Por Oriana Rivas – Panampost

A pesar de las promesas de su padre, Hunter Biden sigue siendo accionista de la empresa china BHR Partners. Las relaciones comerciales del hijo del presidente con otros países generaron un escándalo a finales del año pasado por usar sus influencias para presuntamente hacer negocios opacos.

Joe Biden llegó a sus 100 días de presidencia y esa sociedad sigue vigente, lo cual demuestra que su promesa sigue sin cumplirse. Cuando estaba en campaña aseveró que ninguno de sus familiares mantendría conexiones comerciales «con alguien que se relacione con una corporación extranjera o un país extranjero”. Sin embargo, esto no ocurrió.

Los negocios de Hunter Biden están desde hace tiempo en el ojo público. El polémico hijo del presidente ha protagonizado muchos titulares por su pasado lleno de drogas, pornografía y las pésimas relaciones con Joe Biden. También está siendo investigado por el FBI debido a esos negocios turbios. La computadora que abandonó en un centro técnico en Delaware fue el punto de partida para toda la vorágine que se desató luego.

La densidad del tema ha llevado a medios de EE. UU. a investigar directamente lo sucedido, el portal Daily Mail logró obtener una copia del disco duro que fue analizada por expertos, quienes validaron la veracidad de todo lo que había: 103.000 mensajes de texto, 154.000 correos electrónicos y más de 2000 fotos.

Por otro lado, Fox News revisó registros comerciales chinos que comprueban que Hunter Biden aún mantiene una participación del 10 % con la firma asiática de capital privado. Se exigió respuesta a la Casa Blanca, pero un funcionario solo hizo referencia a los comentarios de la secretaria de prensa Jen Psaki en febrero. Es decir, señaló unas declaraciones de hace más de dos meses.

Nexos con el régimen chino

“Él ha estado trabajando para deshacer su inversión, pero ciertamente le indicaría que por tratarse de un ciudadano privado se dirigiera a él o a sus abogados externos para cualquier novedad”, esa fue la respuesta de Psaki.

Desde entonces parece que poco se ha avanzando luego de que New York Post reveló los negocios sospechosos del hijo de Joe Biden en el exterior. Facebook y Twitter censuraron la nota al igual que ocho medios informativos de EE. UU. afirmaban que se trataba de una operación rusa de desinformación.

Dicha empresa es copropiedad del Banco de China, naturalmente controlado por el régimen comunista, lo cual hace mucho más turbio el tema. El régimen chino ha considerado a EE. UU. su principal rival desde hace muchos años. Esto lo ha llevado a reforzar su arsenal bélico y fortalecer sus programas tecnológicos para superarlo. Ante tal competitividad, resultad extraño que el hijo de un ex vicepresidente —ahora presidente del país— haga negocios con el llamado Dragón Rojo.

Esperando algo a cambio

BHR Partners administra el equivalente a 2100 millones de dólares en activos. Hunter Biden entró a escena en octubre de 2017 cuando adquirió el 10 % de participación por 420.000 dólares a través de su empresa Skaneateles LLC., de acuerdo a un comunicado emitido por su abogado en octubre de 2019.

La copia de los correos electrónicos obtenidos en la computadora indican que su socio Eric Schwerin le dijo que podía esperar recibir pagos significativos de BHR a partir de 2019, informó anteriormente Daily Caller.

No está claro si Hunter Biden espera recibir un retorno de su inversión en la compañía después de que se complete su desinversión, señala de medio.

Aunque ese sea el motivo por el que no ha cumplido su promesa, Joe Biden tampoco se ha vuelto a pronunciar públicamente al respecto. Nada se sabe sobre su promesa, más allá de lo que dijo su secretaria de prensa a inicios de febrero.

Envía tu comentario

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas