Por Carlos Esteban – gaceta.es

Como ya hemos informado, el ‘Trump 2.0’ que gobierna Florida, Ron DeSantis, no solo ha levantado todas las restricciones de lucha contra la pandemia en su estado, sino que a principios de este mes aprobó una ley que prohíbe el llamado ‘pasaporte vacunal’. Y la prueba de fuego de una ley frontalmente opuesta a las instrucciones federales que está a la vuelta de la esquina.

Florida tiene en los cruceros una de sus principales fuentes de riqueza, y las estrictas medidas aplicadas por Washington con el pretexto de la pandemia mantuvieron inactivo el sector durante más de un año, para indignación del gobernador republicano.

Ahora han vuelto los cruceros, pero con un detalle: los Centros de Control de Enfermedades (CDC), la autoridad federal en enfermedades infecciosas, exige a la tripulación y al pasaje de todas las embarcaciones mostrar un certificado que demuestre que se han vacunado contra el covid antes de subir abordo. Y con DeSantis han topado. “Vamos a aplicar la ley de Florida”, ha declarado, desafiante, el gobernador. “Uno no aprueba leyes para luego no aplicarlas cuando se trata de gigantes empresariales, no es así como funciona esto”.

La ocasión elegida es el anuncio por parte de uno de los gigantes del sector, Celebrity Cruises, de que había recibido permiso de los CDC para hacerse a la mar, con una condición: todos los pasajeros mayores de 16 años tendrán que estar vacunados con las dos dosis para subir abordo. Y la firma aún planea rebajar la edad de vacunación exigida a los 12 años a partir de agosto.

En principio, los CDC no tienen autoridad ejecutiva y, de hecho, lo que aplica Celebrity son sus “recomendaciones”. En concreto, los CDC “recomiendan que todo el personal portuario implicado, los pasajeros y la tripulación se vacunen contra el covid-19 en cuanto sea posible”.

Problema: “En Florida, se protegerá tu libertad personal con respecto a la vacunación y ninguna entidad pública o privada podrá negarte sus servicios en razón a tu decisión a ese respecto”, recuerda DeSantis.

Lo de DeSantis con los CDC parece ya personal: la institución federal ha dañado considerablemente su economía durante más de 14 meses sin tener autoridad para hacerlo, como ha recordado doliente el gobernador.

Pero la empresa ignora las advertencias del gobernador y pretende seguir adelante con sus planes: o te vacunas, o te olvidas del crucero. “Estamos trabajando para completar nuestras medidas sanitarias y de seguridad para los cruceros que partan de puertos norteamericanos, Florida incluida, en colaboración con los CDC y las autoridades de los países que visitamos”, ha señalado a USA Today la portavoz de Celebrity, Susan Lomax.

DeSantis no hace más que ganarse enemigos: los CDC, Washington, Celebrity, los gigantes tecnológicos -contra los que acaba de aprobar una ley-, el estamento ‘woke’ -al prohibir que se enseñe Teoría Racial Crítica en instituciones dependientes del estado de Florida- y, en general, los mismos enemigos que acabaron conjurándose para impedir la reelección de Donald Trump. 

Envía tu comentario

guest
6 Comentarios
Más antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas