Traducido de humansarefree.com por TierraPura.org

Con un número cada vez mayor de personas que se dan cuenta de que el óxido de grafeno se identificaron en las vacunas Covid, una empresa llamada INBRAIN Neuroelectronics demuestra que la tecnología de “neuromodulación” basada en el grafeno que utiliza la neuroelectrónica impulsada por la IA (Inteligencia Artificial) es muy real.

Un comunicado de prensa del 30 de marzo de 2021 publicado por BusinessWire.com revela la historia:

INBRAIN Neuroelectronics consigue 17 millones de dólares en financiación de serie A para la primera interfaz grafeno-cerebro potenciada por la IA

La financiación permite a la empresa avanzar en los primeros estudios en humanos de su producto estrella, un dispositivo de neuromodulación menos invasivo para tratar afecciones neurológicas mediante inteligencia artificial y electrodos de grafeno

Para que quede claro, no estamos afirmando en modo alguno que INBRAIN esté implicada en las vacunas contra el covid. Más bien, afirman que su tecnología se está utilizando “para tratar la epilepsia y la enfermedad de Parkinson”. El objetivo de la cobertura de INBRAIN es revelar que los “biocircuitos” de control cerebral basados en el grafeno son, de hecho, una tecnología muy real.

Los llamados “fact-checkers” (verificadores de hechos), que no son más que propagandistas de la desinformación, afirman habitualmente que el grafeno no se encuentra en las vacunas y que los biocircuitos de grafeno son una teoría de la conspiración. INBRAIN Neuroelectronics demuestra que los fact-checkers mienten.

De hecho, como dice INBRAIN en su propio comunicado de prensa, su objetivo es “establecer la seguridad del grafeno como el nuevo estándar de atención para los dispositivos de neurotecnología”.

También describen los biocircuitos de grafeno como una especie de plataforma mejorable:

Las tecnologías neuroelectrónicas menos invasivas y más inteligentes como la nuestra podrían proporcionar terapias más seguras, actualizables y adaptables en tiempo real…

Si esto le suena familiar, probablemente sea porque Moderna, creadora de la vacuna covid de ARNm, describió su tecnología como un “sistema operativo” que puede actualizarse y reprogramarse en cualquier momento, también.

En el sitio web de INBRAIN Neuroelectronics, la empresa se describe así

Somos científicos, médicos, técnicos y amantes de la humanidad, con la misión de construir interfaces neuroelectrónicas para curar los trastornos cerebrales. Utilizamos GRAPHENE (grafeno), el material más fino conocido por el hombre, para construir la nueva generación de interfaces neuronales para la restauración del cerebro y ayudar a los pacientes de todo el mundo.

El grafeno es la próxima gran novedad en materiales de bioingeniería, que son componentes fundamentales para la próxima generación de electroterapias en el campo de la neuromodulación, que no deja de crecer”, afirma el profesor A. Fasano.

La empresa destaca que su tecnología es capaz de “leer” el cerebro de una persona, detectar patrones neurológicos específicos y, a continuación, controlar la neurología de esa persona para alterar su función cerebral. En sus propias palabras:

Nuestras interfaces grafeno-cerebro tienen la capacidad de leer con una resolución nunca vista hasta ahora, así como de detectar biomarcadores específicos de la terapia y desencadenar una neuromodulación adaptativa altamente focal para aumentar los resultados de las terapias neurológicas personalizadas”.

El grafeno se describe además como “el material más delgado conocido para adaptar perfectamente la estimulación a la anatomía del cerebro objetivo”.

Cualquiera que diga que el grafeno no se está utilizando para controlar la neurología humana es un gran ignorante del estado de la neurociencia moderna o le está mintiendo deliberadamente.

Para aclarar una vez más, no estamos afirmando que INBRAIN Neuroelectronics esté involucrada en ningún tipo de agenda nefasta, ni que esté involucrada en vacunas covid. Como toda tecnología, los biocircuitos basados en el grafeno pueden utilizarse tanto para el bien como para el mal, dependiendo de la ética y las motivaciones de quienes controlan la tecnología.

No cabe duda de que hay aplicaciones muy positivas para esta tecnología, pero como ocurre con la mayoría de las tecnologías que en su día se promocionaron como potenciadoras de la humanidad -la televisión, las vacunas, Internet, la energía nuclear, la robótica, etc.-, todas ellas acaban en manos de globalistas lunáticos y genocidas que las esgrimen como armas contra la humanidad.

En otras palabras, no hay tecnología que los locos no exploten para esclavizar a la humanidad y aumentar su propio poder y control.

Los biocircuitos de grafeno dan a los lunáticos hambrientos de poder acceso directo a tu cerebro y, según muchos analistas (ver más abajo), las vacunas proporcionan la excusa para inyectar a las víctimas humanas sustancias basadas en el grafeno que se autoensamblan en biocircuitos en el cerebro humano.

Las vacunas Covid contienen altos niveles de óxido de grafeno, que se autoensamblan en biocircuitos mediante la recolección de elementos (como el hierro) de la sangre humana

Tal y como informa Orwell.city, un grupo llamado La Quinta Columna ha analizado las vacunas covid y descubrió que entre el 98% y el 99% de la masa no líquida de la vacuna parece ser óxido de grafeno. Ricardo Delgado, en nombre de La Quinta Columna, dice:

Es un fenómeno que durante mucho tiempo se negó, pero que hoy ya se ha demostrado. Hay millones de vídeos de personas que dan la vuelta al mundo. Vídeos sobre este fenómeno de, llamémoslo ‘pseudomagnetismo adquirido tras la inoculación’, pero también se puede adquirir por otras vías.

Así que, una vez que realizamos ese estudio epidemiológico básico, empezamos a preguntarnos qué materiales o nanomateriales pueden causar magnetismo en el cuerpo. Y no solo magnetismo, sino que podrían actuar como condensadores de energía, porque también he medido en un multímetro una carga importante…

Se trata de un fenómeno de inducción electromagnética en el metal que se adhiere cerca de la zona de inoculación.

Le recomendamos: “Ciberpandemia”, los planes perversos que tienen en mente los globalistas del Foro Económico Mundial

Además, hemos comprobado que el magnetismo se desplaza entonces hacia la cabeza. Y esto es muy importante. Seguramente para el propósito que pueden buscar.

Además, se mide una diferencia de potencial con un multímetro: la persona se convierte en un superconductor. Es decir, emite y recibe señales.

Y cuando encontramos los materiales que pueden provocar este tipo de alteraciones en el cuerpo, empezamos a hablar del grafeno. Sospechamos que se trataba de óxido de grafeno, ya que tenía todas las características que expresaban las personas magnetizadas tras la inoculación.

El grafeno es tóxico, es una sustancia química, un agente químico tóxico. Introducido en el organismo en grandes cantidades, provoca trombos. Provoca coágulos de sangre. Tenemos todos los artículos científicos que lo respaldan. Causa el síndrome post inflamatorio, causa la alteración del sistema inmunológico.

Y cuando se rompe el equilibrio redox, en el sentido de que hay menos glutatión de reserva del propio cuerpo que un tóxico introducido como el óxido de grafeno, se genera un colapso del sistema inmunitario y una tormenta de citoquinas. Es decir, algo muy parecido a la enfermedad de moda, ¿no?

Vea el vídeo aquí:

https://www.brighteon.com/eaff4c87-eb1d-4abd-9f6e-6edeebe6fe59

Delgado continúa afirmando:

Y dado que todas las personas que son inoculadas con la vacuna de Pfizer, que fue la que enviamos a analizar, así como Moderna, AstraZeneca, Johnson&Johnson, Janssen, Sinovac, y todo tipo de vacunas adquieren propiedades magnéticas, sospechamos con muchos indicios que todas ellas contienen más o menos dosis de grafeno, de óxido de grafeno.

…sabemos que precisamente la N-acetilcisteína o el propio glutatión degradan el óxido de grafeno. Por eso creemos que probablemente hemos dado directamente con el agente causal o etiológico de la enfermedad.

En el podcast de hoy de Situation Update, cubro más detalles de esta exótica nanotecnología, incluyendo las nanoestructuras de biocircuitos de grafeno “autoensambladas”, y cómo éstas pueden estar construyendo una antena para recibir órdenes o instrucciones de campos electromagnéticos externos.

Si esto es lo que está ocurriendo, significa que los gobiernos mundiales podrían ser capaces de controlar a las masas vacunadas mediante la emisión de señales desde las torres de telefonía móvil 5G. Aunque suene a ciencia ficción, esta tecnología ya ha sido probada en experimentos con ratones, en los que se utilizaron tanto SPIONs (Nanopartículas de Óxido de Hierro Super Paramagnético) para la administración de fármacos en tejidos dirigidos, como proteínas “magneto” que logran la neuromodulación (control cerebral).

En el podcast de hoy, también hablo de los túneles subterráneos de Elon Musk y de las ciudades / bases subterráneas, así como de por qué creo que los globalistas tienen conocimiento de un evento de nivel de extinción que amenaza la propia supervivencia de la civilización humana.

Envía tu comentario

guest
12 Comentarios
Más antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas