Traducido de GreatGameIndia.com por TierraPura.org

La campeona de salto con caballo, de 22 años, que sufrió una reacción extrema a la vacuna Moderna, podría no volver a montar nunca más, ya que se le formaron dos enormes coágulos de sangre en los pulmones después de recibir la vacuna Covid. Así es como la vacuna Moderna COVID-19 arruinó la carrera de una futura detective con dos enormes coágulos de sangre en sus pulmones.

-A Imogen Allen, de 22 años, se le formaron dos coágulos de sangre en los pulmones tras la vacuna Moderna.

-Los médicos dicen que los coágulos pueden haber sido provocados por la vacuna y la píldora anticonceptiva.

-La Sra. Allen dijo que empezó a quedarse sin aliento al subir las escaleras el día después de su primera inyección, el 24 de julio.

-Se quedó tan sin aliento mientras ponía extensiones de pestañas a una amiga que no podía hablar

-Debido a esta reacción, tendrá que tomar medicación anticoagulante de por vida. 

-La Sra. Allen, de Woodcote, no podrá volver a montar a caballo ni a ser detective

Una campeona de salto de obstáculos podría no volver a montar a caballo después de que se le formaran dos coágulos masivos en los pulmones por una reacción extrema a la vacuna Moderna Covid-19.

Los médicos informaron a Imogen Allen, de 22 años, de que los coágulos, que se formaron dos semanas después de la inyección, podrían haber sido provocados por la vacuna junto con cinco años de toma de la píldora anticonceptiva combinada, informó DailyMail.

La Sra. Allen, de Woodcote (Berkshire), no podrá volver a montar a caballo nunca más y ha visto truncados sus sueños de convertirse en detective de la policía tras quedar postrada en cama.

Ahora podría morir por un simple corte o golpe en la cabeza y estará bajo medicación anticoagulante el resto de su vida, debido a la extrema reacción adversa calificada de rara por los médicos, como es la norma.

Moderna Vaccine Ruined Detective Career Imogen Allen

La Sra. Allen, que representó a Inglaterra en salto de obstáculos a caballo cuando era adolescente, también se enfrenta a la posibilidad de ser operada después de sufrir dos coágulos en los pulmones tan sólo 14 días después de recibir la vacuna Moderna.

Dijo: “Siempre tuve miedo de que pasara algo, y esto demuestra que tenía todo el derecho a tenerlo, porque mírame ahora”.

A la Sra. Allen se le diagnosticó un tromboembolismo pulmonar bilateral tras sufrir un colapso durante unas vacaciones familiares con su novio Joe, de 24 años, el mes pasado.

Tras superar a decenas de candidatos para conseguir un puesto de policía, se le ha recomendado que no es apta para el puesto por su malestar.

La Sra. Allen tendrá que esperar para saber si puede volver a presentarse en el futuro si su salud mejora.

Tras ganar una medalla de plata y representar a Inglaterra en las pruebas de salto de obstáculos británicas contra Irlanda, Escocia y Gales en 2010, es posible que no vuelva a montar a caballo debido a su salud. 

La Sra. Allen, que había estado trabajando en eventos, dijo: “Es devastador. Me he interesado por la policía desde que tenía 18 años.

No tengo ni idea de lo que voy a hacer ahora. El trabajo ni siquiera aparece en el horizonte.

“Estoy literalmente en la cama todos los días. Es deprimente, he tenido un gran retroceso”.

La Sra. Allen dijo que empezó a quedarse sin aliento al subir las escaleras al día siguiente de su primer pinchazo, el 24 de julio, pero lo relacionó con la pérdida de su estado físico tras los encierros. 

Pero en los días siguientes, dijo que empezó a sentirse agotada al realizar tareas  tan sencillas como ponerle extensiones de pestañas a una amiga.

Explicó: “Incluso al cepillarme los dientes y el pelo jadeaba y tenía que hacer descansos.

Pero a pesar de sentirse tan mal, la Sra. Allen estaba decidida a acompañar a su novio y a la familia de éste en un viaje a Devon.

Durante las vacaciones, se sintió tan débil y mal que no pudo ayudarles a deshacer el equipaje ni  montar las tiendas de campaña.

Llamó al 111 y habló con un paramédico sobre sus síntomas, que insistió en enviar una ambulancia, pero la Sra. Allen se negó.

En su lugar, ella y su novio Joe acordaron ir en coche a  urgencias del North Devon District Hospital de Barnstaple.

No fue hasta las primeras horas de la mañana cuando la Sra. Allen recibió la devastadora noticia de que tenía dos coágulos en los pulmones y que su corazón tenía dificultades para bombear sangre por todo el cuerpo.

La Sra. Allen dijo: “Estaba absolutamente petrificada. Lo primero que dije fue “¿Voy a morir?”.

Pasó cuatro agotadores días en el hospital, y sólo pudo ver a su novio y a su familia, que viajaron casi 200 millas para estar a su lado durante breves periodos de tiempo debido a las restricciones de Covid.

La Sra. Allen dijo que ver a su madre Tessa, de 53 años, y a su padre Chris, de 57, hizo que todo pareciera real.

Dijo: “Fue muy bonito y reconfortante tenerlos a todos allí, pero al mismo tiempo me di cuenta de que “sí, esto es realmente malo ”.

Tuvo que someterse a días de insoportables inyecciones en su vientre, que empeoraron por su fobia a las agujas, mientras le inyectaban un cóctel de fármacos para aliviar la tensión de su corazón.

La Sra. Allen dijo que las horas que pasó sola en el hospital, aterrorizada por su vida y su futuro, fueron “como una película de terror”.

Finalmente, los médicos se convencieron de que estaba lo suficientemente bien como para volver a casa, pero justo cuando salía del hospital, una enfermera le dijo que su prueba de Covid había dado positivo, por lo que tendría que aislarse durante diez días en casa. 

Fue un golpe duro después de estar atrapada sola en una sala del hospital durante casi una semana. La Sra. Allen se ha recuperado del virus, pero sigue débil y cansada por los coágulos.

Dice que está postrada en la cama la mayor parte del tiempo y que sólo puede dar algunas vueltas a su jardín para hacer ejercicio.

Los médicos le han dicho que podrían pasar tres meses antes de que su respiración vuelva a ser normal.

La Sra. Allen dijo: “En este momento no puedo ni imaginarme caminando hasta el final de mi calle o incluso yendo al trabajo o algo así.

No sé qué esperar para el futuro”.

La Sra. Allen está desolada por no poder volver a montar a caballo después de que a los diez años se clasificara para el Campeonato Nacional de la Asociación Británica.

Su nueva carrera ha quedado en suspenso y es posible que no vuelva a montar a caballo .

Aunque los médicos dicen que es una reacción muy rara y tratan de desviar la culpa de las vacunas, como siempre, hay pruebas concluyentes y amplias de cómo estas vacunas están causando coágulos de sangre en todo el mundo.

Recientemente, un bebé lactante murió de coágulos sanguíneos y arterias inflamadas semanas después de que su madre recibiera la vacuna COVID-19 de Pfizer. Este caso es el segundo conocido de un bebé lactante que muere por coágulos de sangre a causa de una vacuna.

Científicos alemanes han descubierto cómo las vacunas COVID-19 de Johnson & Johnson y AstraZeneca, que se denominan Covishield en la India, mutan para desencadenar coágulos de sangre en los receptores.

Los científicos afirman que la vacuna se envía al núcleo de la célula en lugar de al líquido que la rodea, donde algunas partes se rompen y crean versiones mutadas de sí mismas. Las versiones mutadas entran entonces en el cuerpo y desencadenan los coágulos de sangre.

Anteriormente, científicos alemanes descubrieron el proceso exacto de dos pasos por el que la vacuna COVID-19 provoca coágulos de sangre en los receptores. Describen una serie de acontecimientos que tienen que ocurrir en el cuerpo antes de que las vacunas creen estos grandes coágulos.

Mientras tanto, por informar ampliamente sobre la controversia de los coágulos de sangre, GreatGameIndia está siendo activamente atacada y acusada de difundir información errónea por la débil razón de que nuestros tweets fueron compartidos ampliamente después de la controversia.

Envía tu comentario

guest
8 Comentarios
Más antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas