Traducido de ronpaulinstitute.org por TierraPura.org

Desde que estalló la supuesta pandemia el pasado mes de marzo, los principales medios de comunicación han lanzado un flujo incesante de desinformación que parece estar centrado en generar el máximo miedo entre la ciudadanía. Pero los hechos y la ciencia simplemente no apoyan la grave imagen pintada de un virus mortal que barre la tierra.

Sí, tenemos una pandemia, pero es una pandemia de pseudociencia inventada que se hace pasar por un hecho imparcial. Aquí hay nueve hechos respaldados con datos, en muchos casos del propio CDC (Centro de control de enfermedades), que dibuja un panorama muy diferente al del miedo y el temor que se inculca implacablemente en los cerebros de los ciudadanos desprevenidos.

Lea también: «La mascarilla se convertirá en el peor enemigo de la escuela»

1) La prueba PCR es prácticamente inútil

Según un artículo publicado en el New York Times el 29 de agosto de 2020, las pruebas para detectar el virus Covid-19 o virus PCCh (partido comunista chino) utilizando el popular método de PCR hacen que hasta el 90% de las personas que se someten a las pruebas muestren resultados positivos que son sumamente engañosos.

Funcionarios de Massachusetts, Nueva York y Nevada compilaron datos de pruebas que revelaron que la prueba PCR NO puede determinar la cantidad de virus en una muestra. La cantidad de virus en hasta el 90% de los resultados positivos resultó ser tan minúscula que el paciente era asintomático y no suponía una amenaza para los demás.

Por lo tanto, las pruebas Covid-19 positivas prácticamente no tienen sentido.

2) Una prueba positiva NO es un CASO

Por alguna razón, cada prueba positiva de Covid-19 se designa inmediatamente como un CASO. Como vimos en el punto 1, hasta el 90% de las pruebas de Covid-19 positivas dan como resultado cantidades minúsculas de virus que no enferman al sujeto.

Históricamente, solo los pacientes que mostraban síntomas reales de una enfermedad se consideraban un caso. Publicar los resultados positivos de las pruebas como «CASOS» es sumamente engañoso e innecesariamente alarmante.

3) Los Centros de Control de Enfermedades redujeron drásticamente el recuento de muertes por Covid-19

El 30 de agosto, los CDC publicaron nuevos datos que mostraban que solo el 6% de las muertes anteriormente atribuidas al Covid-19 se debían exclusivamente al virus.

La gran mayoría, el 94%, puede haber estado expuesta al Covid-19 pero también tenía enfermedades preexistentes como cardiopatías, obesidad, hipertensión, cáncer y diversas enfermedades respiratorias. Aunque murieron con Covid-19, NO murieron exclusivamente por Covid-19.

4) Los CDC informan de que la tasa de supervivencia de Covid-19 es superior al 99%

Los CDC actualizaron su «mejor estimación actual» de la supervivencia al Covid-19 el 10 de septiembre, mostrando que más del 99% de las personas expuestas al virus sobrevivieron. Otra forma de decir esto es que menos del 1% de las exposiciones son potencialmente mortales.

Según los CDC, la gran mayoría de las muertes atribuidas a Covid-19 se concentraron en la población mayor de 70 años, cercana a la esperanza de vida normal.

5) Los CDC revelan que el 85% de los casos positivos de Covid llevaban mascarillas siempre o a menudo

En septiembre de 2020, los CDC publicaron los resultados de un estudio realizado en julio en el que descubrieron que el 85% de los casos positivos de Covid informaron de que llevaban una mascarilla facial de tela siempre o a menudo durante las dos semanas anteriores al resultado positivo.

La mayoría, el 71% de los sujetos de la prueba informaron que siempre llevaban una máscara facial de tela y el 14% informaron que a menudo llevaban una máscara facial de tela. La única conclusión racional de este estudio es que las mascarillas de tela ofrecen poca o ninguna protección contra la infección por Covid-19 o virus PCCh.

Lea también: Aduanas de EE.UU. incautaron millones de mascarillas y kits de prueba falsificados procedentes de China

6) Hay terapias baratas y probadas para el Covid-19

Harvey Risch, MD, PhD dirige la Escuela de Epidemiología de la Universidad de Yale. Es autor de «The Key to Defeating Covid-19 Already Exists. We Need to Start Using It» («La clave para derrotar al Covid-19 ya existe. Necesitamos comenzar a usarlo») que fue publicado en la revista Newsweek el 23 de julio de 2020.

El Dr. Risch documenta la eficacia probada del tratamiento de pacientes diagnosticados con Covid-19 utilizando una combinación de hidroxicloroquina, un antibiótico como la azitromicina y el suplemento nutricional zinc.

Médicos de todo el mundo han informado de resultados muy positivos utilizando este protocolo, especialmente para los pacientes con Covid en fase inicial.

7) La tasa de mortalidad en EE.UU. NO está aumentando

Si el Covid-19 fuera el asesino letal que se dice que es, uno esperaría razonablemente ver un pico significativo en el número de muertes reportadas. Pero eso no ha ocurrido.

Según los CDC, a principios de mayo de 2020, el número total de muertes en los Estados Unidos fue de 944.251 entre el 1 de enero y el 30 de abril. Esto es en realidad un poco más bajo que el número de muertes durante el mismo período en 2017 cuando se reportaron 946,067 muertes totales.

8) La mayoría de las muertes por Covid-19 ocurren al final de una vida normal

Según los CDC a partir de 2017 los hombres estadounidenses pueden esperar una vida normal de 76,1 años y las mujeres de 81,1 años. Un poco más del 80% de las muertes sospechosas de Covid-19 han ocurrido en personas mayores de 65 años.

Según un artículo del New York Post del 28 de junio, casi la mitad de todas las muertes sospechosas de Covid han ocurrido en hogares de ancianos que albergan predominantemente a personas con condiciones de salud preexistentes y cerca o más allá de su esperanza de vida normal.

Lea también: Usando la lógica progresista : Biden es responsable de la muerte de más de 85.000 estadounidenses por el virus PCCh en el último mes

9) Los datos de los CDC muestran un riesgo mínimo de Covid para niños y adultos jóvenes

Los CDC informaron en su actualización del 10 de septiembre de que la tasa de mortalidad por infección (IFR) estimada para los niños de 0 a 19 años era tan baja que el 99,97% de los infectados por el virus sobrevivían. Para las personas de 20 a 49 años, la tasa de supervivencia fue casi igual de buena, del 99,98%. Incluso los mayores de 70 años tuvieron una tasa de supervivencia del 94,6%.

Para poner esto en perspectiva, los datos de los CDC sugieren que un niño o un adulto joven de hasta 19 años tiene más posibilidades de morir por algún tipo de accidente que por Covid-19.

En conjunto, debería ser obvio que el Covid-19 o virus PCCh es bastante similar a los típicos virus de la gripe que enferman a algunas personas anualmente. La gran mayoría es capaz de combatir con éxito el virus con el sistema inmunitario natural de su cuerpo. Deben tomarse precauciones de sentido común, especialmente por parte de los mayores de 65 años que padecen enfermedades preexistentes.

La exagerada reacción de los líderes gubernamentales a esta enfermedad está causando mucha más angustia, física, emocional y financiera, de la que podría causar el virus por sí mismo. La conclusión es que NO hay una pandemia, sino una típica temporada de gripe que ha sido exagerada por la propaganda de los medios de comunicación las 24 horas del día, y permitida por las masas paralizadas por un miedo irracional.

Los gobiernos estatales y locales, en particular, han ignorado los derechos del pueblo y han instituido ataques escandalosos a la libertad que fue comprada y pagada con la sangre y el sacrificio de nuestros antepasados.

Le recomendamos: (VIDEO) «Se están usando estrategias de ingeniería social»: valiente médico revela la plandemia

Poco a poco, el pueblo está reconociendo el gran fraude perpetrado por los burócratas y los funcionarios elegidos que han jurado defender los derechos y las libertades tal y como se establece en la Constitución de los Estados Unidos. Ha llegado el momento de hacer que estos criminales rindan cuentas utilizando el sistema legal para llevarlos ante la justicia.

O actuamos ahora para preservar la libertad para nuestros hijos y las futuras generaciones aún no nacidas, o nos sometemos mansamente a los tiranos que ansían más poder y control. ¡Yo no me someteré!

Aclaración: publicamos este artículo que aunque no es una noticia reciente, consideramos destacarlo por la importancia de su contenido.

Envía tu comentario

guest
7 Comentarios
Más antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas