión de la asamblea popular nacional, ni la interpretación de la ley por parte del tribunal supremo y la procuraduría suprema, han jamás afirmado que Falun Dafa sea una secta».

Se hará justicia

El «estado de derecho» en boca del PCCh es solo una falsa fachada del «gobierno del partido». El mundo ha entendido claramente que un verdadero «estado de derecho» en China requiere eliminar la interferencia del PCCh sobre el sistema judicial. Eso solo podrá ocurrir tras la desaparición del PCCh.

Fuente: es.minghui.org

Envía tu comentario

guest
1 Comentario
Más antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas