Traducido de BitterWinter.org por Tierrapura.org

Por Jiang Tao

El 7 de mayo, la puerta del patio oriental del Templo Sanguan, un templo de religión popular de la ciudad de Pingdingshan, en la provincia central de Henan, estaba cerrada, con un aviso que prohibía todas las actividades religiosas en medio de la pandemia.

Sin embargo, el patio de atrás del templo estaba abierto de par en par, y la gente entraba a rendir culto frente a las estatuas de los líderes revolucionarios de China: El presidente Mao, el general y señor de la guerra Zhu De y el primer ministro de la República Popular China Zhou Enlai.

El administrador del templo dijo a BitterWinter que los funcionarios del gobierno patrullaban con frecuencia el lugar para asegurarse de que no se realizaban actividades religiosas. El 23 de abril, los funcionarios que patrullaban descubrieron que estaban quemando incienso en el patio oriental del templo y lo denunciaron al gobierno del distrito. Los funcionarios del pueblo vinieron a reprender a los fieles, advirtiéndole que el templo debía estar cerrado en todo momento. También amenazaron con destruir el templo si se volvía a encontrar que quemaron incienso.

The locked eastern courtyard of the Sanguan Temple with a notice demanding to stop all religious activities posted on it.

En mayo, los centros religiosos estatales de la ciudad de Dengzhou, administrada por la ciudad de Nanyang, en Henan, permanecieron cerrados, mientras que el Templo de la Deidad Celestial de Mao Zedong vio un flujo interminable de fieles.

Lea también: 100 practicantes de Falun Dafa condenados por su fe en China

«Incluso los funcionarios del gobierno vinieron a inclinarse y a rendir culto en medio de la pandemia porque el templo no se cerró», explicó con orgullo el director del templo. «El acceso a otros templos fue bloqueado, mientras que el Templo de la Deidad Celestial permaneció abierto, y nunca recibimos una orden del gobierno para cerrarlo. La gente vino aquí a quemar incienso y a adorar, como siempre».

People worship in the Mao Zedong Heavenly Deity Temple during the pandemic.

Todas las iglesias, templos y otros lugares religiosos locales se cerraron inmediatamente después de que se aplicaran las restricciones de cierre. Sólo se les permitió reabrir tras recibir un aviso oficial. Algunas se mantuvieron cerradas con diversos pretextos no relacionados con el virus.

En julio, siete agentes de policía del condado de Xinye, administrado por Nanyang, irrumpieron en un templo budista y ordenaron al monje que cambiara la bandera nacional, que, según ellos, estaba descolorida.

Lea también: Renunciar al Partido Comunista chino puede cambiar el futuro de las personas

«Un momento, el gobierno ordenó instalar un nuevo sistema de prevención de incendios, y luego comprar una bandera nacional. No quieren que los templos vuelvan a abrir», se quejó un budista laico del templo. «Multan a los templos y amenazan con cerrarnos si ven a través de las cámaras de vigilancia a gente quemando incienso. Utilizan un truco tras otro para reprimir la religión».

Los ciudadanos informaron de que a finales de abril quisieron entrar en los templos Longxing y Yuanjue de la ciudad de Qingzhou, administrada por la ciudad de Weifang, a nivel de prefectura, en la provincia oriental de Shandong, pero los guardias se lo impidieron. Alegaron que la Oficina de Asuntos Religiosos había prohibido todas las actividades religiosas y vigilado estrictamente todos los templos con cámaras.

Sin embargo, en un templo de religión popular dedicado a Mao Zedong y a su esposa Yang Kaihui en Qingzhou, la gente cantaba una canción de alabanza al Presidente Mao: «Las flores florecen rojas en la montaña, el Presidente Mao nos lleva a luchar por la liberación…»

El PCCh no dejó de readaptar lugares de culto en medio de la pandemia. Unos 20 templos taoístas, budistas y de religión popular fueron rectificados en pueblos administrados por la ciudad de Baoding, en la provincia norteña de Hebei, entre abril y julio. Sin embargo, un templo budista en el condado de Julu, en la ciudad de Xingtai, en Hebei, que ha sido convertido en una sala conmemorativa de Mao Zedong, recibía a funcionarios del gobierno en ese momento.

.En mayo, el gobierno del condado de Julu exigió al administrador del templo que retirara todas las estatuas budistas en un plazo de siete días y que exhibiera las publicaciones sobre Mao Zedong, amenazando con demoler el templo en caso contrario. Durante ese tiempo, el personal asignado supervisó la rectificación.

Como algunas estatuas eran demasiado pesadas para moverlas, el administrador del templo rogó que las mantuviera, pero los funcionarios le reprendieron duramente, diciendo que las deidades budistas no pueden estar junto a una estatua de Mao Zedong.

Envía tu comentario

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas