Fuente: Ejército Remanente

Australia es oficialmente el país más vanguardista en lo que respecta a la coronalocura. En primer lugar, el ejército patrulla las calles cuando estás en casa, para vigilar. Un golpe de presión, sin valor alguno.

Pero la relación de fuerza en nuestra generación está, por supuesto, en línea, y la oligarquía lo entiende. Por ello, el gobierno australiano quiere ir más allá para “luchar contra los abusos”.

“El gobierno federal australiano planea desanonimizar Internet para introducir un sistema de crédito social para combatir el “abuso en línea”. La policía tendrá acceso a las cuentas de redes sociales de los individuos, que estarán vinculadas a sus pasaportes.”

El camino al infierno está empedrado de buenas intenciones, como es bien sabido.

El control de tu libertad se ve aún más asfixiante con esta nueva ley que se acaba de aprobar.

¿Qué ley?

La de controlar, borrar y modificar sus publicaciones en línea. Esto significa que el Estado puede arrogarse el derecho de publicar declaraciones por usted en contra de su voluntad (y posiblemente castigarle por ello).

Esto se aproxima al control mental.

Controlar las cuentas de las redes sociales y eliminar los datos

1. Órdenes de alteración de datos: permiten a la policía alterar o borrar completamente los datos digitales de cualquier persona implicada en una investigación en curso.

2. Órdenes de actividad en la red: la policía puede obtener informaciones almacenadas en los ordenadores de un sospechoso, así como cualquier presunta red criminal y los usuarios vinculados al individuo.

3. Órdenes de toma de posesión de cuentas: la policía puede tomar el control de las redes sociales y las cuentas en línea de un sospechoso.

Para obtener estas órdenesla policía no necesita pedir permiso a un juez.

En cambio, la policía simplemente tiene que acudir al Tribunal Administrativo de Apelación, un órgano de revisión dentro del gobierno, que examina de forma independiente las decisiones tomadas por los funcionarios, pero que sólo es competente cuando la ley lo prevé expresamente.

¿Quieres saber más?

El fin de las libertades en Australia

Cuidado, a este nivel, la ciencia ficción preapocalíptica ya no está a la altura.

Los residentes de determinadas regiones están obligados a hacerse un selfie, geolocalizarse y hacer una declaración jurada del motivo del viaje cuando reciben un mensaje de texto del gobierno.

Si no responden en 15 minutos, la policía puede intervenir.

¡Seguramente la influencia china!

“Los habitantes de Australia del Sur tendrán que descargar una aplicación que combina el reconocimiento facial y la geolocalización. El Estado les enviará mensajes de texto en horarios aleatorios, tras lo cual tendrán 15 minutos para hacerse una foto de la cara en el lugar en el que se supone que se encuentran. Si no lo hacen, se enviará a la policía local para que haga un seguimiento en persona.”

“No les decimos con qué frecuencia o cuándo, de forma aleatoria, tienen que responder en 15 minutos”, explicó el Primer Ministro Steven Marshall. “Creo que todos los australianos del sur deberían sentirse muy orgullosos de que seamos el centro nacional de la aplicación de la cuarentena domiciliaria.”

Es el colmo que un país tan salvaje con caimanes, coyotes, tiburones, serpientes y otras bestias del inframundo esté tan bien atado.

Envía tu comentario

guest
9 Comentarios
Más antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas