Traducido de Newstarget por Tierrapura.org.

Para facilitar aún más el aborto en Estados Unidos, los demócratas de la Cámara están presionando a la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA) para que levante las restricciones de seguridad de un fármaco asesino de bebés conocido como mifepristona (Mifeprex).

Los demócratas del Comité de Supervisión de la Cámara de Representantes quieren que la FDA permita que las mujeres embarazadas que desean asesinar a sus hijos por nacer reciban mifepristona directamente en sus hogares. En circunstancias normales, la mifepristona debe recogerse en persona en una farmacia.

Este requisito de presencia pretende proteger a las mujeres que podrían sufrir una reacción potencialmente mortal por tomarla en casa en lugar de en la farmacia, donde hay personal médico disponible para asistirlas en el momento.

Le también: Un grupo satánico reivindica el aborto como un rito religioso como el bautismo cristiano

Desde que el presidente Donald Trump declaró el pasado mes de marzo que el Virus PCCh (Covid-19) era una «pandemia», la mifepristona no ha tenido que ser recogida en la farmacia. Dado que esto podría cambiar pronto, los demócratas están tratando de adelantarse a la situación haciendo que las entregas de mifepristona estén permanentemente permitidas.

«Mientras los médicos, las enfermeras y los profesionales de la salud agotan los recursos médicos, y a ellos mismos, para luchar contra la pandemia de coronavirus, Planned Parenthood y la izquierda radical pro-aborto están utilizando el Virus PCCh-Covid-19 como excusa para ampliar el aborto, de cualquier manera», dice el Centro Americano para la Ley y la Justicia (ACLJ).

Reconociendo que la mifepristona es altamente peligrosa, la FDA colocó el medicamento bajo su programa de Evaluación de Riesgos y Estrategia de Mitigación (REMS). Esto cambió después de que el entonces fiscal general de California, Xavier Becerra, solicitara una exención.

Para garantizar que las mujeres de todo Estados Unidos «tengan acceso a servicios sanitarios críticos», afirmaron Becerra y varios otros fiscales, la FDA debe facilitar el acceso a la mifepristona.

“Las evaluaciones de riesgos y estrategias de mitigación (REMS) de la FDA actuales crean barreras innecesarias entre las mujeres y la atención del aborto, no solo dificultan su búsqueda, por ejemplo, al prohibir la venta en farmacias minoristas o de venta por correo, sino que también hacen que sea poco atractivo recetar”, agregaron.

La Corte Suprema dictamina que la FDA puede volver a imponer restricciones a la mifepristona

El mes pasado, la Corte Suprema de los Estados Unidos falló en una decisión de 6-3 que la FDA puede restablecer el estándar de seguridad para la mifepristona si así lo desea. Esto molestó al lobby de la muerte demócrata, que quiere que mueran tantos niños por nacer como sea posible.

«Esta no es la primera vez que el lobby del aborto ha intentado convertir el coronavirus en un arma para expandir el acceso al aborto en todo el país», advierte la ACLJ.

«Les dijimos que presentamos informes de emergencia de terceros después de que Planned Parenthood demandara a los funcionarios del estado de Texas por la orden de emergencia del estado de cesar todas las cirugías no esenciales, incluyendo los abortos electivos, para reducir la presión sobre el equipo de protección personal y las camas del hospital. Aparentemente, Planned Parenthood valora el aborto por encima de la asistencia al personal médico que trabaja para salvar a los pacientes del COVID-19 en este momento de enfermedad y muerte sin precedentes».

Según las mujeres demócratas, sin embargo, cualquier restricción en el acceso a la mifepristona, sin importar los riesgos que la droga represente para las mujeres embarazadas, perpetúa “inequidades de salud de larga data” que no se pueden tolerar, dicen.

Lea también: TENDENCIA ALARMANTE: números de abortos de Planned Parenthood suben al máximo de 15 años

El uso de mifepristona, que pertenece a una clase de medicamentos que se sabe que causan “abortos químicos”, ha provocado un fuerte aumento en el número de abortos en todo el país. Desde que la FDA aprobó por primera vez la mifepristona en 2000, las tasas de aborto químico han aumentado constantemente.

“Entre 2015 y 2018, el porcentaje del total de abortos que fueron abortos químicos aumentó del 25 al 40 por ciento”, dice Michael New de National Review.

«Entre los 42 estados que informaron datos sobre el tipo de procedimiento tanto en 2017 como en 2018, el número de abortos químicos aumentó en más del 10 por ciento».

Los estudios muestran que más del tres por ciento de las mujeres que toman mifepristona terminan requiriendo atención en la sala de emergencias para lidiar con las «complicaciones». Aproximadamente el siete por ciento también “requiere” un aborto quirúrgico de seguimiento, lo que significa que el medicamento no siempre “funciona” por sí solo.

Envía tu comentario

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas