Por Sabrina Martín Rondón – elamerican.com

La Federación Americana de Maestros (AFT por sus siglas en inglés) presionó a los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) para evitar la apertura total de escuelas.

Un reportaje del New York Post reveló que el sindicato de maestros intervino en la toma de decisiones relacionadas con el regreso a las clases presenciales e hizo sugerencias y modificaciones durante las conversaciones entre los CDC y la Casa Blanca.

Según el Post, el sindicato habría dado sugerencias o lineamientos para modificar la redacción de la guía que fue publicada en febrero.

“Los documentos muestran una ráfaga de actividad entre la directora de los CDC, la Dra. Rochelle Walensky, sus principales asesores y dirigentes sindicales, con los altos mandos de Biden en la Casa Blanca, en los días previos al anuncio del 12 de febrero sobre las pautas para la reapertura de escuelas”, señala el reportaje.

El diario explicó que el cabildeo de los maestros logró frutos al punto en que en al menos dos casos de las sugerencias de lenguaje fueron adoptadas casi literalmente en el texto final del documento de los CDC.

Al momento de la publicación del documento Walensky dijo que la guía estaba “libre de intromisiones políticas”; sin embargo, su afirmación contradice los correos electrónicos a los que tuvo acceso el NYP.

La Dra. Monica Gandhi, profesora de medicina de la Universidad de California en San Francisco quien ha escrito extensamente sobre el coronavirus, calificó los correos electrónicos de los CDC-AFT como “muy, muy preocupantes”.

“Lo que me parece extraño aquí es que habría este intercambio íntimo, incluidas las llamadas telefónicas en las que este grupo político puede ayudar a formular una guía científica para nuestra principal organización de salud pública en los Estados Unidos”, dijo Gandhi a The Post. 

“La AFT representa a 1.7 millones de educadores, profesionales de la salud y empleados públicos que pasaron los últimos 14 meses al frente de la pandemia de COVID-19. Así que, naturalmente, hemos estado en contacto regular con las agencias que establecen políticas que afectan su trabajo y sus vidas, incluido el CDC ”, dijo la portavoz de la AFT, Oriana Korin.

Aunque especialistas en salud están de acuerdo con que no hacen falta vacunas para reabrir las escuelas primarias en Estados Unidos, sindicatos de docentes de todo el país se han opuesto alegando supuestos motivos de seguridad.

Una encuesta del New York Times publicada en febrero dirigida a más de 175 expertos en salud señala que no hay razón para que las escuelas no abran sus puertas, a menos que exista evidencia de transmisión dentro de la misma.

“La crisis de salud mental causada por el cierre de las escuelas será una pandemia peor que la Covid”, comentó Uzma Hasan, jefa de División de Enfermedades Infecciosas Pediátricas en RWJBarnabas Health en Nueva Jersey.

Envía tu comentario

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas