Por Humberto Andrade – primerinforme.com

Una filtración de documentos del Partido Comunista Chino expuso el detallado plan que tiene Beijing para controlar el Internet.

Desde el manejo de la infraestructura, los protocolos y las políticas, China quiere expandirse también su dominio en el ciberespacio. De conseguirlo podrían  someter al mundo a una censura global similar a la que existe en ese país.

Xi Jinping ordenó personalmente concentrar los esfuerzos en controlar el Internet global. Para el régimen chino, desplazar a EEUU de su papel preponderante es lo principal, dicen los documentos internos revelados por The Epoch Times.

Lea también: Décadas de control totalitario de China fracasa, ahora al borde de un declive irreversible

Ya en 2017, Xi dijo que el «poder para controlar Internet» se había convertido en el «nuevo punto focal de la competencia estratégica nacional [de China]». Señalaba a Estados Unidos como una «fuerza rival» que se interpone en el camino de la ambiciones del régimen.

El objetivo final es lograr que el Partido Comunista Chino (PCCh) controle todo el contenido del Internet global.

La visión de Beijing es de «usar la tecnología para gobernar Internet». Así lograrían controlar cada parte del ecosistema en línea: sobre las aplicaciones, el contenido, la calidad, el capital y la mano de obra.

Estableciendo la censura global

El plan se comenzó a trazar, por lo menos, hace cuatro años. El líder chino reconoció que el régimen iba a la zaga de su rival Estados Unidos en áreas clave como tecnología, inversiones y talento.

Lo primero que intentará China es «establecer las reglas» que gobiernan el sistema internacional. En segundo lugar, colocar a agentes del PCCh en puestos importantes en las organizaciones globales de Internet. Por último, el régimen aspira a controlar la infraestructura que subyace a Internet. Es decir, China controlaría los servidores raíz.

Los servidores raíz del sistema de nombres de dominio (DNS) son los que conectan a los usuarios a los sitios web que quieren visitar. Hay más de 1.300 servidores raíz en el mundo. De esos, apenas  20 están en China. Estados Unidos tiene aproximadamente 10 veces más.

Lea también: Londres: Demandan a TikTok por recopilar ilegalmente información privada de niños

Si el régimen chino ganara control sobre más servidores raíz, podría redirigir el tráfico a donde quisieran. Si un usuario quiere ir a un artículo de noticias sobre un tema que Beijing considera delicado, entonces el servidor DNS del régimen podría dirigir al usuario a una página falsa que diga que el artículo ya no está en línea.

«En el momento en que controlas la raíz, puedes falsificar o fingir cualquier cosa», dijo Gary Miliefsky, experto en ciberseguridad y editor de Cyber ​​Defense Magazine, a The Epoch Times. «Puedes controlar lo que la gente ve, lo que la gente no ve», agregó.

China avanza en su plan

Beijing avanza en su ruta. En 2019, Huawei propuso un nuevo protocolo de internet llamad «New IP». Así plantean reemplazar la infraestructura de medio siglo que sustenta la web.

La nueva IP se promociona como más rápida, más eficiente, flexible y segura que la Internet actual, y será construida por los chinos. Si bien la nueva red puede generar una red global mejorada, dijo Miliefsky, «el precio es la libertad».

Lea también: Australia se le planta a China: Scott Morrison rechaza el dinero del Partido Comunista y anula las obras de la Nueva Ruta de la Seda en el país

Según el documento, Xi ordenó al régimen del PCCh que estableciera “tres ecosistemas” —tecnología, industria y política— para desarrollar tecnologías básicas de Internet.

Tener trabajadores calificados es clave para este plan. Y se planea contratar a talentos de todo el mundo a través de empresas chinas.

Envía tu comentario

guest
1 Comentario
Más antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas