En un artículo reciente titulado “La crisis actual se debe al choque entre dos fuerzas políticas que representan dos corrientes opuestas de la ciencia y que luchan por moldear el mundo” (que Facebook censuró ampliamente), el filósofo Matthew Ehret lanzó una advertencia sobre la guerra que libran dos paradigmas antagónicos de la ciencia y la filosofía, uno materialista-maltusiano, representado por la ciencia oficialista occidental dictada desde Londres por la nobleza anglo-veneciana, y otro cuántico-humano, representado por científicos humanistas que se oponen a la oficialidad.

¿Cómo se ejemplifica esta lucha en el día a día?

Lea también: Siete etapas de la transición de la pandemia al totalitarismo ¿Estamos en la séptima etapa?

A través de campañas de desprestigio emprendidas contra científicos, como el virólogo y Premio Nobel Dr. Luc Montagnier, a quien el Consejo Atlántico ha tildado de ‘Difusor De Teorías Conspirativas’, y quien además de impulsar la terapia de ondas electromagnéticas para tratar las enfermedades —en vez de invertir en vacunas— respalda la teoría de que el COVID-19 o virus PCCh (partido comunista chino) fue creado en laboratorio.

Pero Luc Montagnier no es el único científico que ha promovido la terapia de ondas electromagnéticas ni que piensa que el Covid-19 fue creado en laboratorio.

El genetista ruso Dr. Peter Gariaev, uno de los mayores biólogos moleculares de nuestra era y creador de la Genética Cuántica de Ondas, murió el 17 de noviembre de 2020, un mes después de recibir la nominación al Premio Nobel de Medicina y pocos meses después de haber publicado un texto en el que explica cómo el Covid-19 fue creado en laboratorio y por qué este y otros males de nuestros tiempos deben ser tratados a través de la Genética Cuántica de Ondas, cuyo desarrollo se está llevando a cabo en el instituto que él mismo fundó en Rusia.

Como era de esperarse, la prensa occidental no ha cubierto la noticia sobre la súbita muerte del Dr. Peter Gariaev, y esta sólo fue divulgada por algunos científicos que le conocieron.

Una de ellos es Ulrike Granögger, miembro de la J. J. Hurtak’s Academy for Future Science (AFF), quien anunció la muerte del Dr. Gariaev a través del canal de AFFS Europa el 11 de diciembre de 2020:

“En medio de una crisis pandémica mundial, el mundo ha perdido a uno de sus más grandes biólogos moleculares. El Dr. Peter Gariaev murió el 17 de noviembre de 2020. Sus descubrimientos son pioneros y literalmente acabarán por cambiar el paradigma genético de la química a la luz. Por favor, ayude a difundir esta nueva comprensión de la vida aprendiendo más sobre él”.

El catedrático Carlos Enrique Delfino, fundador de Vida Coherente, S.C., y estudioso y divulgador de los trabajos del Dr. Gariaev en el mundo de habla hispana, escribió una nota de memoria el 13 de febrero de 2021:

“Apenas hoy, tenemos un mensaje oficial, mediante el cual podemos afirmar que, efectivamente, el Dr. Peter Garaiev falleció el 17 de noviembre de 2020. Hasta ahora nadie estaba seguro de algo, ni siquiera en Rusia. Reflexionemos sobre esto, Garaiev tenía en sus manos las llaves de la epigenética futura. Sin enfermedades, sin muertes ni envejecimiento. La ignorancia de la genética occidental terminará negando a este fenómeno de la verdadera ciencia. Nosotros lo estudiamos durante 5 años y contribuiremos para que su legado no se pierda”.

Carlos Delfino acaba de publicar una traducción editada del texto en el que Gariaev escribió lo que realmente es el Covid-19 y cómo debería tratarse haciendo uso de la Genética de Ondas.

La bióloga Alessandra Previdi, presidenta de la Società Italiana Radionica & Radiestesia, quien conoció al Dr. Gariaev en persona, escribió lo siguiente sobre su muerte:

“Acabo de enterarme de la muerte del gran científico ruso Gariaev. David Icke publicó que ‘uno de los más grandes biólogos moleculares de nuestra era, el Dr. Peter Gariaev, científico de vanguardia, descubridor del Genoma de Onda —Wave Genome— murió el 17 de noviembre de 2020, a la edad de 79 años… No hay mención de su muerte en los medios de comunicación rusos, por lo que ninguna noticia al respecto ha llegado al interés público en Occidente’.

En lo que respecta a lo que está ocurriendo ahora mismo en los llamados ‘laboratorios de bioseguridad’ (el Dr. Grigori Grabovoi en 2002 escribió a todos los gobiernos del mundo para que cerraran estos laboratorios)… Y con la carrera farmacológica para producir vacunas de ADN de nueva generación y no probadas… este gran investigador independiente y pionero de las ciencias de la vida no podría haber muerto en un momento más crucial y precario de la historia de la medicina.

El último artículo de Gariaev estaba dedicado a la cuestión de cuál era la respuesta adecuada para luchar contra el Covid-19. Él estaba convencido de que el enfoque biológico cuántico ofrecería un tratamiento mucho más eficaz e inmunizaciones seguras, sin efectos secundarios, basadas en la comunicación holística en todos los niveles del bioma. 

Si el trabajo de Gariaev fuera reconocido y estudiado en las universidades de todo el mundo, creo que la comunidad médica estaría en una posición diferente en el manejo del problema del virus

La información genética puede transmitirse o teletransportarse a través de la luz incluso a distancia. Las implicaciones positivas y negativas de esto, no son difíciles de entender. Los organismos patógenos podrían teóricamente ser irradiados en todos los campos de trigo, desde un avión, y de hecho se ha hecho. Todo esto tiene sentido dentro de los actuales patógenos virales que están dando la vuelta al mundo…

Gariaev tenía completamente claro el posible abuso de sus descubrimientos y siempre se opuso con vehemencia a tales prácticas. Sus propios experimentos, por el contrario, trataban de obtener información holográfica para las células y órganos sanos y, cuando se desbaratan en las células enfermas, se puede crear una curación y longevidad increíbles. Su fallecimiento, en este momento, es ‘inusual’…

A algunos de sus colegas académicos y a los que le conocían les preocupa que su fallecimiento en estas fechas, a pesar de tener 79 años, sea inusual, ya que se sabía que estaba en excelentes condiciones. Murió de un edema cerebral.

Aunque en realidad su reconocimiento oficial podría estar a la vuelta de la esquina, ya que unas semanas antes recibió una carta del Comité del Premio Nobel en la que se le informaba de su nominación para el Premio Nobel de Medicina 2021.

Imaginen el gran impulso que esto podría haber supuesto para el futuro de la medicina y nuestra mejora de la vida. Ruego que esto siga ocurriendo aunque sea a posteriori. La vida del Dr. Gariaev, su obra y su prematura muerte no deben ser en vano.

Les insto, y a los que les rodean, a que se informen, a que estudien más esta revolucionaria investigación y las implicaciones del salto de paradigma hacia una inteligencia superior fuente de vida.

Le recomendamos: [VIDEO]: Las vacunas podrían producir problemas autoinmunes, explica médica genetista

El propio Dr. Gariahev solía abrir sus lecciones con las palabras del capítulo 1 de Juan: ‘En el principio era el verbo y el verbo estaba con Dios… y el verbo se hizo carne’, pues él entendía directamente… que hay Vida en cada Palabra, que viene de la Conciencia Divina.

Por lo tanto, ruego ahora que él mismo pueda experimentar esta Palabra y que se convierte en Luz.

Lo conocí personalmente en Rimini, en una de las convenciones de la SIRR, la Sociedad Italiana de Radiónica y Radiestesia, a donde lo invité. Dio una conferencia increíble, de la que hablé en un viejo artículo mío”.

Fuente: mentealternativa.com

Envía tu comentario

guest
6 Comentarios
Más antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas