El inmunólogo J. Bart Classen advierte que las vacunas de Pfizer-BioNTech y Moderna contra el COVID-19 pueden provocar trastornos neurodegenerativos, como la enfermedad de Alzheimer.

En un artículo publicado en la revista Microbiology & Infectious Diseases, Classen informó de que las vacunas basadas en el ARNm, como las dos inyecciones, pueden doblar mal las proteínas en el cuerpo que están relacionadas con el desarrollo de trastornos neurodegenerativos.

Lea también: VIRAL: Enfermero se niega a vacunar a dos ancianos porque desconoce los efectos que podría ocasionarles a los pacientes

Además, Classen dice en su artículo que “si los que sostienen que el COVID-19 es en realidad un arma biológica están en lo cierto, entonces puede liberarse un segundo virus potencialmente más peligroso que se une a la proteína de la espiga que se encuentra en las células huésped de los receptores de la vacuna”, refiriéndose a la posibilidad de que ciertas personalidades poderosas hayan diseñado la pandemia del COVID-19.

Riesgos a largo plazo de las vacunas de Pfizer y Moderna

Las vacunas de Pfizer-BioNTech y Moderna son las únicas vacunas contra la COVID-19 aprobadas para su uso en los Estados Unidos. También son las primeras vacunas fabricadas con tecnología de ARNm aprobadas para uso humano.

Ambas vacunas funcionan mediante la inyección de un material genético denominado ARNm que codifica un fragmento crítico de la proteína spike -la molécula utilizada por el SARS-CoV-2, el virus responsable de la COVID-19- para infectar las células humanas. Una vez que este material genético está dentro del cuerpo, las células musculares lo traducen para fabricar la proteína espiga.

El sistema inmunitario recibe entonces un anticipo de cómo es el virus real sin que supuestamente cause la enfermedad. Cuando un individuo vacunado se infecta, el sistema inmunitario libera anticuerpos que pueden neutralizar el virus real y proteger al individuo de COVID-19.

Pero en su estudio, Classen descubrió que las vacunas de ARNm podrían favorecer el desarrollo de diversas enfermedades.

Tras tomar muestras de la vacuna de Pfizer-BioNTech y analizar sus secuencias de ARN, identificó varias secuencias que pueden malplegar ciertas proteínas en el organismo. Cuando se pliegan mal, estas proteínas pueden causar potencialmente Alzheimer, esclerosis lateral amiotrófica (ELA) y otros trastornos neurodegenerativos, según Classen.

Lea también: Revelan exigencias de Pfizer en países sudamericanos: amenazas, intimidaciones, entrega de activos soberanos y seguros internacionales ante potenciales reacciones adversas

También dijo que las vacunas basadas en el ARNm pueden causar varios eventos adversos más, como infecciones que son más graves que la COVID-19. Dado que la vacuna coloca la proteína de la espiga en la superficie de las células humanas, según Classen, puede servir de receptor para otros patógenos extraños.

“Si los que sostienen que el COVID-19 es en realidad un arma biológica están en lo cierto, entonces puede liberarse un segundo virus potencialmente más peligroso que se une a la proteína de la espiga que se encuentra en las células huésped de los receptores de la vacuna”, escribió Classen en su artículo, refiriéndose a la posibilidad de que ciertas personalidades poderosas hayan diseñado la pandemia del COVID-19.

Desgraciadamente, continuó, los datos sobre el tiempo que la proteína spike estará presente en las células humanas no están disponibles públicamente.

Fuente: mentealternativa.com

Envía tu comentario

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas