Traducido de Natural News por Tierrapura.org

El líder chino Xi Jinping, advirtió al público sobre el nuevo coronavirus el 20 de enero del año pasado. Ese mismo día, el principal experto en respiración de China, Zhong Nanshan, anunció en CCTV estatal que se habían confirmado casos de «transmisión de persona a persona» de la enfermedad.

Pero los principales funcionarios chinos ya sabían que se enfrentaban a una pandemia días o incluso semanas antes de esa fecha.

Mientras hacían silencio millones de personas comenzaron a viajar hacia y desde China para las celebraciones del Año Nuevo Chino. La comunidad de Baibuting en la ciudad de Wuhan, epicentro de la enfermedad, organizó un banquete masivo para miles de personas.

The Associated Press informó que más de 3.000 habían sido infectados antes de la advertencia de Xi y varios miles más probablemente estaban desaparecidos, dada la falta de restricciones y protocolos de salud durante esos días.

En los días previos al anuncio, se ordenó a los funcionarios de la provincia de Hubei, donde se encuentra Wuhan, que comenzaran a controlar la temperatura en los centros de transporte y que redujeran las grandes reuniones públicas. Lo hicieron sin informar al público.

Documentos filtrados confirman los esfuerzos del PCCh para encubrir el brote de coronavirus

Los documentos gubernamentales obtenidos recientemente por La Gran Época confirmaron que el Partido Comunista chino (PCCh) estaba al tanto de la gravedad del coronavirus durante las primeras etapas del brote, pero no alertó de inmediato al público.

Los documentos filtrados indicaron que los principales líderes del régimen chino ordenaron en secreto a la Comisión Nacional de Salud (NHC) y a los gobiernos regionales que se ocuparan del brote mientras mantenían al público en la oscuridad sobre la crisis de salud.

Un documento fechado el 15 de enero del año pasado de la comisión de salud de la provincia de Guangxi resumió un discurso pronunciado por Wang Yong, subdirector de la comisión. El discurso de Wang indicó que el NHC celebró una teleconferencia a nivel nacional sobre prevención y control de epidemias el 14 de enero, durante la cual Ma Xiaowei, el jefe de la comisión, transmitió órdenes directas de Xi y el primer ministro chino Li Keqiang.

El documento no detalló las órdenes de Xi y Li, pero la reunión de alto nivel mostró que las autoridades chinas eran plenamente conscientes de la gravedad del brote. Según el documento, Ma dijo que «es la crisis de emergencia de salud pública más grave desde la epidemia de SARS de 2003».

En su discurso, Wang aconsejó a las autoridades de Guangxi que «sean más conscientes políticamente de la extrema gravedad y urgencia del brote del virus» al entregar las directivas de Xi y Li.

El documento deja en claro que «la seguridad nacional debe estar por encima de cualquier otra cosa». Declaró que si alguna institución o individuo planeaba recolectar o examinar muestras relacionadas con la epidemia, primero debe obtener el permiso de la comisión de salud local. 

 Planes de control de epidemias discutidos en reuniones semanas antes del «anuncio»

El documento también mencionó que la Comisión de Salud de Guangxi celebró reuniones el 31 de diciembre de 2019 y el 7 de enero de 2020 para discutir los planes de control de la epidemia.

El comentarista de asuntos de China con sede en Estados Unidos, Li Linyi, señaló que las dos fechas son importantes porque son una prueba del encubrimiento del brote por parte del PCCh.

Los documentos indicaban que las autoridades de Guangxi ya habían recibido órdenes internas del Comité Central del PCCh sobre medidas de prevención y control de epidemias en esas fechas, pero el público permaneció ajeno a una inminente crisis de salud.

Los informes de los medios chinos también hicieron referencia a la importancia de la reunión del 7 de enero de 2020.

El 15 de febrero del año pasado, la revista teórica del PCCh Seeking Truth  publicó un discurso que Xi pronunció sobre el control y la prevención de epidemias el 7 de enero de 2020.

Ming Pao, un periódico en lengua china con sede en Hong Kong, informó el 17 de febrero de 2020 que durante la reunión del 7 de enero de 2020 los líderes del PCCh exigieron a los gobiernos locales que aplicaran las «medidas pertinentes» para garantizar que la fiesta del Año Nuevo chino no se viera interrumpida.

Un documento separado también con fecha del 15 de enero del año pasado emitido por el NHC a todas las provincias de China declaró que a partir de diciembre de 2019, se habían reportado «casos de neumonía de causas desconocidas» en algunos hospitales de la provincia de Hubei, y el resultado de los análisis de patógenos, indicó que se trataba de un «nuevo coronavirus». A los destinatarios del documento clasificado como, “más urgente”, se les indicó que no difundieran su contenido en Internet.

El documento establece medidas para prevenir infecciones dentro de los hospitales, como desinfectar las habitaciones y exigir que los trabajadores de la salud usen equipo de protección personal (EPP).

Otro documento interno reveló que el 16 de enero del año pasado, la comisión de salud de Guangxi creó un grupo de liderazgo de trabajo compuesto por siete equipos para supervisar la respuesta a la epidemia local.

Envía tu comentario

guest
7 Comentarios
Más antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas