Fuente: elamerican.com

Por Emmanuel Alejandro Rondón

Cuando un mandatario llega el poder es muy común observar cómo los adversarios políticos fiscalizan de cerca las promesas de campaña, pues los objetivos incumplidos, habitualmente, son un arma política muy fuerte. Con relación a esta situación, el presidente Joe Biden ahora mismo se encuentra en una encrucijada con el muro fronterizo.

La historia de Biden con el muro es bastante antigua. En su época como senador, en el año 2006, votó a favor de la construcción de unas 700 millas de muro; durante la administración Obama (de la cual Biden formó parte), también se construyeron otras 100 millas. Pero, con la llegada de Trump a la palestra política, el demócrata se volvió un firme crítico del muro fronterizo como muchos demócratas.

Una de las varias promesas que Joe Biden realizó durante su campaña fue, justamente, prohibir la construcción del muro fronterizo. Y cumplió. Mientras que una de las primeras órdenes como mandatario fue detener la construcción del muro en la frontera con México.

Lea también: Sin escrúpulos: Biden dice que la crisis fronteriza «es normal»

De hecho, la administración Biden-Harris enfrenta una investigación, pues la orden podría llegar a ser ilegal, ya que el presidente estaría interfiriendo con los poderes del Congreso al detener la construcción.

Biden puede faltar a su promesa de frenar la construcción del muro

Pero la detención de la construcción del muro fronterizo aprobada por Trump, al parecer, no será total. Tal y como reveló el periódico The Washington Times, «el secretario del Departamento de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, dijo a los empleados del departamento que puede reiniciar la construcción del muro fronterizo para tapar lo que llamó “brechas” en la barrera actual».  

El periódico conservador, según afirmaron, tuvo acceso a algunas notas de sesión del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE). En ese resumen, el Times encontró lo que Mayorkas les dijo a los empleados del ICE.

«No es una respuesta única a una sola pregunta. Hay diferentes proyectos que el jefe de la Patrulla Fronteriza ha presentado y el comisionado en funciones de la CBP me ha presentado […] El presidente ha comunicado con bastante claridad su decisión de que la emergencia que desencadenó la dedicación de fondos del Departamento de Defensa a la construcción del muro fronterizo, ha terminado. Pero eso deja espacio para tomar decisiones como parte de la administración, en áreas particulares del muro que necesitan renovación, proyectos particulares que necesitan ser terminados».

Palabras de Alejandro Mayorkas en la reunión.

De acuerdo con The Washington Times, Mayorkas puntualizó que esos «proyectos particulares» para rehabilitar la construcción del muro son: «brechas», «puertas» y zonas «donde el muro ha sido completado, pero la tecnología no ha sido implementada».

De cumplirse lo dicho por Mayorkas en la reunión, la administración Biden estaría incumpliendo su promesa de detener la construcción del muro. Esta no sería la única política migratoria de la administración Trump que el Gobierno del demócrata revivió. De hecho, ya son varias.

Biden acercándose a las políticas migratorias de Trump

Si bien Biden prometió que desarmaría gran parte de las políticas migratorias de Trump —y lo hizo— , sus mismas órdenes y promesas expiran rápidamente.  

Lea también: ¿Cómo Joe Biden causó la crisis fronteriza?

“Permanecer en un tercer país seguro”

Una de las políticas que Biden prometió y logró revertir fue el criticado acuerdo de permanecer en «un tercer país seguro», mientras los migrantes solicitan asilo en USA. Dicho convenio se implementó en México y se iba a efectivizar en otros países centroamericanos.

Pero los demócratas criticaron la resolución argumentando que no es seguro para los migrantes permanecer en un país como México u otros países de la región porque los niveles de seguridad no son tan altos como en USA. Sin embargo, a finales del mes de marzo, el propio presidente Biden sugirió que estaba trabajando para restablecer la política.

La presión al Gobierno mexicano de López Obrador

Otra política implementada por Trump y que Biden confía seguir aplicando, es la presión contra el Gobierno mexicano para controlar el flujo migratorio masivo.  

De acuerdo con The New York Times, funcionarios mexicanos y fuentes informadas revelaron que en el Gobierno americano mantiene la medida de Trump: «confiar en México para contener una ola de personas que se abren paso hacia Estados Unidos».

El Times dijo que Biden —al igual que Trump— le preguntó al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), si se podía trabajar más para ayudar a resolver el problema de la ola migratoria que provocó el estallido de una crisis en la frontera sur.

Trump, durante su administración, amenazó con aranceles altos a México para que estos ayudaran a fortalecer el sistema migratorio americano mediante la colaboración en el control del flujo de migrantes.

Pese a la retórica y las promesas de campaña, el Gobierno demócrata parece inclinarse por la recuperación de las políticas migratorias impulsadas por Trump que fueron muy criticadas por la mainstream media.

Lea también: Niños arrojados por coyotes, el drama en la frontera de EE. UU. que la izquierda calla

Las políticas de fronteras abiertas o semiabiertas de la administración demócrata, el discurso de la dupla Biden-Harris invitando a los migrantes a venir a USA y las reversiones de las políticas migratorias trumpistas, generaron una crisis en la frontera con México.

Ahora Biden está en una encrucijada compleja: recuperar las políticas de Trump que funcionaron en su momento, dejando atrás sus promesas de campaña que pueden molestar a sus aliados y ser aprovechadas por sus adversarios; o continuar con su política de fronteras abiertas, pese a las críticas conservadoras. Ninguna le deja escapatoria fácil al mandatario.

Envía tu comentario

guest
1 Comentario
Más antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas