No hay más de siete etapas entre la declaración de la pandemia hasta el totalitarismo permanente, y muchas jurisdicciones están a punto de entrar en la quinta etapa.

Lea también: En China se puede falsificar todo: autoridades incautan vacunas COVID-19 falsas

Como si estuviera planeado de antemano, miles de millones de personas en todo el mundo se ven obligadas, paso a paso, a adoptar un modo de vida radicalmente diferente, que implica mucha menos libertad y autonomía personal, física y financiera.

Este es el modelo de aplicación de este programa.

Etapa 1

Un nuevo virus empieza a extenderse por el mundo. La Organización Mundial de la Salud (OMS) declara una pandemia.

Las agencias internacionales, los responsables de la salud pública, los políticos, los medios de comunicación y otras voces influyentes atizan el miedo centrándose casi exclusivamente en la contagiosidad del virus y en el creciente número de casos, y calificando el virus de extremadamente peligroso.

En pocos días, los gobiernos a nivel nacional y local también declaran el estado de emergencia. A la velocidad del rayo, imponen medidas de confinamiento que confinan a la mayoría de la población en sus casas -empezando por el cierre de las escuelas- y paralizan gran parte de la economía mundial. Los mercados mundiales implosionan.

El público aturdido, temeroso y crédulo -convencido en los últimos años de que sus cuerpos no tienen la capacidad natural de reaccionar ante los agentes patógenos produciendo anticuerpos que le proporcionen una inmunidad duradera- se doblegan en gran medida voluntariamente.

El primer curso virtual semanal sobre respuestas locales a emergencias y crisis de COVID19 -también conocido como virus PCCh- se lleva a cabo por alcaldes y otros funcionarios municipales de todo el mundo. Coordinados por un puñado de organizaciones académicas, médicas, financieras, políticas y de transporte de Estados Unidos, los cursos acogen a invitados que van desde Barack Obama hasta Bill Gates.

Etapa 2

Los dirigentes nacionales, estatales/provinciales y municipales, así como los responsables de la sanidad pública, comienzan a celebrar reuniones informativas diarias con la prensa. Los utilizan para sacar a relucir estadísticas y modelos aterradores que indican que el virus tiene el potencial de matar a varios millones de personas.

La mayor parte de estas informaciones son difíciles de descifrar y no arrojan realmente mucha luz sobre la evolución natural de la propagación del virus en cada zona geográfica.

Los responsables y los medios de comunicación restan importancia o distorsionan las desalentadoras cifras sobre el número de muertes debidas al virus y, en su lugar, se centran en las alarmantes estadísticas elaboradas por académicos, personas influyentes en las redes sociales y organizaciones destacadas.

El mensaje principal es que se trata de una guerra y que hay muchas vidas en juego si prácticamente todo el mundo no se queda en casa. Los principales medios de comunicación amplifican el mensaje de que el mundo está a merced del virus.

Lea también: 9 hechos desinformativos del virus PCCh: Una plandemia de miedo e ignorancia

Al mismo tiempo, los bancos centrales y los gobiernos distribuyen enormes cantidades de dinero líquido, en gran parte en beneficio de los grandes bancos. Y recurren a gigantescas empresas financieras del sector privado para gestionar el proceso, a pesar de los pésimos resultados de estas empresas mundiales obtenidos en la crisis de 2008-2009. Los gobiernos también comienzan a crear rápidamente programas millonarios que incluyen indemnizaciones para las empresas y los trabajadores por sus pérdidas relacionadas con el cierre.

Etapa 3

Hay un esfuerzo concertado de todos los niveles del gobierno y de la salud pública para acelerar muy rápidamente los tests de RNA viral, así como la producción de equipos de protección individual.

Descartan la necesidad de una regulación, que incluya normas de calidad y una verificación independiente de la tasa de precisión de los tests, e insisten en que una aprobación y una puesta en marcha rápidas son imprescindibles para salvar vidas.

Modelos son publicados que predicen una explosión en el número de casos, hospitalizaciones y muertes, incluso en el mejor de los escenarios.

Más o menos al mismo tiempo, los responsables de la salud pública suavizaron considerablemente los criterios de diagnóstico relativos a las infecciones víricas, a las epidemias y a las muertes, en particular entre los miembros de mayor edad de la sociedad. Esto aumentó el número de casos y muertes atribuidas al nuevo patógeno.

Los medios de comunicación siguieron pidiendo más tests y castigar severamente a quienes no cumplieran plenamente las medidas de confinamiento.

Como resultado, apenas hay reacciones, ya que la policía y el ejército, con nuevos y más amplios poderes, se encargaron de aplicar estas medidas e impusieron duras sanciones, incluso penas de prisión, a quienes desobedecían las órdenes. Los Estados también vigilan impunemente los desplazamientos masivos de personas a través de sus teléfonos móviles.

Se destinan amplios recursos humanos en rastrear a las personas que han estado en contacto con un individuo con virus positivo y a confinarlas en sus casas. Por lo tanto, la proporción de la población expuesta al virus sigue siendo relativamente pequeña.

Esto también contribuye al aislamiento social. Entre sus muchos efectos, permite a los que tienen el control borrar aún más las opciones individuales y colectivas, las voces y el poder.

Etapa 4

Cuando el número de casos y muertes comienza a estbilizarse, las autoridades locales afirman que es demasiado pronto para decir si el virus ha dejado de propagarse entre la población y que, por tanto, deben continuar las medidas restrictivas.

Otra explicación es que si no se mantienen estas medidas, habrá un resurgimiento de casos y muertes. Otra es que el continuo aumento del número de muertes entre las personas mayores significa que, por el momento, todas las apuestas están descartadas por el momento.

Admiten que los modelos iniciales predijeron erróneamente que habría un tsunami de casos, ingresos en la unidad de cuidados intensivos (UCI) y muertes. Sin embargo, sostienen que se necesita más tiempo antes de poder determinar si es seguro relajar algunas restricciones y dejar que los niños vuelvan a la escuela o que los adultos vuelvan al trabajo.

Los funcionarios no intentan calcular el coste global y desorbitado que los cierres y otras medidas contra las cuales se oponen para su población y su economía, ni discuten el nivel de coste que podría ser demasiado alto.

Junto con los poderosos medios de comunicación, también presionan para impulsar los tests de detección del virus y se utilice para vigilar a la población en general con el fin de detectar el ARN viral en sus cuerpos. Al mismo tiempo, comienza el despliegue de los tests sanguíneos a gran escala para detectar anticuerpos contra el virus.

Mientras tanto, se publican nuevos datos que muestran que el virus tiene una alta capacidad de mutación. Según los científicos y funcionarios, esto significa que se necesitará un mayor arsenal médico para combatirlo.

Etapa 5

Dos o tres semanas más tarde, el dramático aumento de los tests de ARN viral permite lograr el objetivo deseado, de un aumento significativo del número de personas que dan positivo en el virus.

Las responsables de la sanidad pública alimentan este recrudecimiento aumentando el número de casos, y el número de muertes se corresponde con el gran número de personas de las que sólo se sospecha -y no confirmadas mediante tests de laboratorio- que hayan tenido una infección. Los políticos y los responsables de la sanidad pública dicen a la población que esto significa que no pueden volver al trabajo o a otras actividades fuera de casa por el momento.

Lea también: Nuevo Orden Mundial: Guía para salir del pantano ideológico

Los gobiernos trabajan con los organismos de salud pública, el mundo académico, la industria, la OMS y otras organizaciones para empezar a diseñar y aplicar sistemas de pasaporte de inmunidad que permitan utilizar los resultados de los tests de anticuerpos a gran escala para determinar quién puede ser liberado. Se trata de uno de los numerosos objetivos de las siete etapas.

Mientras tanto, los dirigentes gubernamentales siguen insistiendo en la importancia de las vacunas en la lucha contra el virus.

Etapa 6

Comienzan los ensayos en humanos a gran escala de muchos tipos diferentes de antivirales y vacunas, gracias al impulso concertado de la OMS, Bill Gates y sus colaboradores, las empresas farmacéuticas y de biotecnología, los gobiernos y las universidades.

Amplios sectores de la población no tienen anticuerpos contra el virus porque se les ha impedido estar expuestos a él; aceptan de buen grado estos medicamentos aunque se hayan comercializado con pruebas de seguridad inadecuadas. Creen que estos productos médicos ofrecen la única esperanza de escapar de las garras del virus.

Etapa 7

Pronto el nuevo virus iniciará un nuevo ciclo en todo el mundo, al igual que la gripe y otros virus han hecho cada año durante milenios. Las autoridades vuelven a atizar el miedo al hablar de la posibilidad de que se produzcan millones de muertes entre las personas que aún no están protegidas contra el virus.

Se están volviendo a realizar rápidamente tests de detección de virus y anticuerpos, mientras las empresas venden miles de millones de dosis más de antivirales y vacunas de refuerzo.

Los gobiernos ceden simultáneamente el control de todos los bienes públicos restantes a las corporaciones globales. De hecho, las bases impositivas de los gobiernos locales y nacionales han sido diezmadas en la primera etapa y están prácticamente arruinadas por el gasto sin precedentes en la guerra contra el virus en el transcurso de las otras etapas.

El resultado global es una medicalización completa de la respuesta al virus, que, a nivel de la población, no es más perjudicial que la gripe.

Esto va de la mano con la creación de un totalitarismo permanente controlado por las corporaciones globales y un estado policial de vigilancia invasiva las 24 horas del día, apoyado por la difusión generalizada de la tecnología «inteligente».

Le recomendamos: Bill Gates: ¿Quién fue antes de Microsoft? Lo que los medios NUNCA DIRÁN [VIDEO]

Los principales actores repiten el ciclo de histeria y de la administración masiva de antivirales y refuerzos cada pocos meses.

Y ponen en práctica una variación de los pasos 1 a 7 cuando aparece otro nuevo patógeno en el planeta.

¿Suena descabellado? Por desgracia, no lo es.

Con la llegada del COVID19 o virus PCCh (partido comunista chino), muchos países han aplicado rápidamente los pasos 1, 2 y 3.

La cuarta fase está muy avanzada en muchos países.

La quinta fase está prevista para principios de mayo.

Envía tu comentario

guest
2 Comentarios
Más antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas