Fuente: Rebelión en la granja

Ciudad del Vaticano sigue sin condenar la represión que padece el pueblo cubano.

La violencia ejercida desde la tiranía sobre una población indefensa, la represión de la disidencia, las desapariciones de más de 200 ciudadano, las torturas, el apagón informativo con detención de periodistas, youtubers, bloqueos, intelectuales, artistas y simples ciudadanos, nada de eso es suficiente para que Francisco Bergoglio haga una sola declaración en favor de las víctimas cubanas y en condena de la tiranía que asola la isla.

Los católicos cubanos se sienten completamente abandonados por el papa.

Los sacerdotes de la isla no entienden -y no pueden explicar- los silencios del pontífice, tan presto a condenar los excesos del capitalismo como renuente a defender a los cristianos víctimas de la tiranía comunista.

El silencio es cómplice.  El silencio es hipócrita.  El pastor da la espalda a su rebaño.

Envía tu comentario

guest
10 Comentarios
Más antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas