Traducido de Natural News por Tierrapura.org

El ateísmo del Partido Comunista Chino (PCCh) es una fuerza dominante y autoritaria que es a la vez desleal y deshonesta. A más de 90 millones de miembros del PCCh no se les permite unirse a ninguna religión organizada y se les prohíbe practicar cualquier religión personal mientras estén en el cargo. El PCCh es devoto del poder y carece de fundamento espiritual o moral. Cualquier intento de buscar a Dios, el perdón y / o la salvación es rápidamente castigado ya que los miembros del partido son acusados ​​de actividad “feudal supersticiosa”.

Hoy, China reconoce solo cinco religiones organizadas, incluidos budistas, taoístas, católicos, protestantes e islamistas; sin embargo, a ninguno de los adherentes espirituales se le permite adorar libremente o tener una influencia significativa en sus comunidades. En cambio, el PCCh impone reglas estrictas sobre las religiones, dictando operaciones religiosas, mientras se infiltra en el liderazgo de la iglesia para controlar su dirección e influencia.

Este mismo tipo de control del pensamiento existe con las Big Tech en Estados Unidos y en todo el mundo. Amazon prohíbe los libros sobre enseñanzas cristianas y principios bíblicos. Facebook prohíbe a los cristianos de alto perfil que hablan sobre su fe y sus principios morales. Cancelar a los cristianos y etiquetar sus creencias como «discurso de odio» es un preludio del comunismo.

La persecución cristiana en China se acelera en Estados Unidos

Según The Economist , hay al menos 100 millones de cristianos ahora en China, superando en número a los 90 millones de miembros ateos del PCCh. A medida que las enseñanzas de Jesucristo se expanden en Asia, la gente de China enfrenta persecución si expresa abiertamente sus creencias cristianas. La salvación de Jesucristo y la convicción del Espíritu Santo son una parte vital del principio moral cristiano y del crecimiento personal, pero estos principios se consideran «extremismo religioso» en China. Estas enseñanzas cristianas también se consideran «discursos de odio» en línea, ya que las Big Tech aceleran la persecución del cristianismo en Estados Unidos y en el extranjero.

Desde 2013, el PCCh ha estado en una cruzada anticristiana, quitando cruces de más de 1.200 iglesias cristianas. El régimen chino rutinariamente destruye los textos religiosos y encarcela a las personas de fe. Muchos cristianos se ven obligados a pasar a la clandestinidad para adorar a Dios libremente y ministrar a sus comunidades. Los agentes estatales monitorean la actividad religiosa y realizan redadas en las reuniones en el hogar para incautar y destruir textos y comunicaciones religiosas.

Cristianos, budistas tibetanos, musulmanes uigures y practicantes de Falun Gong viven bajo la constante amenaza del régimen chino. Si son sorprendidos leyendo, imprimiendo o distribuyendo material religioso, podrían ser encarcelados por la fuerza, abusados ​​o castigados con trabajos forzados. 

Los practicantes de Falun Gong también han sido etiquetados como «enemigos del estado» durante muchos años. Al enfrentar la tortura, el acoso y la detención, los practicantes de Falun Gong deben enseñar sus principios morales de Verdad, Benevolencia Tolerancia en secreto.

Asimismo, los grupos étnicos uigur y kazajo son identificados y llevados a «centros de formación política» o «centros de reforma», donde a menudo son separados de sus familiares y encarcelados por difundir «creencias religiosas extremistas». En todo el mundo, los gobiernos están tomando medidas drásticas contra las reuniones religiosas, ya que los ministros son amenazados con cumplir con medidas de salud pública autoritarias y sin fe. Facebook elimina cualquier contenido basado en la fe que promueva la libertad y la salud, insistiendo en que todos los usuarios acepten las demandas autoritarias.

Paralelismos entre la quema de libros en China y el control del pensamiento de las grandes tecnologías

En octubre de 2019, una biblioteca estatal en la provincia china de Gansu causó un gran revuelo cuando organizaron una ceremonia pública de quema de libros. Los funcionarios del PCCh arrojaron a las llamas las denominadas publicaciones religiosas «tendenciosas», los medios cristianos y otros contenidos espirituales. Amazon también “quema” los medios cristianos, suprimiendo los principios morales enseñados por autores cristianos. Por ejemplo, Amazon prohibió un título cristiano llamado «Guía para padres para prevenir la homosexualidad«. Este libro enseña a las familias cómo guiar a sus hijos hacia relaciones saludables, estableciendo límites respetuosos y participando únicamente en el matrimonio heterosexual. Aparentemente, nadie puede cuestionar la agenda LGBTQ. Todos los principios morales deben ser anulados ya que la agenda LGBTQ se aprovecha de los niños., mutila su biología y los convence de desviarse de la realidad biológica y la progresión natural de la reproducción heterosexual.

En la ciudad de Taizhou, en la provincia oriental de Zhejiang, los funcionarios del PCCh arrestaron a Chen Yu, el dueño de una librería cristiana en línea. Chen Yu fue sentenciado a siete años de prisión en octubre de 2020 por vender libros religiosos no aprobados importados de naciones cristianas. Del mismo modo, Facebook fue sorprendido censurando al evangelista cristiano Franklin Graham por una publicación que hizo oponiéndose al Proyecto de Ley de la Cámara 2 de Carolina del Norte, que permitía a los hombres transgénero ingresar a los baños de mujeres, y viceversa. 

Así como los “centros de reforma” en China usan propaganda para despojar a grupos de sus creencias y herencia, Facebook utiliza la censura y controles algorítmicos para dictar la información a la que las personas pueden acceder con el fin de cambiar lentamente sus creencias e ideas. Estos son solo dos ejemplos en las que las Big Tech actúan como el PCCh, suprimiendo la influencia religiosa en la cultura para imponer una agenda todopoderosa, atea y autoritaria.

Envía tu comentario

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas