Fuente: es.faluninfo.net

Zha Zhuolin fue despedido por practicar y buscar justicia para Falun Dafa, y se le dijo que primero debía ser leal al partido.

Zha, de 57 años, en la ciudad de Yuzhou, provincia de Henan, es un veterano del ejército que había servido en la fuerza policial durante 21 años antes de ser despedido de su trabajo, el 19 de agosto de 2020. Debía jubilarse en dos años.

En 2015, Zha presentó una denuncia penal contra Jiang Zemin, el ex jefe del régimen comunista chino, que ordenó la persecución a Falun Dafa. Debido a su queja, la Oficina 610, una agencia extralegal creada específicamente para perseguir a Falun Dafa, ordenó al departamento de policía local que castigara a Zha.

Zha recibió una advertencia y nunca más se le dio una bonificación, que habría ascendido a más de 100.000 yuanes en 2020. También se le ordenó que escribiera una declaración de renuncia a Falun Dafa pero se negó a cumplir, y más tarde fue despedido.

Zha se unió al ejército cuando tenía 19 años y sirvió durante los siguientes 17 años, ganando muchos premios antes de convertirse en oficial de policía, en 1999. Trabajó muy duro y resolvió muchos casos difíciles de tráfico de drogas, asesinato y robo.

Debido a los años de trabajo duro, desarrolló muchas enfermedades, incluyendo presión arterial alta, migrañas, fibrosis del hombro y una hernia de disco lumbar. Buscó muchas formas de tratamiento, pero ninguna le sirvió.

Sin ninguna esperanza de mejora, decidió probar Falun Dafa en 2013. Para su sorpresa, todos sus síntomas desaparecieron pronto y volvió a gozar de buena salud.

Esforzándose por vivir según los principios de Falun Dafa de Verdad, Benevolencia y Tolerancia, Zha dejó de aceptar sobornos y se volvió considerado con los demás. En una ocasión, él trató con un borracho que le abusaba verbalmente y casi lo golpeó. La mayoría de sus colegas perdieron la paciencia y estuvieron a punto de encerrar a la persona, pero Zha se mantuvo tranquilo y resolvió pacíficamente el asunto. Los que presenciaron el incidente quedaron impresionados por su comportamiento, ya que se sabe que muchos agentes de policía en China son violentos y corruptos.

Lea también: China: Tras ser encarcelada nueve años, una madre de dos niños es condenada de nuevo a cinco años por su fe

Después de que Zha presentó su denuncia y fue castigado por el departamento de policía local, su supervisor a menudo hablaba con él y lo amenazaba con su trabajo y el de su esposa, para tratar de persuadirlo de que dejara de practicar Falun Dafa.

En junio de 2020, Xu Wei, el jefe de policía y Wang Xiaowei, director de la Oficina de Seguridad Interna, hicieron un último intento de presionar a Zha para que cambiara su actitud sobre Falun Dafa. Zha respondió que él no hace nada malo en seguir los principiosde Verdad, Benevolencia y Tolerancia – y tratar de ser una buena persona.

Wang dijo: “Eres un oficial de policía. Eres diferente [del público en general]. La primera regla para un oficial de policía es ser leal al partido”.

Cuando Zha dijo que la constitución garantiza la libertad de creencia y que no hay ninguna ley en China que diga que practicar Falun Dafa es un crimen, Wang lo detuvo y dijo que no quería hablar del tema de la libertad de creencia o de la ley. Wang enfatizó que sólo le importaba ser leal al partido y que quien todavía practicara Falun Dafa sería considerado desleal.

Lea también: EE. UU.: Llaman a boicotear los “Juegos del Genocidio” de Pekín

Poco después de esa reunión, se le ordenó a Zha que entregara todo su equipo policial, y su trabajo fue puesto en suspensión. Dos meses después, recibió una notificación formal de que había sido despedido.

Zha presentó una moción para protestar por la decisión. Dijo: “Si una sociedad no puede tolerar los valores de Verdad, Benevolencia y Tolerancia, entonces es una sociedad peligrosa. Esto no es una persecución contra mí personalmente, es una represión de los valores universales”.

Envía tu comentario

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas