Traducido de BeckerNews para Tierrapura.org

El martes, un jurado declaró a Derek Chauvin culpable de asesinato en segundo grado, asesinato en tercer grado y homicidio en segundo grado en un caso que había provocado disturbios en todo el país: La muerte de George Floyd.

En el transcurso del juicio, el juez Peter Cahill mencionó que el caso se acercaba peligrosamente a la anulación del juicio. Una nueva entrevista con una miembro del jurado alternativo llamada Lisa Christensen, que vive en el centro de Brooklyn, ofrece una nueva visión de la dinámica de la sala.

“Acabo de tener una fascinante entrevista sentada con uno de los jurados suplentes en el juicio de Derek Chauvin”, dijo el jueves en Twitter el reportero de Kare 11 Lou Raguse.

“Lisa Christensen era la miembro del jurado que vivía en Brooklyn Center. Una noche apenas pudo llegar a su casa después de que el testimonio terminara debido a los manifestantes que bloqueaban las intersecciones”.

“Se fue a casa cada noche y tomó notas adicionales sobre cada testigo”, continuó. “Cuando se giró y dijo: “Número 96, eres un suplente, sí, mi corazón se rompió un poco”.

Aquí es la parte en la que empezamos a hacernos una mejor idea de la inmensa presión a la que estaban sometidos estos jurados para emitir un veredicto de “culpabilidad”.

“Esto me resultó chocante, pero Christensen me dijo que ella y los demás miembros del jurado ni siquiera compartían sus nombres y ocupaciones reales entre sí”, dijo Raguse. “Sólo se llamaban entre sí por el número de jurado. Se llevaban bien, pero sobre todo hablaban poco. Les preocupaba decir “demasiado'”.

Christenson admitió abiertamente que la intimidación del jurado desempeñó un papel importante en el juicio.

Antes de que se emitieran los veredictos de “culpabilidad” en el caso, importantes políticos demócratas afirmaron que la decisión “correcta” sería un veredicto de culpabilidad.

“Estoy rezando para que el veredicto sea el correcto, que es creo, abrumador, en mi opinión”, dijo el presidente Biden a los periodistas en el Despacho Oval. “No diría eso a menos que el jurado estuviera secuestrado ahora y no me oyera decir eso”.

La representante de California, Maxine Waters, voló a Minneapolis en medio de los disturbios, pidió protección policial y luego inflamó aún más las tensiones con una retórica incitante.

“Estamos buscando un veredicto de culpabilidad”, dijo Waters. Y estamos buscando  todo lo que se habló y se ha hablado después de ver lo que le pasó a George Floyd. Si no ocurre nada, entonces lo sabremos”.

Se trata de un caso evidente de manipulación del jurado y de un esfuerzo por influir en el veredicto con presiones políticas y amenazas implícitas.

El juez Peter Cahill, que presidió el juicio de Chauvin, respondió al intento de Waters de influir en el resultado del juicio.

“Soy consciente de que la congresista Waters estaba hablando específicamente sobre este juicio, y sobre la inaceptabilidad de cualquier cosa que no sea una condena por asesinato”, dijo el juez Peter Cahill.

“Más allá de los artículos que estamos hablando específicamente sobre los hechos de este caso, la opinión de una congresista realmente no importa mucho”, dijo Cahill.

Sin embargo, señaló que Waters puede haber proporcionado a la defensa “algo en la apelación que puede resultar en la anulación de todo este juicio”.

Ahora que al menos un miembro del jurado ha arrojado luz sobre el papel que desempeñó la intimidación del jurado en el juicio, es posible que veamos una apelación al veredicto de “culpabilidad” más pronto que tarde.

Envía tu comentario

guest
1 Comentario
Más antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas