El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro. (Imagen de archivo)

El presidente Jair Bolsonaro anunció este martes 2 de marzo que Brasil enviará una delegación a Israel para negociar la adquisición del aerosol nasal EXO-CD24, que previene de forma eficaz el contagio de coronavirus, según una serie de estudios que recientemente le dieron la razón al mandatario brasileño, quien había apostado enormemente al éxito de este medicamento.

La comitiva será encabezada por el canciller Ernesto Araújo, el cual será acompañado por otros 10 funcionarios. El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, recibirá la comitiva brasileña en Tel Aviv, y se espera que visiten el hospital donde se prueba el aerosol y el laboratorio que hace la investigación.
«Nuestro equipo partirá el sábado por la noche hacia Israel. Se han hecho todos los intentos, los acuerdos y los memorandos, y ahora se irá a los hospitales y laboratorios. Por nuestra intención, todo está resuelto para eso», expresó el mandatario.

Para Bolsonaro, la intención del viaje es que, junto con Anvisa (Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria), se permita la realización de la fase 3 de las pruebas de este tratamiento en Brasil.

«La primera información es la mejor posible. Veremos si podemos firmar el acuerdo y empezar a implementar la tercera fase en Brasil. Es para los que están en estado grave. Nadie se opondrá al tratamiento», agregó.

El pasado lunes 15 de febrero, Bolsonaro se mostró entusiasmado por los resultados de una reciente investigación promovida por el Centro Médico Ichilov, en donde se administró el aerosol a 30 pacientes, de moderados a graves, de los cuales 29 recibieron el alta hospitalaria entre tres y cinco días después de esta prueba. El paciente restante también logró recuperarse, pero tardó más días. 

Lea también: ¿Causó más muertes el covid-19 en Argentina que enfermedades respiratorias otros años?

Estos resultados tan positivos llevaron al canciller Araújo a agilizar las gestiones para llevar a cabo el proceso de cooperación entre el Centro Médico israelí y el Gobierno brasileño, por lo que instruyó ese mismo lunes a la Embajada de Brasil en Israel a obtener una rápida respuesta y reservar para ser los primeros en Latinoamérica en importar este productoque ya se usa en el país judío y en muchas partes de Europa.

«Luego de la conversación entre el presidente Jair Bolsonaro, el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu y el canciller Gabriel Ashkenazi, he instruido a nuestra Embajada en Israel sostener encuentros con el Centro Ichilov y acelerar la cooperación con Brasil para el uso del tratamiento EXOCD24 contra el COVID-19, sujeto a autorización de Anvisa», expresó en Twitter.

A pesar de la evidencia que demuestra la eficacia de este tratamiento, la prensa izquierdista y personajes de la oposición ridiculizaron este spray nasal tildándolo de ser un invento de Bolsonaro.

Ante las acusaciones de «promover tratamientos ineficaces» y de tener una «conducta negligente ante los casos de coronavirus en Brasil«, el Congreso tenía intenciones de hacerle un impeachment a Bolsonaro, deseos que quedaron nulificados luego de que las elecciones intraparlamentarias dejen en la presidencia del órgano legislativo a dos aliados suyos.

Según el Presidente, el impacto del virus está sobredimensionado en el mundo, y hay muchos tratamientos altamente efectivos que sorprendentemente la izquierda ignora o directamente censura, como este novedoso spray nasal.

También se refirió a los problemas que lleva la idea de #QuedateEnCasa: «Tenemos que afrontar los problemas, de nada sirve meterse debajo de la cama. Si todos se van a quedar en casa, todos morirán de hambre”.

La izquierda asegura que el presidente Bolsonaro no quiere hacer nada por la pandemia pero en los últimos meses es de los mandatarios que más se ha movido.

En diciembre del año pasado, Bolsonaro firmó una medida que permitió destinar R$ 20 mil millones al Ministerio de Salud, como parte del Plan Nacional de Vacunación, la cual será voluntaria, a pesar de la oposición de algunos personajes como Joao DoriaGobernador de San Pablo, quien trajo la vacuna china de Sinovac al país y quería hacerla de aplicación obligatoria.

Además, el mandatario promovió la exención de impuestos a la importación a centenares de productos vinculados a la lucha contra el COVID-19, entre ellos, medicamentos tales como antirretrovirales antivirales, con el fin de facilitar una serie de estudios en la lucha contra el virus.

Por Miguel Barahona, para La Derecha Diario.

Envía tu comentario

guest
1 Comentario
Más antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas