Por Oriana Rivas

La empresa fabricante de juguetes Hasbro anunció cambios en uno de sus productos más icónicos, apegados a una línea de igualdad de género impulsada por el progresismo en Estados Unidos.

La marca reconoce que solo se trata de un juguete con forma de papa, pero argumenta que a los niños «les gusta verse a sí mismos en los juguetes con los que juegan». La decisión no es aislada, otras marcas de juguetes están tomando decisiones similares, mientras que desde la Casa Blanca se impulsa una agenda que incluye órdenes para imponer personas transgénero en el deporte femenino.

Lea también: Jugueterías tendrían que tener secciones “sin género”, según nuevo proyecto de ley en California

El anuncio de Hasbro será tangible en otoño, cuando el mundialmente conocido Mr. Potato Head (o Señor Cara de Papa) llegue a manos de los niños pero sin el género. La empresa decidió quitarle el «Mr.» para permitirles a los niños crear el tipo de familia de su gusto, incluidas dos mamás o dos papás, explica The Associated Press. Será una especie de juguete «neutro».

Según, Ali Mierzejewski, editor en jefe del sitio de reseñas de juguetes The Toy Insider, este producto «está estableciendo este nuevo estándar».

El personaje estaba acompañado por Mrs. Potato Head, la figura femenina. Ahora ninguno de los dos tendrá género. La elección queda a libre albedrío. Según Hasbro, ambos «vivirán de alguna forma».

¿Igualdad o conveniencia?

Otro juguetes icónicos han cambiado su línea de producción. Lo hizo en 2017 la marca American Girl, propiedad de Barbie Mattel Inc. como una estrategia de ventas para elevar sus números frente al creciente uso de aparatos electrónicos en la población infantil. La empresa solo vendía muñecas y decidió comercializar una versión para niños.

Las propias Barbies dejaron atrás su diseño y ahora se venden con varias medidas y tonos de piel. Las empresas de juguetes han hecho sus ajustes a medida que aumenta la ola progresista.

Lea también: Con menos de dos meses en la presidencia Biden ya lanzó ataques aéreos a Siria

Washington lleva la delantera en medidas apoyadas en una supuesta igualdad. Antes de ser elegido como presidente, Joe Biden se consagraba con este ideal generando opiniones encontradas. El entonces candidato afirmaba estar a favor de dar una respuesta médica a infantes que puedan sufrir de disforia de género. Se trata de un término usado para designar la inconformidad que siente un niño con su sexo.

«La idea de que un niño de 8 o 10 años decida, ya sabes, diga: ‘quiero ser transgénero, eso es lo que creo que me gustaría ser. Eso haría mi vida mucho más fácil’. Esto debería tener cero discriminación», dijo en octubre del año pasado.

Para esa fecha Biden prometía promulgar la Ley de Igualdad durante sus primeros 100 días. La idea recibió el rechazo del expresidente Donald Trump desde antes, por socavar los derechos de los padres y de conciencia.

La Ley de Igualdad había sido aprobada en 2019 por la Cámara de Representantes pero quedó frenada en el Senado, liderado en aquel periodo por los republicanos. Sin embargo, ahora los republicanos tienen mayoría en ambas cámaras.

«Me enfrentaré a los matones y una vez más pondré los derechos humanos en el centro del compromiso de Estados Unidos con el mundo», advirtió Biden antes de llegar a la presidencia.

Fuente: panampost.com

Envía tu comentario

guest
1 Comentario
Más antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas