Traducido de FullMeasure.news por TierraPura.org

Para considerar: una historia y un resultado, de los que probablemente no oigas hablar mucho en ningún otro sitio, tiene lugar en el corazón del mundo Amish.

El condado de Lancaster, Pennsylvania: miles de familias llevan una vida muy separada de la América moderna.

Los amish son un grupo cristiano que hace hincapié en lo virtuoso sobre lo superficial. No suelen conducir, ni usar electricidad, ni tener televisión. Y durante el brote de Covid-19, se convirtieron en sujetos de un experimento social y médico masivo.

Mira el video:

Sharyl: Entonces, ¿se puede decir que el enfoque de esta comunidad cuando se produjo el brote de coronavirus fue totalmente diferente al de muchos otros lugares?

Calvin Lapp: Absolutamente.

Calvin Lapp es menonita amish.

Lapp: Hay tres cosas que a los Amish no les gustan. Y son el gobierno, no se involucran en el gobierno, no les gusta el sistema de educación pública, no envían a sus hijos a la educación, y tampoco les gusta el sistema de salud, nos estafan. Son tres cosas contra las que sentimos que luchamos todo el tiempo. Pues bien, esas tres cosas forman parte de lo que es Covid.

Tras un breve cierre el año pasado, los Amish eligieron un camino único.

 Comenzó con una importante fiesta religiosa en mayo.

Lapp: Cuando tomamos la comunión, se vierte el vino en una copa y nos turnamos para beber de esa copa. Por lo tanto, si todos beben de esa copa y una persona tiene el coronavirus, el resto de la iglesia se va a contagiar. La primera vez que volvieron a la iglesia, todos se contagiaron de coronavirus.

Lapp dice que no negaban el coronavirus, sino que lo afrontaban de frente.

Lapp: Es peor dejar de trabajar que morir. Trabajar es más importante que morir. Pero cerrar y decir que no podemos ir a la iglesia, que no podemos reunirnos con la familia, que no podemos ver a nuestros ancianos en el hospital, que tenemos que dejar de trabajar… Es ir completamente en contra de todo lo que creemos. Cambiaría nuestra cultura por completo si  nos sometemos a sus restricciones,  y no lo vamos a hacer.

Sharyl: Entonces, ¿dices que, a partir de mayo de 2020, las cosas volvieron a la normalidad en la comunidad amish?

Steve Nolt: En su mayor parte, sí, a mediados de mayo, es como volver a un comportamiento típico de nuevo.

Eso también significó evitar los hospitales.

Nolt: Sé de algunos casos en los que los amish se negaban a ir al hospital, incluso cuando estaban muy enfermos, porque si iban allí, no podrían recibir visitas. Y era más importante estar enfermo, incluso muy enfermo, en casa y tener la posibilidad de tener gente a tu alrededor que ir al hospital y estar aislado.

Entonces, en marzo pasado, los amish del condado de Lancaster fueron declarados como la primera comunidad en lograr la “inmunidad de rebaño”, lo que significa que una gran parte de la población se había infectado con el Covid-19 y se hizo inmune.

Algunas personas de afuera se muestran escépticas, y es difícil encontrar pruebas sólidas.

Nolt: Incluso los que creían que tenían Covid tendían a no hacerse la prueba. Su enfoque solía ser: “Estoy enfermo. Sé que estoy enfermo. No necesito que nadie me diga que estoy enfermo”. O la preocupación de que, si la prueba era positiva, se les pediría que limitaran drásticamente lo que hacían de una manera que podría ser incómoda para ellos. Así que no tenemos esas pruebas.

Lapp: No queríamos que los números subieran, porque entonces cerrarían más las cosas. ¿Cuál es la ventaja de hacerse una prueba?

Una cosa está clara: no hay pruebas de que haya más muertes entre los amish que en los lugares que cerraron herméticamente; algunos afirman que aquí hubo menos. Eso sin enmascarar, sin quedarse en casa, o sin otra medida importante.

Sharyl: ¿La mayoría de la comunidad, al menos los adultos, se vacunaron contra el Covid-19?

Nolt: De nuevo, no tenemos datos al respecto, pero creo que está bastante claro que, en términos porcentuales, fueron relativamente pocos los que lo hicieron.

Lapp: Nos alegramos de que se hayan vacunado contra el Covid. Porque ahora no tenemos que llevar una máscara, podemos hacer lo que queramos. Así que bien por ustedes. Gracias. Lo apreciamos. ¿Nosotros? No, no vamos a vacunar. Por supuesto que no. Todos tenemos el Covid, así que ¿por qué nos vacunaríamos?

Al permanecer abiertos, los Amish tienen un logro tangible..

Lapp: Tenemos este chiste: cuando todos los demás empezaron a caminar, nosotros empezamos a correr. El año pasado ganamos más dinero que nunca. Fue nuestro mejor año.

¿Han encontrado los amish una fórmula mágica? Ellos dicen que sí. Y no les importa quién lo dude.

Lapp: Sí, todos los Amish sabemos que tenemos inmunidad de rebaño. ¡Por supuesto que tenemos inmunidad de grupo!.Toda la iglesia se contagió de coronavirus. Sabemos que tuvimos  coronavirus. Creemos que somos más inteligentes que todos. No deberíamos presumir, pero creemos que hicimos lo correcto.

 Nolt, el erudito, está publicando un documento sobre la respuesta social Amish a los mandatos del gobierno y Covid-19.

Envía tu comentario

guest
29 Comentarios
Más antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas