Guo Yunqing, su esposa Du Hongfang y su hijo Guo Fengqing, de la ciudad de Jilin, provincia de Jilin, solían ser una familia feliz. Pero, desde 1999, cuando el Partido Comunista Chino (PCCh) inició la persecución en contra de Falun Dafa que la pareja practicaba, el marido fue detenido en múltiples ocasiones y condenado a 14 años tras su último arresto, en 2007, su esposa quedó paralizada después de haber sido encarcelada y torturada durante ocho años, y su hijo fue obligado a abandonar la escuela y a enfrentarse a la discriminación donde sea que fuera.

Como último golpe, en junio o julio de 2020, la pareja fue informada por la Oficina de Recursos Humanos y Seguridad de la ciudad de Jilin de que sus pensiones estaban suspendidas. Las autoridades dijeron que, a los que cumplieran condena en prisión, no se les consideren los años de empleo anteriores a 1987 en su pensión, y que a los que trabajaran después de 1987, se les descontarían los años que hubieran pasado en prisión.

Guo empezó a trabajar en 1976 y Du en 1986. Cumplieron 11 y 8 años de prisión, respectivamente, por lo que Guo sólo obtuvo crédito por haber trabajado 25 años y Du sólo por 9 años según el nuevo cálculo. Al quedar tan poco tras las deducciones, las autoridades simplemente suspendieron el pago de sus pensiones.

Las primeras detenciones de Guo se produjeron tras acudir en numerosas ocasiones a Beijing para apelar por Falun Dafa en 1999 y 2000, donde en una ocasión fue agredido por decenas de policías. Más tarde fue detenido y torturado por intentar distribuir material informativo sobre Falun Dafa.

Guo también fue condenado a numerosos campos de trabajo durante los años siguientes, y contrajo enfermedades cardíacas, fractura de costillas y otras dolencias a causa de la tortura. En julio de 2003, la policía lo puso en libertad para que “cumpliera su condena en casa”.

La última detención de Guo se produjo el 14 de marzo de 2007, cuando también fueron detenidos su mujer y su hijo. Entonces fue condenado a 14 años de prisión sin que su familia lo supiera. Lo torturaron repetidamente, le inyectaron múltiples veces drogas desconocidas y lo metieron en un equipo de formación intensiva para ser “transformado”.

Tras 11 años de persecución, Guo estaba destrozado física y mentalmente. Estaba en estado crítico y tuvo que ser operado de las vías biliares en el hospital de la Universidad Médica de la ciudad de Changchun. Fue dado de alta el 24 de abril de 2019.

La esposa de Guo Yunqing, Du Hongfang, también fue detenida en numerosas ocasiones en 1999 por ir a Beijing a apelar por Falun Dafa. Después de ser liberada, la policía siguió acosándola, obligándola a vivir fuera de casa para evitar a la policía.

Ulteriormente, Du fue enviada a dos campos de trabajo a principios de 2000. En los campos de trabajo, Du fue golpeada por los reclusos, maltratada verbalmente y electrocutada repetidamente con una porra eléctrica, además de ser obligada a realizar trabajos pesados durante más de 14 horas. Para obligar a Du a “transformarse”, también la forzaron a ver varios vídeos y a leer libros que calumniaban a Falun Dafa día y noche.

Du fue detenida de nuevo en 2008 y condenada a ocho años de prisión. En la cárcel, los guardias emplearon diversos medios de tortura, como el aislamiento, el ahorcamiento, el estar de pie largas horas y la privación del sueño, todo para intentar obligar a la Sra. Du a renunciar a sus creencias. En una ocasión, después de haber permanecido de pie durante 13 horas, los reclusos intentaron introducir en su entrepierna un libro con una foto del fundador de Falun Dafa y después le golpearon la cabeza contra la pared. El golpe le hizo perder el control de la vejiga.

Después de sufrir tales tratos inhumanos y torturas, Du, que en un principio era amable y sana, estuvo a punto de sufrir un colapso mental y tuvo síntomas de derrame cerebral. Incluso en este estado, la prisión no la liberó y la envió al hospital para que recibiera “tratamiento”. Cuando Du terminó de cumplir su condena y fue liberada el 3 de julio de 2016, estaba incapacitada.

Ahora, Du ha perdido la sensibilidad en las manos, los pies y las piernas. Babea y no puede hablar. Tiene incontinencia y tiene que llevar pañales. Ella y su familia son acosados con frecuencia por la policía y el personal del comité residencial.

En agosto de 2020, Du se cayó y se produjo una distensión en los muslos. No podía enderezar las piernas y a Guo le resultaba cada vez más difícil ayudarla a darse la vuelta en la cama.

El hijo de la pareja, Guo Fengqing, sólo tenía 9 años en el momento en que sus padres fueron detenidos, y no quedó nadie para cuidar de él. Vivía como un vagabundo y ya no se le permitía ir a la escuela. Constantemente acosado y humillado en la comunidad, el niño quedó gravemente traumatizado.

Su familia quedó destrozada cuando los tres fueron detenidos el 4 de marzo de 2007. Su padre, Guo Yunqin, fue condenado a 14 años de prisión el 10 de julio. Él y su madre, la Sra. Du, fueron detenidos y luego puestos en libertad bajo fianza. Se escondieron para evitar ser detenidos de nuevo.

Debido a que sus padres fueron perseguidos durante tanto tiempo, el Sr. Guo Fengqing abandonó la práctica por miedo a ser detenido de nuevo. Ahora, a sus 30 años, se gana la vida con trabajos esporádicos.

Envía tu comentario

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas