Fuente: El American

La secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki admitió el jueves estar monitoreando perfiles de Facebook y marcando publicaciones “problemáticas” que esparcen “desinformación” sobre las vacunas contra COVID-19.

La administración Biden solicitó a Facebook que comparta la información sobre el alcance y participación de otros usuarios en las publicaciones que han sido marcadas como “desinformación”.

Según el testimonio de Psaki, el personal de la administración Biden y los miembros de su equipo para el COVID-19 se mantienen “en contacto regular” con las plataformas de redes sociales en busca de publicaciones que contengan “desinformación”, específicamente sobre las vacunas contra el coronavirus y la pandemia.

Lo que le exigen a Facebook

“Facebook debe proporcionar de manera pública y transparente datos sobre el alcance de la desinformación sobre la vacuna contra COVID-19, no solo la respuesta de los usuarios, sino el alcance de la desinformación y la audiencia a la que está llegando”, dijo Psaki. “Eso nos ayudará a asegurarnos de que estamos brindando información precisa a las personas”.

Además, Psaki insistió en que esos datos deben proporcionarse “no solo a los investigadores” de la Casa Blanca, sino también “al público para que sepa y comprenda lo que es exacto e inexacto”.

La secretaria de Prensa considera necesario que redes como Facebook “creen una estrategia de cumplimiento sólida” a las reglas contra la desinformación, capaz de “establecer un puente entre todas las plataformas y proporcionar transparencia sobre las reglas” a sus usuarios. Opina que eso permitiría actuar más rápido contra “publicaciones dañinas”, y contribuiría a ofrecer “fuentes de información de calidad en sus algoritmos”.

Psaki habló de una lista de 12 personas que están produciendo “el 65 % de la desinformación anti-vacunas en las redes sociales”, y que todas esas personas permanecen activas en Facebook pese a haber sido censurados en otras plataformas. No se encargó de aclarar quiénes son esas 12 personas.

Las redes sociales tienen una curiosa historia reciente de censura a opiniones políticas, siendo Donald Trump uno de los casos más controvertidos. También a medios de comunicación cuando han tocado temas como la hipótesis de que el COVID-19 podría haberse filtrado de un laboratorio en Wuhan.

Así le sucedió al New York Post en febrero de 2020, cuando Facebook marcó una de sus columnas como “información falsa” y la bloqueó durante más de un mes. También le sucedió a la secretaria de Prensa de la administración Trump, Kayleigh McEnany, quien fue censurada por Twitter en 2020 tras intentar publicar una nota del NYP sobre Hunter Biden y su escabrosa relación con Ucrania.

Envía tu comentario

guest
5 Comentarios
Más antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas