Traducido de  Reclaimthenet por Tierrapura.org

El director de una escuela en Tennessee está demandando a su distrito escolar y al superintendente por suspenderlo después de enseñar a los niños sobre la censura de Big Tech. La demanda afirma que se violaron sus derechos de la Primera y la Decimocuarta Enmienda.

Después de los eventos del 6 de enero, el superintendente de las escuelas del condado de Shelby, Joris Ray, les dijo a los directores que hablaran de los disturbios en el Capitolio como un «momento de enseñanza». El director de Cordova High School, Barton Thorne, hizo exactamente lo que dijo el superintendente.

Lea también: LOS DUEÑOS DE LA VERDAD: Bill Gates, la BBC, y otros aliados que buscan «terminar con la desinformación»

En un aula virtual, Thorne habló con los estudiantes sobre la amenaza de la censura de las Big Tech tras el motín.

El motín en el Capitolio de EE. UU. Se utilizó como una justificación para que Facebook, Twitter y demás redes sociales censuraran al presidente Trump y a otros conservadores.

Thorne acusó a estas plataformas de decidir quién puede hablar y qué mensaje o ideología amplificar.

“No les voy a decir qué pensar, solo quiero ayudarlos a pensar”, dijo el director Thorne a sus estudiantes en una clase en línea unos días después de los disturbios en el Capitolio.

Sus comentarios hicieron que las Escuelas del Condado de Shelby, del estado de Texas (SCS) lo pusieran rápidamente en licencia administrativa en espera de una investigación por «mala conducta profesional».

El 25 de enero, sus abogados, de la organización Liberty Justice Center, enviaron a la SCS una carta de advertencia exigiendo la reinstalación inmediata de Thorne y «disculparse públicamente por sugerir que sus acciones fueron inapropiadas».

En la carta de advertencia, los abogados de Thorne argumentaron que él simplemente siguió las instrucciones de Ray. El correo electrónico del superintendente a los educadores recomendó varios materiales educativos, incluido un plan de lecciones del Centro Nacional de la Constitución que sugiere que los estudiantes deberían discutir “la importancia de la libertad de expresión en las redes sociales”, según College Fix.

Lea también: Los cuatro pasos de la toma de posesión marxista se activaron en 2020 en los EE. UU.

Después de la inacción del distrito escolar, el 25 de febrero, Thorne presentó una demanda federal en el Tribunal de Distrito, del Distrito Oeste de Tennessee, contra la Junta de Educación del Condado de Shelby y el Superintendente Joris Ray. Antes de eso, los abogados le dieron al distrito escolar dos días para «entablar conversaciones de acuerdo confidencial».

La SCS no obedeció y los abogados publicaron un comunicado de prensa anunciando la demanda, con la carta de advertencia y la transcripción del video de Thorne adjunta.

En el comunicado de prensa, Thorne se describe como «un educador profesional en una comunidad muy diversa» que está asombrado con su suspensión «por hablar con los estudiantes sobre la Primera Enmienda». El comunicado de prensa continúa afirmando que Thorne no permanecerá en silencio «más de lo que yo permitiría que se marginara a un estudiante por compartir un punto de vista perfectamente razonable».

“La ‘cultura de la cancelación’ que se está implantando en Estados Unidos ahora ha llegado a nuestras escuelas y no la toleraré”, agregó Thorne.

En el video, Thorne reconoce la naturaleza inconstitucional de los disturbios en el Capitolio, incluso calificando lo sucedido como «sedición». También, expresó su preocupación por las plataformas de las Big Tech: «Su decisión como empresas privadas de filtrar y decidir lo que se puede escuchar y conocer».

De acuerdo con el manual del empleado, los abogados argumentan que nada de lo que Thorne les dijo a sus estudiantes fue «irresponsable o falso … obsceno, profano o descortés … acosador, discriminatorio o intimidatorio hacia los estudiantes o el personal en su edificio … peligroso o perturbador». Tampoco violó ningún código de ética para maestros ni nada que «constituya incompetencia o conducta inapropiada».

Además, su rápida colocación en licencia administrativa fue una violación de los procedimientos del distrito escolar. Las condiciones para una remoción rápida son «acoso sexual, conducta desordenada o situaciones en las que el empleado representa una amenaza potencial para otros empleados».

La demanda también señala que otros educadores en el distrito escolar no tomaron ninguna medida en su contra por discutir «temas oportunos y controvertidos».

Algunos empleados han tuiteado contra Trump. Poco después de que Trump perdiera las elecciones de 2020, la estratega de comunicación del distrito, Jerica Phillips, tuiteó:

“El autoritarismo es una forma de gobierno caracterizada por el rechazo a la pluralidad política”.

El jefe de innovación del distrito, Amity Schuyler, subió una foto del motín en el Capitolio mostrando una bandera confederada y dijo que resumía los cuatro años de la presidencia de Trump.

Según la demanda, dichos tweets «son típicos de los mensajes que comparten los administradores y educadores de SCS en sus aulas y otras comunicaciones con los estudiantes».

Le recomendamos: Se filtra audio en el que líder izquierdista habría admitido que Antifa y BLM irrumpieron en el Capitolio [VIDEO]

«El tratamiento diferente de su discurso de estos ejemplos y otros casos muestra la discriminación del punto de vista específico de su discurso», agrega la demanda.

La demanda afirma que Thorne ha «languidecido durante seis semanas» en licencia administrativa sin saber qué pasará con su carrera y quiere que los acusados ​​sean declarados culpables de violar sus derechos contractuales y constitucionales, y lo compensen por daños punitivos y nominales, así como por honorarios legales.

Envía tu comentario

guest
1 Comentario
Más antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas