Debido a los trabajos forzados perpetrados por el partido comunista chino (PCCh) contra los uigures en la provincia de Xinjiang, varias marcas importantes, como H&M, Nike, Adidas y Burberry, expresaron su preocupación por el algodón producido en la región.

En lugar de abordar estas preocupaciones con transparencia y respeto a los derechos humanos, el PCCh criticó sin tapujos a estas empresas, amenazando con boicotear sus productos. Las empresas occidentales se enfrentan de nuevo a la encrucijada de salvaguardar sus principios o ceder ante el régimen totalitario.

Este incidente es nuevo, pero la existencia del trabajo esclavo en China y las tácticas del PCCh para encubrirlo existen desde hace al menos dos décadas. En este artículo, revisamos el trabajo esclavo impuesto a los practicantes de Falun Dafa desde julio de 1999, cuando el PCCh comenzó a perseguir la disciplina espiritual de mente y cuerpo también conocida como Falun Dafa.

Lea también: Made in China y la esclavitud en Xinjiang

De 16 a 70 años, hasta 19 horas de trabajo al día

Antes del colapso del sistema de campos de trabajo forzado en China en 2013, había más de 300 campos de trabajo en China. Más del 95% de las personas retenidas en los campos de trabajo son practicantes de Falun Dafa. Además, más de 100.000 practicantes están recluidos en unas 700 cárceles del país.

Casi todos los practicantes detenidos en estas instalaciones fueron obligados a realizar trabajos esclavos. Los productos incluyen todo tipo de artículos de uso cotidiano, como palillos de dientes, palillos chinos, bastoncillos de algodón para uso médico, bolsas para inyecciones, bolsas para alimentos, fundas para teléfonos móviles, pelotas de fútbol, pelotas deportivas, álbumes de sellos, caramelos, pasteles de luna, alfombrillas para coches, abrigos de invierno, bordados, bolsos de cuero, adornos y artesanía,

Según informes de Minghui, los practicantes de Falun Dafa detenidos, desde los 16 hasta los 70 años, son obligados a trabajar entre 12 y 19 horas al día. Cuando no concluían sus tareas a tiempo, tenían que trabajar más tiempo para ponerse al día.

La señora Liu Youqiing, una profesional de unos 50 años, fue obligada a trabajar en la prisión de mujeres de Wuhan. Desde la mañana hasta la noche, se veía obligada a sentarse en un pequeño taburete deshaciendo telas. La carga de trabajo era grande y no podía terminar ni siquiera a medianoche. Como castigo, los guardias la obligaban a situarse a unos tres pasos de la pared y apoyarse en ella sólo con la cabeza como tortura. Deshizo la tela así durante 18 días y los guardias no le permitieron dormir en la cama ni siquiera un día.

Muchos productos alimenticios se fabrican en realidad con mano de obra esclava. Cuando una practicante detenida en el campo de trabajo de mujeres de Yunnan se negó a elaborar galletas, los guardias le preguntaron por qué. Dijo que los alimentos producidos no cumplían ni siquiera el requisito sanitario más básico. “Miren los sacos de harina que están apilados en el suelo con las máquinas llenas de polvo. Los baños tienen heces y orina por todas partes, y apenas se puede entrar. Después de usar el baño, no hay toallas para secarse las manos”, dijo, “Si no queremos comer estas galletas nosotros mismos, ¿por qué queremos engañar a los demás? Soy una practicante de Falun Dafa que sigue los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia. No puedo hacer eso”.

Es bien sabido que las cárceles chinas producen bienes para la exportación. Apenas hay costes y la mano de obra es gratuita. Se dice que las toallas utilizadas para la limpieza en las funerarias fueron transportadas a las prisiones para producir guantes.

Tráfico de personas

Según un primer informe de Minghui, los campos de trabajo también vendían y compraban detenidos para terminar la carga de trabajo. Este tipo de tráfico de personas fue el peor antes de los juegos olímpicos de Beijing en 2008. En nombre de las olimpiadas, los funcionarios del PCCh vendieron a los practicantes detenidos en Beijing a Mongolia Interior, al campo de trabajo de Masanjia en la provincia de Liaoning y a los campos de trabajo de la provincia de Hubei. El precio de cada detenido era de entre 800 y 1.000 yuanes (entre 120 y 150 dólares).

Lea también: La historia del hombre que se convierte en ‘enemigo público’ cada vez que el régimen chino visita su país

La señora Wang Yuhong, de Beijing, fue vendida al campo de trabajo de mujeres de Hubei el 9 de julio de 2008. En el campo de trabajo, varios guardias la ataron a una silla y le llenaron la boca con un corcho de madera. A continuación, le introdujeron un grueso tubo de goma en la nariz y lo sacaron después. La torturaron así muchas veces para obligarla a realizar el trabajo esclavo.

El horario era de 7 de la mañana a 9 de la noche, con menos de 20 minutos de comida entre medio. No había compensaciones, pero quien no terminaba las tareas podía ser obligado a permanecer de pie durante mucho tiempo y enfrentarse a golpes y humillaciones. “Nos levantábamos antes que un gallo y comíamos peor que un cerdo”, describió una detenida sobre su experiencia en el campo de trabajo de mujeres de Hubei.

Los funcionarios de los campos de trabajo de todo el país también colaboraron estrechamente con otros organismos gubernamentales. El segundo campo de trabajo de la provincia de Shandong, por ejemplo, a menudo se ponía en contacto con la policía para detener a más practicantes para el trabajo. Algunas personas no eran practicantes, pero la policía las detenía de todos modos y las vendía al campo de trabajo a 800 yuanes por persona.

Según un informe publicado por Minghui en 2013, entre los 3.653 casos de muerte de practicantes de Falun Dafa en ese momento, 110 de ellos murieron directamente debido a la gran carga de trabajo forzado. Esto demuestra que las prisiones y los campos de trabajo en China han estado funcionando esencialmente como fábricas de trabajo esclavo.

Otra forma de lavado de cerebro

Iniciada por el ex líder del PCCh, Jiang Zemin, en 1999, la persecución contra Falun Dafa es exhaustiva, sistemática y brutal. Para obligar a los practicantes a renunciar a su fe en Verdad-Benevolencia-Tolerancia, las autoridades recurrieron a diversos medios, entre ellos la tortura brutal y el lavado de cerebro forzado. Muy a menudo, el trabajo esclavo se convirtió en parte de la táctica para debilitar la fuerza de voluntad de los practicantes.

En comparación con otros tipos de abusos, el trabajo esclavo es relativamente invisible. Por un lado, los funcionarios podían obtener beneficios. Por otro lado, podían conseguir el objetivo de lavar el cerebro y obligar a los practicantes a renunciar a sus creencias, tal y como exigía la oficina 610. Por ello, los guardias solían ordenar a los practicantes que trabajaran duro durante el día y les obligaban a escribir declaraciones para renunciar a su creencia por la noche. Agotados por las largas horas de trabajo, los practicantes son más vulnerables por la noche y es más probable que sucumban a la presión del lavado de cerebro.

Los practicantes que se negaban a realizar el trabajo de esclavos solían ser sometidos a graves torturas. Zhu Jinzhong, practicante del distrito de Shunyi, en Beijing, fue enviada al campo de trabajo de Tumuji, en Mongolia Interior. Al protestar contra el trabajo esclavo, fue brutalmente torturada. La policía la golpeó con porras de goma, la pateó y le tiró del pelo. Los guardias también le esposaron las manos a la espalda, le sellaron la boca y la dejaron bajo el sol abrasador durante mucho tiempo. La señora Zhu resultó gravemente herida y su peso corporal bajó de 80 kilos (unas 170 libras) a 50 kilos (o 110 libras).

Además del trabajo gratuito, los funcionarios también implantaron un sistema de puntos basado en el rendimiento laboral. Aquellos que tuvieran puntos bajos verían ampliados sus plazos, lo que significaba que aquellos que se opusieran al trabajo laboral serían detenidos con plazos más largos.

La agenda del PCCh

Si miramos su historia en las últimas décadas, el objetivo principal del PCCh es hacerse con el poder, controlar a la gente y hacer avanzar la ideología comunista. Para ello, lanzó numerosos movimientos políticos dirigidos a grupos seleccionados y para desviar la atención de sus innumerables problemas.

Lo mismo ocurrió esta vez con el tema del trabajo esclavo en Xinjiang. En lugar de abordar la situación de los derechos humanos, el PCCh criticó sin tapujos a esas empresas, amenazando con boicotear los productos. Mientras tanto, manipuló la propaganda a nivel interno para desviar el fervor del patriotismo y avivar el odio. “El pueblo chino no permite que las empresas extranjeras coman comida china y rompan cuencos chinos”, dijo recientemente un portavoz de Asuntos Exteriores de China.

Resulta irónico que los funcionarios del PCCh antepongan siempre el interés del partido a las necesidades del pueblo, pero citen el interés del pueblo cuando defienden su régimen totalitario. La realidad es que las empresas extranjeras no se comieron la comida china (se trata de una asociación comercial), ni pretenden perjudicar al pueblo chino. De hecho, las empresas occidentales sólo quieren salvaguardar los derechos humanos legítimos, básicos y universales del pueblo chino después de haber sido privados por el PCCh.

Lea también: Gao Rongrong: el rostro de una perversa persecución [VIDEO]

Si el PCCh boicotea los productos extranjeros y deja de exportar algodón, una vez más será el pueblo chino el que sufra. Según datos de la Administración General de Aduanas, la exportación de China fue de 17,93 billones de yuanes en 2020 y el 7,4% de la misma proviene del textil. Yu, de la Universidad Agrícola de Xinjiang, dijo que China es el segundo país exportador de algodón del mundo. Si el PCCh tomara represalias rechazando las marcas occidentales, afectaría a las exportaciones de algodón y, al final, perjudicaría a más chinos.

Al igual que en innumerables incidentes de la historia, quien colabore con el PCCh perderá al final, ya sea el pueblo chino o las empresas extranjeras. Sólo si se rechaza al PCCh hay un camino para un futuro mejor.

Fuente: minghui.org

Envía tu comentario

guest
6 Comentarios
Más antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas