Traducido de The Defender por TierraPura.org

Los datos de VAERS publicados hoy mostraron 38,444 informes de eventos adversos después de las vacunas COVID, incluidas 1,739 muertes y 6,286 lesiones graves desde el 14 de diciembre de 2020.

Los datos publicados hoy por el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) sobre la cantidad de lesiones y muertes informadas al Sistema de Notificación de Eventos Adversos a las Vacunas (VAERS) luego de las vacunas COVID mostraron 38,444 informes de eventos adversos desde el 14 de diciembre de 2020.

El 8 de marzo, The Defender se comunicó con el CDC con preguntas sobre cómo la agencia está investigando los informes de muertes y lesiones después de las vacunas COVID. Proporcionamos una lista escrita de preguntas sobre el estado de las investigaciones sobre las muertes informadas en los medios, si se están realizando autopsias, el estándar para determinar si una lesión está relacionada causalmente con una vacuna y los problemas conocidos por VAERS, es decir, si los proveedores de atención médica están informando todas las lesiones y muertes que puedan estar relacionadas con la vacuna COVID, y qué iniciativas educativas existen para alentar y facilitar informes adecuados y precisos. Pedimos una respuesta en dos días.

Lea también: Tras sufrir coágulos sanguíneos, policía español RECHAZA la 2ª dosis de AstraZeneca [Entrevista]

Al día de hoy, 11 días después, el CDC no ha respondido nuestras preguntas. En cambio, cuando lo llamamos, responden diciendo: ” que han recibido nuestro correo electrónico, y está en el sistema”. Cuando preguntamos si podíamos hablar con la persona que revisaba el correo electrónico, nos dijeron que no se podía proporcionar información. Cuando le enviamos un correo electrónico para hacer un seguimiento, no recibimos respuesta.

Todos los viernes, VAERS hace públicos los informes de lesiones por vacunas recibidos por el sistema a partir del viernes de la semana anterior. Los 38,444 eventos adversos reportados entre el 14 de diciembre de 2020 y el 11 de marzo incluyen 1,739 muertes y 6,286 lesiones graves .

Los datos de esta semana incluyeron informes de 478 casos de parálisis de Bell. De ellos , el 66% de los casos se notificaron después de las vacunas Pfizer-BioNTech, casi el doble de los notificados (36%) después de la vacunación con la de Moderna.

La primera vacuna COVID de Johnson & Johnson (J&J) se administró en los Estados Unidos el 2 de marzo. Hasta el 11 de marzo, se habían notificado a VAERS nueve reacciones anafilácticas asociadas a la vacuna de J&J. Como informó The Defender a principios de este mes, la vacuna de J&J contiene polisorbato 80, conocido por desencadenar reacciones alérgicas. Las vacunas de Moderna y Pfizer contienen polietilenglicol (PEG), también conocido por desencadenar reacciones anafilácticas.

En los EE. UU. se habían administrado 98,2 millones de dosis de vacuna COVID hasta el 11 de marzo.

VAERS es el mecanismo principal para informar reacciones adversas a las vacunas en los EE. UU. Los informes presentados a VAERS requieren más investigación antes de que se pueda confirmar una relación causal.

En su mayor parte, los datos actuales reflejan tendencias que han surgido desde que The Defender comenzó a rastrear los informes VAERS relacionados con las vacunas del virus chino (COVID).

Los datos del VAERS de esta semana muestran:

De las 1,739 muertes reportadas al 11 de marzo, el 30% ocurrió dentro de las 48 horas posteriores a la vacunación, el 21% ocurrió dentro de las 24 horas y el 46% ocurrió en personas que se enfermaron dentro de las 48 horas posteriores a la vacunación. En comparación, durante el mismo período, solo se informaron 85 muertes después de las vacunas contra la influenza.

Lea también: AstraZeneca adultera los datos para declarar «segura y eficaz» su vacuna contra el coronavirus

El diecinueve por ciento de las muertes se relacionaron con trastornos cardíacos.

Cincuenta y tres por ciento de los que murieron eran hombres, 44% eran mujeres y los informes de defunción restantes no incluían el género de los fallecidos.

La edad promedio de los que murieron fue 77,9 y la muerte más joven fue un joven de 18 años.

Al 11 de marzo, 289 mujeres embarazadas habían informado eventos adversos relacionados con las vacunas COVID, incluidos 90 informes de aborto espontáneo o parto prematuro. Ninguna de las vacunas COVID aprobadas para la Autorización de uso de emergencia ha sido confirmada como segura o efectiva para las mujeres embarazadas, aunque J&J dijo a principios de este mes que comenzaría a realizar pruebas en mujeres embarazadas, bebés y personas inmunodeprimidas.

Hubo 1.689 informes de anafilaxia, con el 59% de los casos atribuidos a la vacuna Pfizer-BioNTech y el 41% a Moderna .

La edad promedio de muerte reportada sigue siendo 77.9, sin embargo, la muerte más joven reportada esta semana bajó de 23 a 18. Según VAERS, el adolescente desarrolló fatiga, dolores corporales y dolor de cabeza un día después de recibir la vacuna Moderna el 3 de marzo. El 5 de marzo se quejó de dolor en el pecho y murió mientras dormía ese mismo día.

Los datos más recientes también incluyen el informe de una mujer de 22 años con una “condición médica subyacente significativa de por vida” que murió 24 días después de la vacuna.

Según el sitio web del CDC, “el CDC hace un seguimiento de cualquier informe de muerte para solicitar información adicional y aprender más sobre lo que ocurrió y para determinar si la muerte fue el resultado de la vacuna o no está relacionada”.

Hasta la fecha, la única información que el CDC ha publicado en relación con la investigación de muertes relacionadas con la vacuna COVID y cómo se llevaron a cabo esas investigaciones es una Actualización de seguridad de la vacuna COVID-19 a través del Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización (ACIP) publicada el 27 de enero.

La actualización de seguridad analizó solo las 198 muertes reportadas que ocurrieron durante el primer mes después de que se administró la primera vacuna COVID en los EE. UU. Se desconoce si el  CDC ha investigado alguna de las 1,541 muertes reportadas desde entonces o, si se llevaron a cabo investigaciones, cuáles fueron los resultados. presentados.

El 16 de marzo, The Defender informó que más de 20 países suspendieron el uso de la vacuna COVID de AstraZeneca después de informes de coágulos de sangre, algunos con resultado de muerte, en personas sanas que recibieron la vacuna. La Organización Mundial de la Salud (OMS) dijo que un análisis en curso realizado por su comité asesor de vacunas no había establecido un vínculo causal entre la vacuna y los coágulos de sangre y que los países deberían seguir usándola.

El 18 de marzo, la Agencia Europea de Medicina (EMA) dio a conocer los resultados de su investigación sobre la vacuna AstraZeneca. La EMA dijo el jueves que la vacuna “puede estar asociada con casos muy raros de coágulos de sangre”, pero la agencia aún la considera “segura y eficaz” y los países deberían seguir utilizándola.

La EMA determinó que la vacuna de AstraZeneca no estaba asociada con un “riesgo general” de coágulos de sangre en los vacunados y no había evidencia de un problema relacionado con lotes específicos de la vacuna o sitios de fabricación, informó The Defender.

Según Reuters, alrededor de una docena de países reanudaron el uso de la vacuna COVID de AstraZeneca hoy, incluidos Alemania, Indonesia y Francia, ya que los reguladores de la UE y el Reino Unido dijeron que los beneficios superan cualquier riesgo de posibles coágulos sanguíneos. La vacuna de AstraZeneca aún no está aprobada para uso de emergencia en los EE. UU.

El 18 de marzo, The Defender informó que el director financiero de Pfizer le dijo a analistas e inversores durante una reciente llamada de ganancias que la compañía planea convertir su vacuna COVID con la compañía alemana BioNTech en una fuente de ingresos aún mayor una vez que termine la pandemia.

La vacuna de Pfizer ya es el segundo fármaco que genera mayores ingresos en el mundo. El fabricante de vacunas espera ingresos de $15 mil millones en 2021 según los contratos actuales para su vacuna COVID, pero ese número podría duplicarse ya que Pfizer dice que potencialmente puede entregar 2 mil millones de dosis este año.

Lea también: 2 ancianos muertos en una residencia australiana tras recibir inyecciones de Pfizer mientras el país comienza a administrar las vacunas

Los documentos filtrados obtenidos como resultado de un ciberataque a la EMA y revisados ​​por The BMJ revelaron que los reguladores tenían grandes preocupaciones sobre cantidades inesperadamente bajas de ARNm intacto en lotes de la vacuna COVID de Pfizer desarrollada para producción comercial, como informó The Defender esta semana .

Un correo electrónico filtrado identificó “una diferencia significativa en el % de integridad del ARN / especies truncadas” entre los lotes clínicos y los lotes comerciales propuestos, de alrededor del 78% al 55%. Pfizer no estaba fabricando vacunas con las especificaciones esperadas y no se identificó el impacto de esta pérdida de la integridad del ARN en la seguridad y eficacia de la vacuna, según el correo electrónico. La EMA respondió presentando dos “objeciones importantes” a Pfizer, junto con una serie de otras preguntas que quería abordar. No está claro si las preocupaciones de la agencia quedaron satisfechas.
Children’s Health Defense solicita a cualquier persona que haya experimentado una reacción adversa a cualquier vacuna que presente un informe siguiendo estos tres pasos.

Envía tu comentario

guest
2 Comentarios
Más antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas