Traducido de trendingpolitics.com por TierraPura.org

Esta semana, el Departamento de Justicia de la Administración Biden retiró su apoyo a una demanda presentada por tres atletas de secundaria que quieren impedir que los varones biológicos compitan en deportes femeninos en Connecticut.

Alanna Smith, una de las chicas que presentó la demanda, apareció en Fox News el miércoles por la noche junto con su abogada para hablar del asunto. Durante su aparición en la Fox, Smith dijo que «es necesario restablecer la equidad en nuestro deporte y en todos los demás deportes femeninos… estos machos biológicos nos la están quitando».

Lea también: Normalizar la pedofilia es un plan de los izquierdista que ya está en marcha

«Me comprometí después de correr contra los machos biológicos en la reunión de Nueva Inglaterra porque en los 200 metros, obtuve el tercer lugar cuando debería haber obtenido el subcampeonato», dijo Smith el miércoles por la noche.

«Y no se trata realmente de la clasificación, sino de saber que trabajo tantas horas a la semana para poder ser subcampeona en [los campeonatos] de Nueva Inglaterra como estudiante de primer año. Y estoy realmente decepcionada con la prensa, porque yo y las otras chicas, Selina y Chelsea, hemos trabajado muy duro para dar a conocer nuestras historias, para que la gente se dé cuenta de que es necesario restablecer la equidad en nuestro deporte y en todos los demás deportes femeninos», añadió.

La Srta. Smith continuó diciendo a la presentadora de Fox News que «la gente debería darse cuenta de que muchas mujeres biológicas se han quedado sin llegar a las competiciones que realmente importan, como las estatales y las regionales, y que las atletas transexuales han ocupado los puestos del podio que pertenecen a las mujeres biológicas».

Holcomb, la abogada de la atleta, añadió que «el Título IX se diseñó para garantizar que las chicas como Alanna tuvieran un campo de juego justo y equitativo, tuvieran la oportunidad de mostrar sus talentos, de ser campeonas y, francamente, de ganar esas becas universitarias. Por lo tanto, queremos avanzar, y queremos ver protegidos los deportes femeninos en todo el país».

Simultáneamente, los demócratas están intentando aprobar un proyecto de ley «revolucionario» a favor de los transexuales. El proyecto de ley utilizaría la ley para negar cualquier reconocimiento de las diferencias complementarias de los dos sexos. Por lo tanto, obligaría a las mujeres a tratar a los hombres como si fueran mujeres, acabaría con los espacios privados de un solo sexo y permitiría a los hombres participar en los deportes femeninos, independientemente de las ventajas atléticas del varón. Esto acabaría esencialmente con el deporte femenino tal y como lo conocemos.

Esta semana, el líder republicano de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, criticó el proyecto de ley de los demócratas. McCarthy señaló el impacto en el deporte y la libertad religiosa.

El periodista preguntó sobre la «Ley de Igualdad», diciendo que los demócratas quieren que se apruebe y que «los republicanos del Senado dicen que esto no sólo es un ataque contra el deporte femenino, sino también un ataque a las Iglesias, abriéndolas a posibles demandas».

McCarthy respondió diciendo que eso era «muy claro», y añadió: «Quiero decir que si uno mira los nombramientos de Biden para los miembros del gabinete – que demandan a las monjas y a otros – esto parece realmente una embestida contra la libertad de religión. Tanto en los deportes femeninos como en otros».

El 23 de febrero, The Wall Street Journal publicó un artículo en el que criticaba la «Ley de Igualdad», señalando que la Ley hace que las mujeres sean desiguales, y que tendrá consecuencias nefastas:

«La Ley de Igualdad iría mucho más allá al hacer ilegal la distinción entre «identidad» y biología y, por tanto, daría prioridad a las personas transgénero sobre las mujeres. Al borrar el sexo como categoría legal diferenciada, la medida amenaza con dar a los hombres biológicos espacios y oportunidades exclusivamente femeninos diseñados para aumentar la representación de las niñas, lo que puede poner en peligro la seguridad de mujeres y niñas.

La Ley de Igualdad amenazaría la existencia de cárceles de mujeres, vestuarios de niñas en escuelas públicas y equipos deportivos de mujeres y niñas. Limitaría la libertad de expresión, la libertad de asociación, la recopilación de datos precisos y la investigación científica. Amenazaría los derechos de los médicos que dudan de la conveniencia de realizar procedimientos que cambian la vida y limitan la reproducción, y de los padres que tratan de proteger a sus hijos menores de edad de dicho tratamiento».

Casi todos los progresistas apoyan el proyecto de ley porque permite a los funcionarios públicos regular los fundamentos biológicos y culturales de la sexualidad humana. Muchas feministas también lo respaldan porque otras partes del proyecto de ley crearían un acto legislativo para el aborto.

El proyecto de ley se enfrenta a un amplio frente de grupos conservadores, libertarios y también feministas, como el Frente de Liberación de la Mujer. La gran mayoría del público -incluidas las mujeres liberales- se opone a los cambios cívicos que exige el proyecto de ley.

Le recomendamos: VIDEO: ¿Todo fue un MONTAJE? Dudosas ESCENAS de la TOMA DE POSESIÓN de Biden

A estas alturas debería estar muy claro para la mayoría de nosotros que gran parte de los legisladores demócratas simplemente buscan más control sobre la población en lugar de asegurar el bienestar de los ciudadanos. El Estado existe supuestamente para promover y proteger la felicidad de sus ciudadanos.

Entonces, ¿nuestro gobierno está promoviendo el bienestar y la felicidad o está haciendo lo contrario?

Envía tu comentario

guest
8 Comentarios
Más antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas