Traducido de Breitbart.com por TierraPura.org

Los donantes de la Organización Mundial de la Salud (O.M.S.) y los diplomáticos de los países miembros están expresando «serias preocupaciones» sobre las acusaciones de abuso sexual que emanan de la misión de la O.M.S. para combatir la epidemia de ébola en el Congo en 2018-2019, informó el viernes Associated Press.

La AP informó el miércoles  que altos funcionarios de la O.M.S. mentían cuando negaban tener conocimiento de las acusaciones en el Congo, que incluían a ayudantes locales que se quejaban de haber sido presionados para mantener relaciones sexuales por al menos dos médicos de la O.M.S.

Según las denuncias, uno de los médicos condicionó el empleo en la misión de la O.M.S. a la obtención de favores sexuales, una exigencia difícil de rechazar para los empobrecidos habitantes de la región del Congo, mientras que otro dejó embarazada a una chica local y le pagó para que guardara silencio. La AP obtuvo un contrato notarial que reveló que un empleado y un gerente de la O.M.S. firmaron como testigos del acuerdo de silencio para «proteger la integridad y la reputación» de su organización.

Los médicos de la O.M.S. en cuestión, Boubacar Diallo y Jean-Paul Ngandu, negaron haber actuado mal, pero la AP llevó a cabo una amplia investigación que incluía docenas de entrevistas, correos electrónicos, documentos legales y reuniones grabadas que demostraron que la alta dirección de la O.M.S. hizo caso omiso de las quejas sobre ambos hombres. La mujer que acusó a Diallo de exigir sexo a cambio de empleo dijo que «a menudo se jactaba de sus conexiones con el director general de la O.M.S., Tedros Adhanom Ghebreyesus».

«Ocho altos funcionarios reconocieron en privado que la OMS no había abordado eficazmente la explotación sexual durante el brote de ébola y que el problema era sistémico, según muestran las grabaciones de las reuniones internas», afirma el informe de la investigación.

«A lo largo de 2018 y 2019, tres expertos en ébola, incluidos dos que trabajaban para la OMS en ese momento, dijeron a AP que plantearon sus preocupaciones sobre el abuso sexual en general, y sobre Diallo en particular, a los altos directivos. Pero afirmaron que se les dijo que controlar el brote de ébola era más importante, y dos de ellos dijeron que Diallo era considerado ‘intocable’ por su relación con Tedros», añade el informe.

La AP criticó a la O.M.S. por llevar a cabo una investigación superficial de las denuncias de abusos, por no respetar sus propios protocolos para tratar las acusaciones de abusos, por dar instrucciones a los denunciantes para que se mantuvieran callados y por no entrevistar a ninguno de los acusadores. Algunos de los funcionarios de la O.M.S. que hablaron con los reporteros de AP parecían ser muy conscientes de que la organización tiene problemas generalizados con los abusos sexuales, y no se sorprendieron de que las acusaciones del Congo no llegaran a ninguna parte:

Todos nosotros podíamos sospechar durante el tiempo que duró la respuesta al ébola que algo así sería posible», dijo Andreas Mlitzke, director de la oficina de cumplimiento, gestión de riesgos y ética de la OMS, durante una reunión interna en noviembre. Mlitzke comparó a los funcionarios de la OMS en el Congo con «una fuerza invasora» y dijo: «Cosas como ésta han ocurrido históricamente en tiempos de guerra».

Mlitzke dijo durante la reunión que la OMS suele «adoptar el enfoque pasivo» en sus investigaciones, y que no se podía esperar que descubriera las irregularidades de los funcionarios.

«Lo que nos impide hacer algo proactivo es nuestra propia psicología», dijo.

El informe de seguimiento de AP del viernes reveló que diplomáticos y donantes de la O.M.S. de Estados Unidos, Reino Unido y Europa expresaron su grave preocupación por las acusaciones sobre el Congo.

La mayoría de estos partidarios inquietos de la O.M.S. sugirieron que quieren que la organización investigue más seriamente las acusaciones de abusos sexuales, o de lo contrario podrían retener la financiación. El Banco Mundial ya ha suspendido las negociaciones para una nueva financiación en el Congo, incluyendo más dinero para las operaciones de la O.M.S., hasta que se aborden a fondo las acusaciones.

Lea también: El último informe de la OMS sobre el origen del Covid-19 forma parte de la guerra informativa del PCCh

«Lo que resulta alarmante es que la OMS parece mantener en silencio estos abusos y no condenar públicamente estas acusaciones. Se habla mucho de dar más dinero a la OMS, pero no creo que ningún gobierno deba comprometerse a ello hasta que sepamos que es una organización en la que podemos confiar», aconsejó la profesora adjunta de la London School of Economics, Clare Wenham.

El embajador británico ante las Naciones Unidas, Simon Manley, indicó que su gobierno está considerando seriamente este enfoque.

«El Reino Unido tiene un enfoque de tolerancia cero en lo que respecta a la explotación y el acoso sexual, y eso se extiende a todas las organizaciones internacionales que financiamos. Estamos hablando con la OMS y otros donantes importantes con carácter de urgencia para establecer los hechos», dijo Manley.

Por desgracia, las agencias de las Naciones Unidas no son ajenas a los escándalos de abusos sexuales. La O.M.S. es uno de los tres organismos acusados de abusar de mujeres en la República Democrática del Congo durante el brote de ébola, junto con la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y UNICEF. Todas estas organizaciones están investigando ostensiblemente sus escándalos de abusos sexuales desde finales del año pasado.

Envía tu comentario

guest
6 Comentarios
Más antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas