Traducido de thenationalpulse.com por TierraPura.org

La Administración del Ciberespacio de China del Partido Comunista Chino (PCCh) se ha jactado de una de las conexiones más críticas entre las elecciones presidenciales de 2020 en Estados Unidos, la pandemia COVID-19 o virus PCCh, y los grupos e individuos que hacen campaña para detener al presidente Trump y su agenda «América Primero», según puede revelar en exclusiva The National Pulse.

Las nuevas y sorprendentes revelaciones sobre la influencia de China tanto en Estados Unidos como en Europa vinculan a organizaciones como el Instituto Berggruen con el Partido Comunista Chino (PCCh). El Instituto Berggruen llamó la atención por primera vez a nivel nacional tras cofundar el «Proyecto de Integridad de la Transición», que asesoró sobre cómo Joe Biden podría hacerse con el poder en caso de una ostensible victoria de Trump.

La noticia da más credibilidad a las teorías de manipulación electoral, especialmente en lo que respecta a la influencia del Partido Comunista Chino.

Un informe de 2017 afirma efectivamente -en nombre del PCCh- que el presentador de la CNN Fareed Zakaria, el CEO de Twitter Jack Dorsey, el miembro de la Junta de Supervisión de Facebook Helle Thorning-Schmidt, el filántropo de NeverTrump Pierre Omidyar y muchos otros «cooperan» con el PCCh y sus objetivos.

‘Medios de comunicación del Partido’

En el sitio web de la Administración del Ciberespacio de China (CAC) aparece un comunicado de los medios de comunicación desenterrado titulado «Mantener en alto la bandera de los medios de comunicación del Partido y cumplir con sus deberes y misiones».

Al parecer, esta entidad gubernamental se dedica a la «propaganda en línea y a la labor de opinión pública» y defiende una «visión de los valores centrales socialistas», al tiempo que encabeza la censura de los medios de comunicación y de Internet en China. En otras palabras, difunden líneas pro PCCh en el extranjero, mientras reprimen la disidencia en el interior.

El comunicado se jacta de la labor de propaganda del Partido Comunista Chino dirigida a Occidente a través del periódico estatal China Daily y su sitio web. El China Daily ha comprado espacios en el New York Times, el Wall Street Journal y el Washington Post, este último con una columna de opinión semanal de Fareed Zakaria.

En el momento de la publicación, la última columna de Zakaria se titula: «El Pentágono utiliza a China como excusa para nuevos presupuestos enormes», en la que el presentador de la CNN alaba la «ambiciosa» Iniciativa de Belt and Road (Una franja, una ruta) de China e insiste en que Estados Unidos no debe preocuparse por el ascenso de China como potencia militar.  

«Como sitio web de medios de comunicación del partido», confirma el documento del CAC, «China Daily utiliza la comunicación internacional para aplicar el espíritu del importante discurso del 19 de abril [de Xi Jinping], cumpliendo conscientemente sus deberes y misiones, e interiorizando eficazmente el espíritu del discurso en la estrategia de toda la red y en las directrices para todos los periodistas».

El discurso del 19 de abril de 2016 trató sobre el «jardín espiritual» del ciberespacio, con Xi insistiendo en que China «fortalezca la gobernanza en el ciberespacio de acuerdo con la[s] ley[es], fortalezca la construcción de contenidos en la web, fortalezca la propaganda positiva en la internet, fomente una cultura positiva, saludable, ascendente y benévola en la red, [y] utilice la visión del valor central socialista».

«Pensadores» de alquiler

Con esto en mente, el CAC proclama haber promovido más de 10.000 piezas de propaganda a audiencias extranjeras y, de forma crítica, se jacta de su trabajo con grupos de reflexión occidentales para lograr este objetivo:

«A través de la cooperación con think-tanks como el Instituto Berggruen de Estados Unidos, el Centro Canadiense para la Innovación en la Gobernanza Internacional y el Instituto Lowy de Política Internacional de Australia, hemos atraído a casi 200 think-tankers extranjeros como comentaristas especiales del China Daily. En un año, publicó más de 300 de sus artículos firmados, lo que permitió a estas «personas influyentes» incidir en más audiencias extranjeras y contar «bien» las historias de China».

Los nombres asociados a algunos de estos think tanks -especialmente del Instituto Berggruen- deberían ser motivo de alarma para las personas preocupadas por la seguridad nacional y, de hecho, para los gobiernos occidentales.

El Instituto Berggruen cuenta, entre sus miembros clave del «Consejo del Siglo XXI», con influyentes think tanks y figuras públicas mundiales como:

  • El ex primer ministro del Reino Unido Gordon Brown;
  • El director general de Twitter, Jack Dorsey;
  • La fundadora del Huffington Post, Arianna Huffington;
  • El fundador anti-Trump, Pierre Omidyar;
  • El ex primer ministro australiano Kevin Rudd;
  • El ex presidente francés Nicolas Sarkozy;
  • El ex director general de Google, Eric Schmidt;
  • El ex secretario del Tesoro de Estados Unidos, Larry Summers;

La ex primera ministra danesa y miembro del Consejo de Supervisión de Facebook, Helle Thorning-Schmidt, y;

Fareed Zakaria, presentador de la CNN y columnista del Washington Post.

Las afirmaciones del PCCh parecen ser algo más que una simple fanfarronada, ya que las pruebas desveladas por The National Pulse muestran que los miembros de las entidades mencionadas contribuyen de hecho con artículos de propaganda aprobados por el gobierno chino al China Daily.

En 2008, un miembro del Center for International Governance Innovation (grupo de expertos independientes y sin afiliación política) arremetió contra la «arrogancia» de Occidente por el equipo de propaganda del PCCh.

En 2016, el director del programa del Instituto Lowy (grupo de expertos independientes en Australia), Tristram Sainsbury -también becario de la Universidad Renmin- dijo a la agencia estatal Xinhua: «Espero que China impulse una agenda más cercana a los desafíos económicos a largo plazo que el G20 ha estado enfrentando durante mucho tiempo».

Tom Bernes, distinguido miembro y ex director ejecutivo del Centro para la Innovación de la Gobernanza Internacional dijo a China Daily en 2016: «China, en los últimos dos años, ha comenzado a asumir un papel importante en la gobernanza económica mundial».

Lea también: El PCCh se fortalece con ‘Una franja, una ruta’, mientras los países firmantes adquieren deudas millonarias

A finales de 2016, el editor en jefe Nathan Gardels, del Instituto Berggruen, instó a una cooperación más estrecha con China.

En 2019, China Daily alabó los comentarios de Gilman durante la Conferencia Mundial de Internet en Wuzhen (China), en la que también participó el líder comunista Xi Jinping.

En 2020, Thomas Bernes, del Centro para la Innovación de la Gobernanza Internacional, criticó la insistencia del presidente Trump en responsabilizar a China de la pandemia del COVID-19, lo que contó con la aprobación de China Daily.

Transición a China

Los lectores habituales de The National Pulse pueden estar familiarizados con el Instituto Berggruen por otras razones.

A mediados de 2020, The National Pulse informó en exclusiva sobre la participación del Instituto Berggruen en un ejercicio explícitamente anti-Trump conocido como el Proyecto de Integridad de la Transición (TIP).

Un esfuerzo de colaboración entre la ex consejera de Soros, Rosa Brooks, y el ejecutivo de Berggruen, Nils Gilman, el TIP ensució los medios de comunicación estadounidenses con comentarios sobre cómo Joe Biden debería negarse a conceder en caso de una aparente victoria del presidente Donald Trump en la noche electoral, que es precisamente lo que ocurrió.

Brooks -que se negó repetidamente a ser entrevistada por The National Pulse antes de cerrar el sitio web de TIP y cesar sus operaciones antes del día de las elecciones- había ofrecido previamente ayuda electoral al jefe de la campaña de Clinton, John Podesta, y mencionó específicamente al ahora asesor de seguridad nacional de Biden, Jake Sullivan, en su correo electrónico.

Sullivan figura como miembro del Lowy Institute for International Policy de Australia, nombrado por el PCCh como «cooperador».

En medio del escrutinio del trabajo de TIP al intentar cubrir prematuramente la «victoria» de Biden en el voto por correo, Gilman arremetió contra los críticos, entre ellos el escritor y analista Michael Anton.

«Michael Anton es el Robert Brasillach de nuestros tiempos y merece el mismo destino», opinó Gilman en un tuit fechado el 21 de septiembre de 2020.

Brasillach fue un autor y periodista francés que fue ejecutado en 1944 por un pelotón de fusilamiento por utilizar sus diversas plataformas para promover el colaboracionismo nazi y el antisemitismo durante la Segunda Guerra Mundial. La ejecución, en lugar de la prisión de por vida, fue muy controvertida, ya que se le acusó de crímenes intelectuales en lugar de acciones militares o políticas.

En efecto, se trataba de un destacado pensador vinculado al PCCh que trabajaba para consolidar una victoria de Biden mientras amenazaba la vida de un intelectual público. Y el tuit -a pesar de infringir claramente las condiciones de servicio de Twitter- sigue en pie. Dorsey, director general de Twitter, formó parte del Consejo del Siglo XXI, vinculado al PCCh, junto a Gilman.

Además, el Instituto Berggruen cuenta con un grupo de entidades gubernamentales chinas como socios. Entre ellas están la Academia de Inteligencia Artificial de Pekín, el Instituto de Innovación y Estrategia de Desarrollo de China, la Academia de Ciencias de China, la Academia de Ciencias Sociales de China y la Asociación de Inteligencia Artificial de China.

El Instituto Berggruen también incluye como miembro a Antonia Hernández, de la Comisión de Debates Presidenciales.

En el período previo a las elecciones de 2020, la Comisión de Debates Presidenciales engañó al público por un tuit del editor político de C-SPAN Steve Scully.

Scully fue sorprendido intentando confabular con el famoso activista anti-Trump Anthony Scaramucci, y afirmó falsamente que había sido hackeado y que el tweet fue enviado desde su cuenta pero no fue enviado por él. Era mentira, como admitiría Scully en las semanas siguientes. Pero no antes de que la Comisión de Debates Presidenciales intentara encubrirlo. Los artículos aún disponibles hoy mantienen la falsa afirmación de «hackeo».

La Alianza NeverTrump

Las noticias sobre la supuesta implicación de China en la prensa en inglés, la propaganda en la web y la influencia en los grupos de reflexión críticos deberían justificar una investigación más profunda y urgente.

Los hechos del caso, tal y como se presentan, parecen confirmar una estrategia respaldada por China para destituir al presidente Trump, justo cuando su trabajo para reducir la amenaza de China empieza a pasar factura.

Pierre Omidyar: el multimillonario Omidyar, fundó el sitio web eBay y dona cientos de millones de dólares a causas de extrema izquierda. En 2009, donó 30 millones de dólares a la Iniciativa Global Clinton, y ha destinado enormes recursos para destituir a Trump.

Jack Dorsey: el fundador y consejero delegado de Twitter, Dorsey, afirmó recientemente que fue un «error total» ocultar las perjudiciales historias de Hunter Biden en Twitter antes de las elecciones. El 45% de los votantes en estados clave e indecisos dijeron recientemente en una encuesta del Media Research Center que no estaban al tanto de la historia de Hunter Biden, y que casi el 10% habría cambiado su voto si lo hubiera sabido.

Jake Sullivan: Sullivan, que ahora se encuentra en el corazón del aparato de seguridad nacional de Joe Biden, ha sido becario de varias entidades vinculadas al comunismo chino, como el Centro de China Paul Tsai de Yale y el Centro Belfer de Harvard. Sullivan dijo infamemente en una ocasión que quería «fomentar el ascenso de China» y afirmó que Al-Qaeda estaba «de nuestro lado».

Las relaciones desveladas siguen a los informes de National Pulse que destacan los vínculos del Instituto Berggruen con el Partido Comunista Chino a través de su asociación con varias entidades estatales y miembros de la junta directiva con vínculos con el régimen.

Le recomendamos: ¿Niños en CONTENEDORES de barcos? El capítulo de una serie que reflejaría una PERTURBADORA realidad [VIDEO]

Los esfuerzos del think tank para manipular, al menos retóricamente, una victoria de Joe Biden antes de las elecciones, así como su dotación de personal y su financiación por parte de ex alumnos de la administración Obama, sin duda justifican una investigación sobre si el dinero cambió de manos durante todo esto, y si el Partido Comunista chino financió efectivamente los esfuerzos para destituir al presidente Trump.

Eric Li: antiguo miembro del Consejo del Siglo XXI del Instituto Berggruen y actual miembro de la red del Instituto Berggruen, escribió un artículo de opinión en Foreign Policy titulado «Xi Jinping es un buen emperador», en el que ensalza al brutal líder del Partido Comunista Chino al tiempo que insiste en que «el oportunismo y la evasión de responsabilidades no están dentro del carácter de Xi Jinping».

Para el Washington Post, Li fue autor de un artículo que también vendía propaganda del Partido Comunista Chino, titulado «Por qué el levantamiento de los límites del mandato de Xi es algo bueno».

Si estas personas pueden hacer propaganda libremente para el PCCh en los medios de comunicación occidentales, ¿por qué deberíamos sospechar que se detendrían en la manipulación de las elecciones?

Envía tu comentario

guest
2 Comentarios
Más antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas