Traducido de trendingpolitics.com por TierraPura.org

Hay muchas razones para creer que Joe Biden es efectivamente un presidente «ausente» y que hay otras personas entre bastidores que realmente están dirigiendo el espectáculo.

Aunque algunos de los nombres que han surgido como «presidentes en la sombra» ya son conocidos, recientemente se ha añadido un nombre a la lista que puede sorprender a algunos. Repasemos estas figuras una por una.

Lea también: El Club «Black Eye»: ¿ritual de iniciación a una siniestra sociedad secreta?

Barack Obama

Barack Obama es un caso interesante para explorar, porque fue notablemente reacio a respaldar a su ex vicepresidente en su candidatura presidencial de 2020.

«Barack Obama apoyó públicamente al presunto candidato demócrata Joe Biden», informó el New York Post en agosto, «pero ha expresado en privado graves preocupaciones sobre la candidatura de su ex vicepresidente a la Casa Blanca en 2020, según un informe».

«No hay que subestimar la capacidad de Joe para estropear las cosas», dijo Obama, según un demócrata no identificado en un artículo del medio Politico. Pero nunca hay que tomarse al pie de la letra la apariencia que ofrece el Partido Demócrata. Los hechos hablan más que las palabras.

En noviembre, tras la presunta victoria electoral de Biden, un artículo de The Guardian titulado «La sombra de Obama» señalaba el repentino resurgimiento de Obama.

«Ha vuelto con fuerza», escribió The Guardian. «Después de cuatro años pasando desapercibido mientras Donald Trump ocupaba la Casa Blanca, Barack Obama está de repente en todas partes de nuevo: en la televisión, en la radio, en Internet y en las librerías. Las memorias del 44º presidente de EE.UU., Una tierra prometida, se publicaron esta semana y, al vender casi 890.000 ejemplares en sus primeras 24 horas, es probable que se conviertan en las memorias presidenciales más vendidas de la historia moderna de Estados Unidos. Supera al libro de su esposa Michelle Obama, Becoming, que vendió 725.000 ejemplares el primer día».

«Mientras promociona el tomo de 768 páginas, a Obama se le pregunta qué influencia pueden ejercer él y sus aliados cuando su antiguo adjunto, Joe Biden, asuma la presidencia en enero», prosigue el artículo. «Es un arma de doble filo. Biden sabe que siempre podrá pedir consejo a su antiguo jefe, pero tiene unos zapatos muy grandes que llenar y podría sufrir en comparación».

«Estoy seguro de que Barack estaría encantado de reaccionar a cualquier pregunta o petición que le hiciera Biden», dijo David Garrow, autor del libro Rising Star: The Making of Barack Obama (Estrella en ascenso: la creación de Barack Obama).

En una entrevista con CBS Sunday Morning, Obama dijo que Biden «no necesita mis consejos, y le ayudaré en todo lo que pueda. Ahora bien, no pienso trabajar de repente en el personal de la Casa Blanca o algo así».

Cuando se le preguntó si consideraría un puesto en el gabinete, Obama desvió la atención: «Hay algunas cosas que no haría porque Michelle me dejaría. Ella se pondría en el plan: ‘¿Qué? ¿Qué vas a hacer?'».

Kamala Harris

Debido al rápido declive de la capacidad de Joe Biden para dirigir la Casa Blanca, Kamala Harris, una de las demócratas más radicales de Estados Unidos, está ahora preparada para convertirse en la Presidenta de los Estados Unidos.

Hay varias razones para creer que Harris ha sido una persona indispensable en la Casa Blanca de Biden, a pesar de que la vicepresidencia es un puesto notablemente débil.

Por ejemplo, Harris ha estado atendiendo las llamadas de Biden con los líderes mundiales. National Pulse reportó que Biden faltó a una llamada con el presidente francés Emanuel Macron el fin de semana del Día del Presidente. Esto es de la lectura de prensa de la Casa Blanca:

La vicepresidenta Kamala Harris habló hoy con el presidente de Francia, Emmanuel Macron, y expresó su compromiso de fortalecer los lazos bilaterales entre Estados Unidos y Francia y de revitalizar la alianza transatlántica.

La vicepresidenta Harris y el presidente Macron coincidieron en la necesidad de una estrecha cooperación bilateral y multilateral para abordar el COVID-19 -también llamado virus PCCh-, el cambio climático y apoyar la democracia en el país y en todo el mundo. También hablaron de numerosos retos regionales, incluidos los de Oriente Medio y África, y de la necesidad de afrontarlos juntos.

La vicepresidenta también agradeció al presidente Macron su liderazgo en la cuestión de la igualdad de género y la contribución de Francia al proyecto Mars 2020 Perseverance (Juntos Perseveramos a la misión de Marte) de la NASA.

Kamala Harris también habló con el primer ministro canadiense Justin Trudeau. Además, asiste a casi todas las reuniones informativas de Biden.

«El informe de President’s Daily Brief, una actualización altamente clasificada sobre la inteligencia superior del país, vuelve a circular diariamente después de hacerlo solo esporádicamente bajo Trump», informó la CNN sin agregar el contexto de que él [Trump] los leyó de todos modos.

«Acompañado en el Despacho Oval por la vicepresidenta Kamala Harris -que ha utilizado un iPad para recibir el boletín [de President’s Daily], como Obama-, Biden es dirigido a través de la información actualizada por una serie de profesionales de la inteligencia».

Al parecer, Harris se enfadó porque el presidente ruso Vladimir Putin fue notificado de los ataques aéreos en Siria antes que ella. Kamala Harris tiene que estar al tanto de todo, porque parece que se está entrenando para convertirse en la próxima presidenta de Estados Unidos.

Susan Rice

Susan Rice, que fue asesora de Seguridad Nacional con Obama entre 2013 y 2017, ha asumido otro puesto enmascarado de seguridad en la administración Biden: Asesora de política interior.

Lo que califica exactamente a Rice para ser asesora de política interior es un poco misterioso; sin embargo, complementaría perfectamente su experiencia como experta en política exterior, si se la preparara para ascender en el cargo. Y los adictos a la política obviamente conocen su papel fundamental en los escándalos de «desenmascaramiento» durante los últimos meses de la administración Obama.

«En abril de 2017, Rice fue consultada por Judy Woodruff, de PBS (una red de televisión pública), si estaba al tanto de que miembros del equipo de Trump eran vigilados en relación con investigaciones extranjeras», informó el Post.

«No sé nada de esto», respondió. «Me sorprendió ver los informes».

«Pero ahora sabemos que Rice estaba muy al tanto de los esfuerzos de espionaje, incluyendo el desenmascaramiento de Flynn, y que fue una de las líderes de los mismos», señala el Post.

Esto se suma a la visita relámpago que Rice hizo el domingo a las mentiras de Bengasi, donde culpó a un video de Youtube el asalto terrorista planeado en un complejo diplomático en Libia que mató a cuatro estadounidenses.

El ex director interino de la Inteligencia Nacional, Richard Grenell, cree que Susan Rice es la «verdadera presidenta» y el cerebro de la operación Biden.

«Creo que hay que vigilar muy de cerca a Susan Rice», dijo en «Sunday Morning Futures». «Ella será la presidenta en la sombra».

«Grenell calificó la elección de Biden de «interesante» teniendo en cuenta que Rice no tiene experiencia en política interior pero que, sin embargo, será «increíblemente influyente» en la nueva administración», continuó Fox News.

Rice entiende «todo el aparato», afirmó el embajado de EE. UU. en Alemania, Richard Grenell.

«Creo que la realidad es que ella va a dirigir la política exterior y la política interior», continuó. «Probablemente esté muy contenta de que Kamala Harris vaya a estar preocupada por el Senado… y no tendrá mucho tiempo para meterse en cuestiones de política».

Grenell también cree que la docilidad de Biden en todas estas órdenes ejecutivas extremas muestra que está en un estado debilitado y que está siendo explotado por los radicales que le rodean.

Le recomendamos: “Trump será su presidente mucho antes de 2024”, reveladora afirmación del empresario Mike Lindell [VIDEO]

«Le vimos levantar la mano durante las primarias demócratas para algunas ideas realmente radicales», dijo. «Los progresistas se han apoderado claramente de él… Y que Susan Rice esté ahí, en la Casa Blanca, para ser la presidenta en la sombra es, probablemente, exactamente lo que quiere».

Barack Obama, Susan Rice y Kamala Harris son sólo un pequeño puñado de las figuras más prominentes que están relacionadas con la Casa Blanca de Biden y que pueden tener una gran influencia con un presidente disminuido. Quienquiera que dirija la Casa Blanca de Biden, no parece ser Joe Biden.

Envía tu comentario

guest
5 Comentarios
Más antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas