Traducido de Natural News por TierraPura.org

El falso presidente Biden, un impostor cuyos titiriteros manipularon las elecciones para llevar a cabo un golpe criminal e ilegal contra Estados Unidos, puede estar a punto de ser expuesto y destituido. Siguen surgiendo muchas anomalías alarmantes, incluido el hecho de que, en ocasiones, los marines estadounidenses ya no están apostados fuera de la Oficina Oval, incluso cuando Jen Psaki afirma que el «presidente Biden» está trabajando dentro.

Durante más de un siglo, todos los presidentes de los EE. UU. han pronunciado un discurso sobre el estado de la Unión en enero o febrero, pero no se habla de tal discurso proveniente de Biden. Dado que todo lo demás sobre Biden ha sido una producción teatral puesta en escena (la falsa inauguración, su falso discurso de «aceptación», una elección amañada, etc.) debemos preguntarnos si el equipo de producción de la pantalla verde de Biden intentará realizar algún tipo de simulación artificial, el discurso del Estado de la Unión pregrabado y afirmación de que «covid» es la razón por la que no puede comparecer en persona.

(¿No es sorprendente cómo la plandemia da cobertura completa a toda la producción teatral que estamos viendo aquí?)

Lea también: Los cuatro pasos de la toma de posesión marxista se activaron en 2020 en los EE. UU.

Además de todo eso, se informó que 36 demócratas exigieron que Biden renuncie al control de los códigos nucleares de EE. UU., lo que refuerza aún más la idea de que Biden obviamente no es «su» presidente.

Tenemos por otro lado la Ley de Igualdad, un ataque total contra los cristianos, la racionalidad, que obligaría a las corporaciones y hospitales a abrazar los delirios transgénero como si fueran una realidad biológica.

Tenga en cuenta también que la izquierda intolerante y fanática prácticamente aplaude la tortura directa de una activista trans conservadora llamada Jessica Watkins, que fue desnudada y dejada en confinamiento indefinido en una prisión de EE.UU., simplemente por estar presente en los eventos del 6 de enero en el capitolio, incluso aunque no cometió violencia ni hizo nada para destruir la propiedad. ¿Dónde está la horda izquierdista cuando se trata de los derechos trans de las personas trans conservadoras?

Nada más que silencio. En verdad, la izquierda no cree en los derechos trans en absoluto. Solo creen en la obediencia del “culto de izquierda”, un culto peligroso y demente del despertar que exige obediencia total y defiende la violencia contra aquellos que rechazan el culto.

Las vacunas Covid-19 están ahora vinculadas a los síntomas del cáncer de mama y, en un giro verdaderamente extraño, Pfizer está exigiendo a naciones como Argentina y Brasil firmen la cesión de sus bases militares y edificios de embajadas al gigante de las vacunas para que pueda estar seguro de que concederán a la empresa una inmunidad legal absoluta por todas las muertes y lesiones causadas por sus vacunas Covid. 

Envía tu comentario

guest
1 Comentario
Más antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas