Traducido de naturalnews.com por TierraPura.org

Sí, el Tercer Reich (palabra alemana que significa imperio y designa en la historiografía la época de Hitler) está resucitando, pero no por los supremacistas blancos. Son los progresistas blancos del Partido Demócrata y su maquinaria de propaganda de la prensa -New York Times, CNN, NPR, Twitter, Facebook, YouTube y el resto de la prensa prostituta- los que conforman el nuevo movimiento nazi. La única diferencia es que esta vez el objetivo son los gentiles blancos.

El Museo Conmemorativo del Holocausto de Estados Unidos dice que «el objetivo de la propaganda nazi era demonizar a los judíos y crear un clima de hostilidad e indiferencia hacia su situación». En realidad, el propósito era más grave. El propósito era privar a los judíos de su dignidad y de la protección de la ley. Esto ocurre ahora con los gentiles blancos en los Estados Unidos.

Lea también: Dobles de cuerpo, clones o máscaras… ¡Tú decides!

Por ejemplo, Jodi Shaw, una mujer blanca ex miembro del personal del Smith College -en otros tiempos una prestigiosa universidad femenina, ahora una institución de propaganda contra los blancos- dimitió, acusando al colegio de crear un «ambiente racialmente hostil» para los blancos.

Shaw dijo que el racismo antiblanco del Smith College la dejó «debilitada física y mentalmente».

«Soporté comentarios racialmente hostiles y se esperaba que participara en comportamientos racialmente prejuiciosos como condición permanente de mi empleo. Soporté reuniones en las que otro miembro del personal golpeaba violentamente con el puño sobre la mesa, gritando: ¡Mujeres blancas y ricas!

Todos los días observo cómo mis colegas gestionan los conflictos de los alumnos a través de la lente de la raza, proyectando suposiciones rígidas y estereotipos sobre los alumnos, reduciéndolos así al color de su piel. Se me pide que haga lo mismo, que apoye un plan de estudios para los estudiantes que les enseña a proyectar esos mismos estereotipos y suposiciones sobre ellos mismos y sobre los demás. Creo que un plan de estudios de este tipo es deshumanizante, impide la conexión auténtica y socava la agencia moral de los jóvenes que están empezando a encontrar su camino en el mundo».

Pensando que estaba protegida por la Ley de Derechos Civiles, presentó una denuncia. ¿Cuál fue el resultado?

«Me dijeron que las protecciones de la ley de derechos civiles no se crearon para ayudar a personas [blancas] como yo», escribió.

Fue despojada de sus funciones, lo que supuso una represalia por haber presentado la denuncia.

El presidente Trump trató de detener la discriminación contra los blancos, que se ven obligados a abandonar sus puestos de trabajo al igual que los judíos en la Alemania nazi.

Pero el ladrón de las elecciones, Biden, ha restaurado y elevado la discriminación contra los americanos blancos, con los cursos de «sensibilidad racial» en el ejército y en las agencias gubernamentales en las que se enseña a los blancos a reconocer su «racismo sistémico», y por tanto a entender que cualquier corrección a una persona de color es un acto de racismo y no debe ocurrir si se quiere evitar la represalia por ser un racista sistémico.

De esta manera, todas las normas se derrumban.

Lea también: «Blanco mata a negro»: YouTube cierra el canal de ajedrez con más seguidores por «racista»

David Flynn, el entrenador de fútbol de la escuela secundaria de Dedham, en Massachusetts, durante la última década, fue despedido porque se quejó de que a su hija de 7º grado le hacían propaganda contra su raza blanca en sus clases.

La demonización de los blancos estadounidenses es un hecho innegable. Han sido discriminados durante décadas debido a las cuotas raciales en las admisiones universitarias, la contratación y la promoción. Pero ahora la discriminación de los blancos se ha convertido en persecución, y da más miedo.

En Alemania los judíos eran una ínfima minoría. En Estados Unidos los blancos siguen siendo una mayoría del 60%. Y en Estados Unidos es la mayoría la que está siendo demonizada. Además, son los demócratas liberales blancos los que están demonizando a los blancos.

El ladrón de las elecciones, Biden, ha dotado a su administración de racistas antiblancos, y ha puesto a racistas antiblancos en puestos en los que pueden demonizar mejor a los estadounidenses blancos. Todo esto está ocurriendo a la vista de todos, y la despreocupación prevalece.

Los blancos siguen siendo mayoría en el mundo occidental, pero son una pequeña minoría en términos de población mundial.

Como la propaganda antiblanca se ha originado en el mundo blanco occidental, el mundo blanco se ha preparado para ser demonizado por la mayoría mundial.

El Secretario General de la ONU, António Guterres, ha declarado hoy en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU que la supremacía blanca «se está convirtiendo en una amenaza transnacional». También cree que existe un «peligro creciente» de «terrorismo por motivos étnicos» por parte de los blancos, y pide al mundo una «acción coordinada» para contrarrestar esta amenaza que «crece día a día».

Obviamente, el mundo occidental carece de autoridad moral cuando es visto como una amenaza racista que «crece día a día».

La civilización occidental es la primera que se demoniza a sí misma y, por tanto, se reduce a una entidad inmoral y a una amenaza percibida por el resto del mundo.

El mundo occidental se ha desconectado de la realidad y de la verdad. El sábado pasado, un filipino-estadounidense fue vilmente acuchillado en el metro de Nueva York por un atacante negro. De inmediato se organizaron protestas contra el nacionalismo blanco: «Acabemos con la violencia hacia los asiáticos. Unámonos contra el nacionalismo blanco».

No encuentro en ninguna institución estadounidense ni en ninguna institución del mundo occidental ningún respeto por la verdad ni ninguna integridad. El mundo occidental está desprovisto de cualquier valor que lo sustente. No hay nada. Se ha devorado a sí mismo. La civilización occidental ha sido caricaturizada hasta desaparecer.

La civilización occidental se ha autodestruido. El proceso comenzó con la erradicación de la cultura, la literatura y la historia del Sur y la creación de una historia falsa que sirve a la historia orquestada del racismo blanco.

En los últimos días, el Instituto Militar de Virginia (VMI) se vio obligado a retirar la estatua de su profesor más famoso -Stonewall Jackson- de la plaza de armas. La estatua tuvo que ser retirada debido a la mentira insostenible de que Jackson luchó para preservar la esclavitud, cuando en realidad luchó porque Virginia fue invadida por las Legiones del Imperio de Lincoln.

Hoy en día, como todas las demás instituciones educativas del Sur, VMI ha sido destruida.

Los presidentes de las universidades y colegios del Sur fueron demasiado débiles. Fueron demasiado débiles intelectual y emocionalmente para hacer frente a la demonización del Sur.

Intentaron demostrar su validez dotando a sus instituciones de graduados de universidades del Norte y negándose a contratar a sus propios graduados. Su debilidad volvió al Sur contra sí mismo. La cultura del Sur se extinguió en lo esencial.

Lea también: Nuevo Orden Mundial: Guía para salir del pantano ideológico

En EE.UU. la 14ª Enmienda -la igualdad de trato ante la ley- ha sido extinguida por la «acción afirmativa». Hoy en día, en EE.UU. sólo se puede demonizar a los blancos sin que sea un delito de odio. No se necesita más prueba de que los estadounidenses blancos son ciudadanos de segunda clase en el país que construyeron y en el que siguen siendo mayoría.

Estados Unidos ha tenido su propia «Noche de los Cristales» con los saqueos y quemas de negocios en muchas ciudades americanas alentados y perdonados por administraciones demócratas que en lugar de castigar a los criminales desfinanciaron a la policía e iniciaron juicios contra los blancos que defendían su propiedad.

Los estadounidenses blancos están tan intimidados que no solo el Sur permite que se retiren los monumentos a Robert E. Lee y Stonewall Jackson, sino todo el país, donde se borran todos los monumentos, incluso los de Lincoln, George Washington y Thomas Jefferson.

El ejército estadounidense, cuya fuerza de combate más eficaz ha sido siempre de hombres del Sur, está eliminando todos los nombres de las bases que tienen conexiones con el Sur. Siempre me ha parecido extraño que el Sur, maltratado por una invasión norteña, por la Reconstrucción, por una segunda Reconstrucción, y ahora por la eliminación de toda conexión sureña con el ejército estadounidense, haya sido el componente militar más eficaz del ejército estadounidense. ¿Se ha desprestigiado tanto al Sur que, a pesar de su demonización, seguirá siendo la columna vertebral del ejército estadounidense? ¿Por qué iban a luchar los hombres blancos por un país que los odia y los demoniza?

Una vez que un pueblo es demonizado, ¿cómo se recupera? ¿Pueden convertirse en un grupo de víctimas y reclamar la protección que sus enemigos utilizaron contra ellos? No si sus enemigos controlan la explicación a través de los medios de comunicación, que es lo que hacen.

Mire a Estados Unidos hoy en día. El país tiene un desempleo masivo debido a la deslocalización de puestos de trabajo e inversiones y a los cierres, y el ladrón de las elecciones está abriendo las fronteras para hacer bajar los salarios de los blancos al tiempo que aumenta las listas de votantes demócratas. Los republicanos como McConnell y Romey son tan antiamericanos como los demócratas.

Le recomendamos: Adrenocromo: la “droga” de la élite cosechada de niños sale a la luz en televisión [VIDEO]

Hoy en día, en Estados Unidos, ninguno de los dos partidos políticos representa al pueblo blanco estadounidense que construyó el país y le dio la libertad civil.

¿Cómo puede un pueblo sobrevivir a la demonización y a la destrucción del sentido de sí mismo?

No pueden. Y si se sientan ahí, despreocupados, se convertirán en ovejas listas para el sacrificio.

Envía tu comentario

guest
1 Comentario
Más antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas