Traducido de thefederalist.com por TierraPura.org

El gobernador de Texas, Greg Abbott, levantó oficialmente el mandato obligatorio de máscaras el 10 de marzo. Dos semanas después, las hospitalizaciones por COVID-19 en el estado han disminuido en un 21%. El promedio móvil de casos nuevos diarios disminuyó en casi 2.199 durante las últimas dos semanas, una caída del 36%.

Al escuchar el anuncio de Abbott el 2 de marzo, los demócratas y los medios corporativos advirtieron que la muerte y la destrucción eran inminentes. Anthony Fauci calificó la decisión de “inexplicable”. El presidente Joe Biden lo llamó “pensamiento neandertal”. El candidato fallido al Senado y presidencial Beto O’Rourke lo llamó una “orden de muerte para los tejanos”. El gobernador de California, Gavin Newsom, dijo que era “absolutamente imprudente”.

Hace dos semanas, los tejanos se burlaban unos de otros en las redes sociales, avergonzando a sus vecinos para que usaran máscaras “hasta que tengamos esto bajo control”, refiriéndose a una línea de tiempo que es completamente desconocida e indefinida. Sin un mandato de máscara, la gente morirá, dijeron, sin ningún dato para probar esta afirmación.

Lea también: Texas y Mississippi: pilares de libertad y responsabilidad

Cuando Abbott emitió el mandato de máscaras en julio del año pasado, el razonamiento fue la necesidad de “aplanar la curva” y evitar que nuestros hospitales se desborden. Como ya argumenté hace dos semanas, lo hemos hecho. Dos veces. Entonces, si ahora no es el momento de eliminar los mandatos de la máscara, ¿cuándo?

¿Es cuando todo el país está vacunado? ¿La mitad de la población? Eso llevará  años. ¿Cuándo “aplanamos la curva”? Lo hemos hecho dos veces ahora en Texas. ¿Cuándo evitamos que nuestros hospitales se desborden? También lo hemos hecho dos veces. El hospital emergente en el Centro de Convenciones Kay Bailey Hutchison de Dallas  nunca se usó. ¿Quizás cuando el CDC dice que todo está bien? El CDC le aconseja no comer masa cruda para galletas o bistec crudo, como señala Robby Soave.

Ahora los datos están disponibles, y hasta ahora, menos tejanos están muriendo de COVID que hace dos semanas.

Departamento de Servicios de Salud del Estado de Texas

La correlación todavía no es causalidad. Esto no es para argumentar que las máscaras funcionan o no, sino para reiterar que a los tiranos de las máscaras y a los políticos ebrios de poderes de emergencia no les importa la ciencia o los datos, o incluso las curvas planas y las camas de la UCI. Sus argumentos se basan en el miedo y el control.

Envía tu comentario

guest
12 Comentarios
Más antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas