Traducido de Dailyexpose.co.uk por TierraPura.org

La gente común y trabajadora del Reino Unido ha sido engañada. Han sido manipulados y coaccionados para cumplir con el fascismo médico, gracias a la guerra psicológica desatada por el Gobierno del Reino Unido y sus asesores científicos cada hora de vigilia desde marzo de 2020.

Las armas de las autoridades han sido la televisión, la radio y los periódicos. Pero su arma más importante para asegurarse de que el público en general haya cumplido con la tiranía dictatorial y se haya ofrecido como ratas de laboratorio en el mayor experimento que se ha llevado a cabo en la historia de la humanidad, es un arma que todos los que lean esto conocerán personalmente. Porque esa arma has sido tú.

Para entender cómo las autoridades han conseguido manipular y coaccionar al pueblo británico para que cumpla con el fascismo médico debemos remontarnos a marzo de 2020. Fue en ese momento cuando Boris Johnson tenía una simple instrucción para el pueblo británico, esa instrucción era que «deben quedarse en casa». Quedarse en casa para proteger el Servicio Nacional de Salud y salvar vidas. Esto se vendió a los británicos informándoles de que las autoridades sólo necesitaban «tres semanas para aplanar la curva». Pero esas tres semanas se convirtieron en seis. Luego esas seis semanas se convirtieron en doce semanas. Luego esas doce semanas se convirtieron en doce meses, y todavía a día de hoy las libertades que se daban por sentadas antes de marzo de 2020 no parecen estar al alcance.

Lea también: La mayoría de las muertes por diabetes, enfermedades cardíacas y Alzheimer en Reino Unido son clasificadas como ‘muertes COVID’, afirma médico

Pero, ¿cómo demonios han conseguido salirse con la suya? Pues sólo hay que hurgar en los documentos del gobierno que están a disposición del público, si saben encontrarlos. El primer documento que descubrimos se titula «Opciones para aumentar la adhesión a las medidas de distanciamiento social» y fue publicado el 22 de marzo de 2020, un día antes del anuncio de que los británicos «deben quedarse en casa».

Este es uno de los problemas que consideran que tienen para convencer a la gente de que se distancie socialmente.

Un número considerable de personas aún no se siente suficientemente amenazado personalmente; podría ser que se sientan tranquilos por la baja tasa de mortalidad.

Tenían mucha razón, y siguen teniendo mucha razón al estar tranquilos por la baja tasa de mortalidad, ya que las estadísticas muestran que sólo el 0,2% de los que desarrollan la supuesta enfermedad Covid-19 mueren trágicamente. Y aun así, la inmensa mayoría de los que mueren tienen más de 85 años y, además, padecen enfermedades subyacentes.

Pero eso no ayudaría a crear la ilusión de un problema si no se consiguiera que la gente se distanciara socialmente, así que esto es lo que el equipo de análisis del comportamiento aconsejó al Gobierno del Reino Unido que hiciera en respuesta a este problema

Es necesario aumentar el nivel de percepción de la amenaza personal entre quienes son complacientes, utilizando mensajes emocionales contundentes. Para que sea eficaz, también hay que empoderar a la gente dejando claras las medidas que pueden tomar para reducir la amenaza.

«Percibido» es probablemente la palabra más clave dentro de ese consejo dado al Gobierno del Reino Unido sobre cómo manipular al pueblo británico. Ya que toda esta farsa ha sido enteramente sobre la percepción. Si hubiera algún nivel de amenaza personal, no habría necesidad de utilizar mensajes emocionales contundentes, ya que la gente se sentiría realmente amenazada. Si realmente hubiera algo de lo que el pueblo británico tuviera que desconfiar, no sería necesaria una campaña publicitaria en los medios de comunicación para que lo supieran.

Lea también: Reino Unido planeó en secreto la implementación de los pasaportes de vacunación

Pero aquí hay un ejemplo de algunos de los «mensajes emocionales contundentes» utilizados para manipular al pueblo británico para que acepte el fascismo médico.

«No mates a la abuelita con el virus», advierte Matt Hancock, que achaca el aumento de los casos de Covid a los jóvenes de clase media. Este es sólo un ejemplo de los muchos que se han utilizado para aumentar el nivel de percepción de la amenaza personal.

Pero los mensajes propagandísticos a través de los medios de comunicación no eran suficientes por sí solos, así que ahí es donde entra el arma más vital en la manga de las autoridades: tú. El documento «Opciones para aumentar la adhesión a las medidas de distanciamiento social» tiene una sección titulada «Coerción». No nos lo estamos inventando, y este era uno de los puntos que se planteaban en esa sección…

La desaprobación social de la comunidad puede desempeñar un papel importante en la prevención de comportamientos antisociales o en la disuasión de la falta de comportamientos prosociales, (por lo tanto) debe considerarse el uso de la desaprobación social.

Aquellos que se tragaron la propaganda y las mentiras emitidas en todos los canales de televisión y emisoras de radio dominantes, y publicadas en todos los periódicos dominantes, han sido el pegamento que ha mantenido unida la destrucción de la vida tal y como la conocíamos. Porque han vigilado la introducción del fascismo médico para las autoridades, y ni siquiera se dan cuenta de que han sido y están siendo utilizados.

El documento enumera cada una de las tácticas utilizadas para asegurar que el pueblo británico cumpla con la pérdida de sus derechos y libertades y estas han incluido

.Utilizar los medios de comunicación para aumentar la sensación de amenaza personal

Utilizar los medios de comunicación para aumentar el sentido de responsabilidad hacia los demás

Utilizar y promover la aprobación social de los comportamientos deseados

Utilizar la desaprobación social para los que no cumplen

El documento explica en su totalidad cómo han logrado manipular y coaccionar al pueblo británico para que cumpla con el fascismo médico utilizando la guerra psicológica. Pero, ¿cómo van a mantener las autoridades esta farsa ahora que las «milagrosas» vacunas experimentales se están extendiendo por todo el país? ¿Cómo van a asegurarse de que el pueblo británico siga acatando el fascismo médico ahora que los más vulnerables a esta supuesta enfermedad han sido vacunados?

Bueno, otro documento encontrado en el sitio web del Gobierno nos ayuda a encontrar la respuesta a eso. El documento se titula «Consideraciones sociales y de comportamiento a la hora de reducir las restricciones» y fue publicado el 10 de febrero de 2021. Un documento que esencialmente confirma que la escritura está en la pared para un retorno a la normalidad y que la introducción de pasaportes de vacunas (pases de libertad) es inevitable.

Uno de los puntos del documento describe los problemas que pueden surgir al levantar algunas restricciones. Con complicaciones en la mensajería debido a las «diferencias entre niveles» y a los «certificados de inmunidad o vacunación que proporcionan exenciones» para que los vacunados realicen o participen en determinadas actividades.

¿Niveles? Pero Boris Johnson dijo que íbamos a volver a la normalidad el 21 de junio, ¿por qué demonios íbamos a necesitar niveles? Porque es un mentiroso.

Otra línea del documento explica que otro problema para las autoridades a la hora de conseguir que el público británico siga cumpliendo con el fascismo médico es que «a medida que aumenta la percepción de inmunidad, los mensajes pueden necesitar explicar por qué es importante seguir cumpliendo con las medidas de protección específicas».

¿Por qué exactamente el pueblo británico tendrá que seguir adhiriéndose a las restricciones si ahora tienen una milagrosa vacuna experimental que los «salvará» de Covid-19? Después de todo, el Secretario de Salud, Matt Hancock, nos recuerda constantemente que «la vacunación es nuestra ruta de vuelta a la normalidad».

Lea también: Detienen a un anciano de 92 años en Reino Unido por no llevar mascarilla

Bueno, tal vez la siguiente parte del documento pueda explicar por qué, y es una carta que se han guardado en la manga y que aún no han jugado realmente, pero todos sabemos que está por llegar.

El documento afirma que «el 17% de los adultos espera volver a la normalidad en seis meses o menos. La modelización del SPI-M sugiere que esto es optimista. Además, el reto de las nuevas variantes puede exigir una reimposición repentina y estricta de las medidas».

Si pensabas que la vida iba a volver a la normalidad el 21 de junio, piénsalo de nuevo, no está en el guión, va a ocurrir todo lo contrario y acabamos de mostrarte las pruebas en blanco y negro.

Envía tu comentario

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas