José Gregorio Martínez – Panampost.com

La pandemia por el COVID-19 que salió de la ciudad china de Wuhan parece estar lejos de su final. Cuando todo estaba volviendo a la normalidad con el avance de la vacunación, la preocupación de las autoridades sanitarias por la propagación de la variante Delta hace retroceder la relajación de medidas en un país con una alta tasa de inoculados como Estados Unidos. Pero su sistema federal de gobierno pone un freno a las directrices que salen de Washington. Al menos 16 estados han desafiado de forma total o parcial a los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) con legislaciones locales y órdenes ejecutivas.

Después de haber flexibilizado desde hace dos meses las recomendaciones, en una nueva guía emitida este martes por los CDC se insta a los estadounidenses a retomar el uso de mascarillas en lugares del país con una alta transmisión del virus. La medida ha sido duramente cuestionada por el hecho de que aplica incluso para las personas completamente vacunadas.

«Solo se trata de más control»

“No hagamos política, hablemos de la ciencia. Si buscamos vacunar a los estadounidenses, ¿qué clase de mensaje se está dando? Estamos vacunados, no somos foco de alto riesgo, pero te están forzando a usar una mascarilla”, cuestionó el líder de la minoría republicana en la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, quien agregó que “solo se trata de más control”.

El legislador hacía referencia a la declaración de la presidente de la Cámara, Nancy Pelosi, quien dijo este miércoles que quienes están completamente vacunados y no apoyan el uso de mascarillas son “imbéciles”, lo cual aludía a McCarthy, quien justificó su réplica precisando que la tasa de vacunación en el Congreso es superior a 85 % y la tasa de transmisión en el Capitolio se encuentra por debajo de 1 %. El porcentaje de la población estadounidense vacunada alcanza el 56,66 % y 48,91 % con la segunda dosis, según cifras de Our World in Data.

Aunque el republicano refutaba en un principio la imposición de dicha medida en el Congreso, su crítica se extiende a la recomendación en general. “Lo peor de todo es que esta Administración, y ahora esta Cámara, han roto la confianza del país”. Advirtió que “este es solo el comienzo de una serie” porque pronto empezarán las clases y “van a cerrar las escuelas de nuevo”.

¿Dónde está el informe?

La decisión de los CDC obedece al hecho de que según un estudio, las personas vacunadas que se infectan con la variante Delta del coronavirus pueden tener la misma carga del virus que las no vacunadas, y de esta manera propagarlo siendo asintomáticas.

Sin embargo, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades no publicaron el nuevo informe que soporte esta afirmación. Por tal motivo, científicos externos exigen que se muestre la data para decidir si consideran necesaria la medida o no. “Esto no significa nada hasta que no veamos la data”, dijo Gregg Gonsalves, un profesor asociado de la Escuela de Salud Pública de Yale, citado por The Washington Post.

Frente a este escenario, al menos 16 estados han rechazado de forma total o parcial volver al uso obligatorio de mascarillas, bien por razones políticas para ejercer “un mayor control” de la población, como alega el representante Kevin McCarthy, o por falta de soporte científico, como demanda el profesor Gregg Gonsalves. A continuación la lista de estados que desafían a los CDC elaborada por Forbes:

Leyes en Iowa, Florida, Montana, Arizona, Dakota del Norte y Arkansas

En estos estados se han aprobado en sus respectivos poderes legislativos proyectos de ley que prohíben a los gobiernos locales imponer el uso obligatorio de mascarillas. En el caso de Dakota del Norte y Arkansas la prohibición se extiende a todo el estado para cualquier orden futura.

Florida ha sido pionero en defender las libertades individuales. El gobernador Ron DeSantis reiteró este jueves en un acto en el American Legislative Exchange Council que en su estado no habrá más restricciones. “Les decimos no a los confinamientos, no a los cierres de las escuelas, no a las restricciones y no a las imposiciones”.

Órdenes ejecutivas en Texas, Tennessee y Carolina del Sur

Los gobernadores de estos tres estados firmaron órdenes ejecutivas que prohíben a los gobiernos locales promulgar sus propios mandatos de uso obligatorio de mascarillas.

El gobernador de Texas, Greg Abbott, ha sido enfático en la defensa del derecho de sus ciudadanos a elegir. Desde inicios de marzo declaró a su estado libre de restricciones contra el coronavirus, poniendo fin al uso obligatorio de mascarillas. Y en mayo firmó una orden ejecutiva prohibiendo esta imposición en las entidades gubernamentales.

“Se acabó el tiempo de imponer desde el gobierno el uso de mascarillas. Ahora es el momento para la responsabilidad personal”, escribió este martes el gobernador en su cuenta de Twitter. “Cada tejano tiene el derecho a decidir si se pone una mascarilla o si se la pone a sus hijos”, agregó.

Uso limitado sin castigo en Georgia

En el estado de Georgia, el gobernador Biran Kemp emitió una orden ejecutiva que permite a los gobiernos locales imponer el uso de mascarillas solo si el número de casos de COVID-19 en su condado supera los 100 por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días. No obstante, se prohíbe castigar a negocios u obligarlos a cumplir con el mandato si están en una propiedad privada.

“Georgia no retrocede. No a los confinamientos. No a los mandatos estatales. Animo a mis compañeros georgianos a que hablen con su médico y se pongan la vacuna”, dijo el gobernador en su cuenta de Twitter.

Ciudadanos podrán demandar a los gobiernos locales en Kansas

Si bien la legislación en Kansas no prohíbe la imposición de uso obligatorio de mascarillas, una ley aprobada permite a los ciudadanos demandar a los gobiernos locales que impongan restricciones relacionadas con el coronavirus. De esta manera el estado busca desalentar estas medidas.

En este caso se trata de una decisión emanada del legislativo, pues la gobernación está en manos de la demócrata Laura Kelly. Con la posibilidad de interponer demandas contra los gobiernos locales, no se descarta que pronto haya ciudadanos de Kansas City que decidan llevar a su alcalde a las cortes. Quinton Lucas anunció desde el martes que se plegaba a la recomendación de los CDC de imponer el uso de tapabocas en lugares cerrados.

Prohibiciones estatales en Wisconsin y Wyoming

Tras una decisión de la Corte Suprema estatal, en Wisconsin no se puede imponer otra orden de uso obligatorio de mascarillas en todo el estado, luego que la corte anulara la anterior en marzo pasado. Sin embargo, los gobiernos locales sí tendrán libertad para aplicar las recomendaciones de los CDC.

En Wyoming, una ley prohíbe al estado imponer órdenes de salud pública por más de 10 días que restrinjan “los movimientos de las personas o sus capacidades para participar en cualquier actividad”.

Sin mascarillas en escuelas de Utah, Vermont y Oklahoma

En estos tres estados se ha resuelto acatar la recomendación de los CDC de manera parcial. La decisión ha sido ordenar a las escuelas que no impongan el uso obligatorio de tapabocas, pero en lo que respecta a los gobiernos locales se ha dado libertad para que cada uno tome su decisión al no haberse aprobado ninguna ley u orden ejecutiva con restricciones en este sentido.

La Casa Blanca se lava las manos

Previo a la decisión de cambiar la guía de recomendaciones, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, insistió en que la medida era responsabilidad de los CDC y no de la Casa Blanca.

Sin embargo, al ser consultada sobre la decisión de varios estados de prohibir el uso obligatorio de mascarillas en las escuelas, la funcionaria se limitó a decir que se sentía “feliz” de no vivir en esos estados.

Envía tu comentario

guest
1 Comentario
Más antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas