Traducido de BigLeaguePolitics.com por TierraPura.org

Nuevas revelaciones de correo electrónico obtenidas bajo la Ley de Libertad de Información (FOIA) han mostrado cómo el director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID), el Dr. Anthony Fauci, se confabuló con el CEO de Facebook, Mark Zuckerberg, para implementar el control de pensamiento orwelliano desde el comienzo de la pandemia de COVID-19.

Durante un intercambio en febrero de 2020, Zuckerberg le preguntó a Fauci sobre las mejores formas en que podría ayudar con la síntesis y distribución masiva de una vacuna contra el COVID-19, ofreciendo aportar dinero y recursos al proyecto a través de su fundación.

«Me alegró escuchar su declaración de que la vacuna contra el covid-19 estará lista para los ensayos en humanos en seis semanas. ¿Hay algún recurso que nuestra fundación pueda aportar para acelerar potencialmente esto o, al menos, asegurarse de que se mantiene en el camino?» preguntó Zuckerberg a Fauci.

«Si empezamos en abril (dentro de unas 6-7 semanas) con un ensayo de fase 1 con 45 sujetos, tardaremos otros 3-4 meses en determinar la seguridad y algo de inmunogenicidad. El siguiente paso es la fase 2 para determinar la eficacia. Es posible que necesitemos ayuda con los recursos para el ensayo de fase 2 si no conseguimos el suplemento presupuestario solicitado. Creo que estaremos bien. Si esto se desvía, me pondré en contacto con usted. Muchas gracias por la oferta. Se lo agradezco mucho», dijo Fauci en su respuesta.

Un par de semanas más tarde, Zuckerberg se dirigió de nuevo a Fauci con la propuesta de hacer propaganda en su nombre para asegurarse de que el público estuviera debidamente condicionado por el miedo al virus COVID-19. 

«Quería enviarle una nota de agradecimiento por su liderazgo y por todo lo que está haciendo para que la respuesta de nuestro país a este brote sea lo más eficaz posible. También quería compartir algunas ideas sobre las formas en que podríamos ayudarle a difundir su mensaje, pero entiendo que está increíblemente ocupado, así que no sienta la necesidad de responder a menos que le parezcan interesantes», escribió.

Zuckerberg explicó cómo su plataforma iba a servir de “Gran Hermano” para restringir toda la información sobre COVID-19 que no hubiera sido aprobada por el cartel de las Big Pharma.

«Esto aún no es público, pero estamos construyendo un centro de información sobre el coronavirus que vamos a poner en la parte superior de Facebook para todo el mundo (más de 200 millones de estadounidenses, 2.500 millones de personas en todo el mundo) con dos objetivos: (1) asegurar que la gente pueda obtener información autorizada de fuentes fiables y (2) animar a la gente a practicar la distancia social y dar ideas para hacerlo utilizando herramientas de Internet. Esto se pondrá en marcha en las próximas 48 horas», escribió en un correo electrónico de marzo de 2020.

«Como parte central de este centro, creo que sería útil incluir un vídeo suyo porque la gente confía y quiere escuchar a los expertos en lugar de a un montón de agencias y líderes políticos. Esto podría hacerse en varios formatos si está abierto a ello. Probablemente lo mejor sería grabar una sesión de preguntas y respuestas en la que usted respondiera a las principales cuestiones de la gente, pero también estaríamos abiertos a otros formatos», añadió.

» Su idea y su propuesta suenan muy bien. Estaría encantado de hacer un vídeo para su centro. Tenemos que llegar al mayor número posible de personas y convencerlas de que se tomen en serio las estrategias de mitigación o las cosas empeorarán mucho, mucho», dijo Fauci en respuesta.

Además de hacer propaganda en nombre del Dr. Fauci, Zuckerberg también dotó a Facebook de veteranos operativos demócratas y financió una infraestructura electoral crucial para unas elecciones de 2020 manchadas con acusaciones de trampas e incorrecciones.

Big League Politics informó sobre cómo el dinero de Zuckerberg obligó a republicanos comprados a hacer la vista gorda al fraude electoral en el momento más importante:

«La oficina del Secretario de Estado de Georgia, Brad Raffensperger, está defendiendo el pago de más de 5 millones de dólares de un grupo respaldado por el CEO de Facebook, Mark Zuckerberg, para financiar la infraestructura electoral en el estado”.

El Centro de Innovación e Investigación Electoral (CEIR), con sede en Washington D.C., donó casi 5,6 millones de dólares a la oficina del Secretario de Estado de Georgia. Aparentemente recibieron un tremendo retorno de su inversión, ya que Raffensperger no hizo nada más que obstruir luego de que se reportaran los resultados sospechosos de los centros de votación atendidos por demócratas, capturados en una cinta de video violando la Ley Electoral.

El portavoz de Raffensperger, Walter Jones, incluso se jactó en un comentario por correo electrónico para Georgia Star News diciendo que el dinero de Zuckerberg les ha dado la capacidad de aplastar la disidencia que pide investigaciones sobre el fraude electoral.

«Cualquier subvención o fuente de financiación, tal y como permite la ley de Georgia, ha permitido a ésta y a las oficinas electorales locales combatir la desinformación similar a la contenida en artículos recientes publicados por este medio que socavan la confianza de los votantes de Georgia», dijo Jones.

Además de financiar el proceso electoral en Georgia, el CEIR también gastó 13 millones de dólares en Pensilvania, 11 millones en Michigan, 5,6 millones en Georgia y 4 millones en Arizona. Todos ellos son estados en los que el recuento de votos se detuvo misteriosamente después de que Trump hubiera conseguido una ventaja aparentemente insuperable. Cuando se reanudó el recuento de votos, los aspirantes a las urnas fueron privados de sus derechos y cientos de miles de misteriosas papeletas que llegaron a altas horas de la noche inclinaron la elección hacia Biden.

Además de pagar a varios secretarios de Estado para ayudar a inducir el cumplimiento, la plataforma de medios sociales de Zuckerberg también censuró las noticias sobre el hijo de Biden, Hunter, para proteger sus posibilidades presidenciales a pesar de que la noticia era cierta.»

Estados Unidos se enfrenta a niveles bíblicos de corrupción y, si no se logra una rápida rendición de cuentas contra los criminales que condenaron a la República, la maldición parece estar en el horizonte de la antigua tierra de la libertad.

Envía tu comentario

guest
5 Comentarios
Más antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas