Traducido de bigleaguepolitics.com por TierraPura.org

Poderosas empresas tecnológicas están invirtiendo miles de millones de dólares en startups (empresas nuevas en vía de desarrollo) que pretenden extraer la sangre de niños con fines de rejuvenecimiento y antienvejecimiento.

Newsweek publicó un perfil sobre la creciente industria, que incluye la inyección en personas de células madre extraídas de fetos muertos y mutilados, de humanos que juegan a ser Dios con consecuencias desastrosas.

El neurólogo de la Universidad de Stanford Tony Wyss-Coray descubrió hace años, con ayuda de Saúl Villeda, en 2011 y 2014, que inyectar la sangre de ratones jóvenes en ratones mayores tenía efectos tremendamente positivos en su química cerebral. Su empresa Alkahest ha realizado investigaciones adicionales en años posteriores.

Lea también: El genocidio de las personas con síndrome de Down

La empresa española Grifols ha comprado Alkahest por 146 millones de dólares, lo que puede abrir la caja de Pandora en cuanto a la extracción de sangre de niños. Esperan encontrar una fuente de juventud sintética a partir de la investigación del plasma de sus jóvenes voluntarios. Este trabajo está cambiando el campo de la gerociencia para siempre, para bien o para mal.

Hasta estos recientes avances, «la gente que trabajaba en enfermedades no pensaba que el envejecimiento fuera modificable», dice Felipe Sierra, que fue director de la División de Biología del Envejecimiento de los Institutos Nacionales de Salud (NIH). 

«De hecho, eso es lo que dicen muchos libros de medicina: El principal factor de riesgo de las enfermedades cardiovasculares es el envejecimiento, pero no podemos cambiar el envejecimiento, así que hablemos del colesterol y la obesidad. Para el Alzheimer, el envejecimiento es el principal factor de riesgo, pero hablemos de la acumulación de proteínas beta-amiloides en el cerebro. Ahora esto está empezando a cambiar», añadió.

Antes de que se produjera la pandemia de COVID-19, miles de millones se estaban volcando en esta nueva industria. Algunas empresas quieren crear infusiones para cambiar la química de la sangre en los ancianos. Otras quieren alterar las células madre introduciendo determinadas proteínas en el torrente sanguíneo. El NIA está entrando en acción ahora, planeando gastar 100 millones de dólares en cinco años para entender la «senescencia celular».

Los científicos ya están inventando justificaciones que suenan pintorescas para cometer atrocidades.

«Si se sitúa este trabajo en una perspectiva evolutiva, se supone que no íbamos a vivir tanto tiempo», dice Gerard Karsenty, que preside el Departamento de Genética y Desarrollo del Centro Médico de la Universidad de Columbia.

«El envejecimiento es un invento de la humanidad. Ninguna especie animal ha conseguido engañar a su propio cuerpo -engañar a la naturaleza-, excepto la humanidad. Los elefantes pueden vivir 100 años, pero ya vivían 100 años hace un millón de años. El ser humano ha sido más astuto que su propio cuerpo», añadió.

Una vez que esta idea se ponga en marcha y se convierta en la corriente principal, se desarrollará un lucrativo mercado para la sangre de los niños, ya que una sociedad depravada y vanidosa se hace dependiente de su sangre para mantener su vitalidad.

Big League Politics informó de cómo las partes fetales se venden a precio de oro, con empresas como Planned Parenthood que se llevan toneladas de dinero a través de terceros vendedores, y los carniceros están protegidos por el sistema judicial:

«Un juez federal ha ordenado a los denunciantes pro-vida que paguen a Planned Parenthood 13,6 millones de dólares por daños y perjuicios después de publicar un vídeo de ejecutivos de la industria del aborto jactándose de cómo venden partes de fetos por mucho dinero.

La sentencia fue dictada el martes por el juez de distrito William Orrick III, designado por el ex presidente Barack Hussein Obama. Se aplica a David Daleiden y a sus socios del Center for Medical Progress (CMP). Orrick considera que Daleiden y el CMP violaron el derecho a la intimidad de Planned Parenthood y sus afiliados al descuartizar a pequeños bebés y vender sus partes del cuerpo sin que el público conociera su funcionamiento.

Daleiden y sus partidarios están apelando el veredicto ante el Tribunal de Apelaciones del Noveno Circuito. Anteriormente, un jurado determinó que Daleiden y CMP violaron la Ley de Organizaciones Corruptas e Influenciadas por el Chantaje (RICO) al grabar en vídeo a los ejecutivos de Planned Parenthood discutiendo con displicencia el descuartizamiento de pequeños bebés y la venta de sus tejidos para obtener grandes beneficios.

Le recomendamos: «Me dejaron botado»: testimonio de niño migrante revela gravedad de la crisis [VIDEO]

Daleiden dijo durante una aparición en el programa Breitbart News Tonight de SiriusXM que Orrick «es en realidad el fundador de una clínica de Planned Parenthood del Norte de California en San Francisco.»

«Planned Parenthood, muy intencionalmente y muy estratégicamente y con un montón de trucos, presentó este caso específicamente para conseguirlo en San Francisco frente al juez William Orrick, que es un designado por Obama, que fue un recaudador de fondos para la campaña de Obama por cientos de miles de dólares, es el mejor amigo de Tom Steyer», agregó Daleiden».

La tecnocracia globalista está poniendo a los niños en peligro mientras se abren nuevas vías para su explotación por parte de la maquinaria corporativa.

Envía tu comentario

guest
15 Comentarios
Más antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas