Fuente: eldiestro.es

Parece que Vladimir Feijoov quiere convertir a Galicia en su dacha particular y a los gallegos en los habitantes de una enorme cheka en la que tenerlos a todos vigilados, controlados y sometidos con la excusa del virus de las narices.

Toda esta crisis “sanitaria” está demostrando que Feijoo es uno de los personajes más prescindibles de la política y de la sociedad española, con permiso de miles de políticos vividores y chusqueros más. Empezó intentándolo con aquella dictatorial ley a la que se llamó Ley Auschwitz, pero fue inmediatamente tumbada en los tribunales.

Pero para Vladimir lo importante es demostrar a todos los gallegos que el que manda allí es él y que es el reyezuelo que les ha tocado aguantar para que les “salve” de un virus que no está demostrando ser otra cosa que una mala estafa de todos los gobiernos para conseguir hacer lo que está haciendo Feijoov, montar una dictadura.

Y el tipo llega a extremos insospechados en ese afán dictatorial que tiene como lo es la persecución a la que somete incluso a las personas que caigan enfermas y tengan que ser ingresadas, aunque no sea del puñetero virus. Y es que prohíbe que esas personas que tienen que ser ingresadas puedan ser acompañadas de un familiar que no esté vacunado.

Así, como lo leen. Y suponemos que no será solo cosa del Hospital Álvaro Cunqueiro de Vigo, que es el hospital donde se ha fotografiado este cartel. Suponemos que será cosa de todos los hospitales gallegos y del Servicio Gallego de Salud, por obra y gracia de este impresentable presidente autonómico.

Envía tu comentario

guest
5 Comentarios
Más antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas