Traducido de Breitbart por Tierrapura.org

El periódico The Epoch Times afirmó en un artículo el jueves haber obtenido documentos del Partido Comunista chino que detallan una amplia gama de resultados negativos en personas que habían recibido vacunas contra el coronavirus fabricadas en China, que incluyen diarrea, erupciones cutáneas, dificultad para respirar e infección por coronavirus.

Beijing está luchando actualmente por convencer a su población nacional de participar en su campaña de vacunación a nivel nacional, logrando tasas de vacunación significativamente más bajas que muchos estados occidentales. A la falta de urgencia por parte del público para recibir las dosis de las vacunas disponibles para ellos, todas fabricadas en China, se suma el hecho de que el director del Centro para el Control de Enfermedades de China (CDC) admitió este mes que las vacunas fabricadas en China “No tienen tasas de protección muy altas”. El funcionario, Gao Fu, calificó la cobertura de su declaración como un “completo malentendido”.

El régimen chino ha aprobado cinco vacunas candidatas desarrolladas en China contra el coronavirus chino en el momento de la publicación en virtud de disposiciones de uso de emergencia. La primera vacuna en recibir la aprobación es de la firma Sinovac Biotech. Dos de las vacunas candidatas aprobadas fueron producidas por Sinopharm. CanSinoBIO y Anhui Zhifei Longcom desarrollaron los otros dos.

Las dos opciones más destacadas son las de las firmas Sinovac y Sinopharm. Beijing ha invertido mucho en la promoción de las ventas internacionales de las vacunas, en particular el producto de Sinovac “Coronavac”, mientras hace poco para promover la vacunación en el hogar. Xi Jinping ha utilizado repetidamente los lugares internacionales para instar a otros países a comprar los productos, pero no ha participado en ninguna iniciativa nacional de vacunación. El régimen comunista chino se ha negado a declarar si el propio Xi recibirá dosis de vacunación o si ya lo ha hecho.

Los medios estatales chinos predijeron que una vacuna desarrollada por la empresa estadounidense Pfizer en conjunto con la empresa europea BioNTech podría estar disponible para los ciudadanos chinos en julio, una señal de poca demanda de productos caseros.

The Epoch Times afirmó haber obtenido tres documentos del gobierno chino separados, todos de la provincia de Hebei. El primero, con fecha del 8 de abril, detalla las “reacciones adversas” a las vacunas contra el coronavirus fabricadas en China, que incluyen “erupciones, fiebre, náuseas, diarrea, opresión en el pecho y dificultad para respirar”. Otro detalló un caso de una persona que dio positivo en repetidas ocasiones a la infección por coronavirus a pesar de estar completamente vacunada, lo que generó sospechas de que las personas vacunadas podrían transmitir el virus a quienes no reciben las vacunas en el caso de los productos fabricados en China.

Un tercer documento presuntamente obtenido, calificado como “muy urgente y de no divulgación al público”, exigía que los funcionarios del gobierno local en Hebei mejoraran la observación de las personas que habían recibido vacunas chinas caseras e “investigaran y manejaran adecuadamente cualquier caso en el que la vacunación causara la muerte, grave discapacidad u otras reacciones adversas que podrían tener un efecto importante en la sociedad”.

The Epoch Times atribuyó los documentos a una “fuente confiable” y no indicó que ninguno de los documentos destacara alguna vacuna china casera específica como motivo de especial preocupación.

China se ha centrado principalmente en vender el producto de Sinovac en el extranjero. Xi Jinping se refirió a las vacunas chinas como un “bien público mundial” en su discurso ante la Asamblea Mundial de la Salud el año pasado, y prometió que China se centraría en distribuir las vacunas en el extranjero. Sin embargo, la baja tasa de efectividad de la vacuna ha generado preocupación internacional, dadas las altas tasas de infecciones por coronavirus en lugares que han confiado en el producto. En Chile, por ejemplo, se ha producido un impulso de vacunación a nivel nacionale n más del 40 por ciento de la población que recibió vacunas, pero más del 90 por ciento de estas personas recibieron la vacuna Sinovac. Las tasas de infección por coronavirus comenzaron a dispararse aproximadamente al mismo tiempo que el impulso de la vacuna se aceleró, lo que generó dudas sobre qué tan segura puede considerarse una comunidad que depende de las vacunas fabricadas en China.

Los medios chilenos han documentado  fiebre, dolores musculares, hinchazón del brazo, dolores de cabeza y náuseas como efectos secundarios comunes a la vacuna Sinovac. Dado que las otras vacunas chinas no han disfrutado de una distribución internacional tan amplia, hay poca información disponible en el momento de la publicación sobre sus posibles efectos secundarios para comparar con las afirmaciones del  informe de The Epoch Times.

Gao Fu, el director chino de los CDC, admitió que las vacunas chinas tenían un rendimiento inferior a mediados de abril.

“Ahora se está considerando formalmente si debemos usar diferentes vacunas de diferentes líneas técnicas para el proceso de inmunización”, reveló Gao.

Poco después de sus comentarios, los medios de comunicación estatales chinos comenzaron a promocionar la supuesta existencia de una vacuna de tecnología de ARNm de fabricación china contra el coronavirus chino. Sin embargo, esa especulación cedió silenciosamente a los informes de que China se estaba preparando para introducir la vacuna Pfizer en el mercado chino. Los medios estatales chinos tuvieron cuidado de referirse a él por el nombre de su desarrollador no estadounidense, BioNTech, y señalaron que una empresa china, Fosun Pharmaceuticals, tuvo un papel menor en la financiación de la vacuna. Fosun es una empresa matriz de Sinopharm, el competidor de Sinovac.

“Fosun Pharm ha presentado los datos del ensayo clínico de una vacuna de ARNm de COVID-19 [coronavirus chino o virus pcch] que desarrolló conjuntamente con BioNTech alemana y materiales relevantes al regulador estatal de China para revisión continua”,  afirmó el periódico estatal  Global Times esta semana.

El jueves, el  Global Times predijo, citando “una fuente”, que la vacuna Pfizer estaría disponible para los ciudadanos chinos antes de julio, convirtiéndola en la primera vacuna extranjera contra el coronavirus chino disponible en el país fuera de Hong Kong, que aprobó (y más tarde descontinuó) una vacuna de la empresa europea AstraZeneca.

Envía tu comentario

guest
6 Comentarios
Más antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas