Traducido de RedVoicemedia.com por TierraPura.org

El gobernador de Minnesota, el demócrata Tim Walz, ha sido pillado con las manos en la masa intentando inflar las cifras del COVID-19 de su estado para justificar su cierre.

Esta semana, un informante filtró un intercambio de octubre de 2020 en el que Walz dijo al Departamento de Salud del estado que los números del Departamento sobre cómo se estaba propagando COVID-19 eran “menos útiles de lo que esperaba” porque “estos números son pequeños.” El agente de Salud respondió diciendo que “la gente mira las cifras de casos primarios y piensa que son impactos pequeños que no justifican los retrocesos que proponemos”. A continuación, pidió a su personal que se dedicara a “pensar de forma creativa”.

Lo que parece haber sucedido aquí es que Walz quería poner restricciones para “reuniones sociales, bodas, funerales”, pero los datos del Departamento de Salud sobre el origen de las infecciones por COVID-19 mostraban un número tan pequeño procedente de esos eventos que la gente no estaría dispuesta a secundar el cierre del gobernador. Por eso, el líder demócrata animó al Departamento de Salud a calcular las infecciones de segunda y tercera generación en el futuro, “generaciones de transmisión”, para que las cifras parecieran mayores de lo que realmente eran.

El 10 de noviembre del año pasado, Walz emitió la Orden Ejecutiva de Emergencia 20-96, que se titulaba “Restricción de las reuniones sociales, las celebraciones y los horarios y operaciones de bares, restaurantes y locales para prevenir una mayor propagación del COVID-19”. Esta es la orden por la que Walz quería que el Departamento de Salud aumentara las cifras de COVID-19.

“Gracias al cuidadoso rastreo de contactos y a la investigación continúa, ahora tenemos un conocimiento mucho mayor de las formas de propagación de la pandemia”, dijo Walz en esta orden. “Un mayor conocimiento nos permite ser más rigurosos en nuestro enfoque de la mitigación, especialmente cuando nos enfrentamos a las oleadas actuales. Los datos actuales apuntan a las reuniones sociales (incluidas las reuniones de amigos y familiares en domicilios particulares), las celebraciones y los bares y restaurantes como la fuente más importante de propagación del COVID-19 en el estado.”

Por supuesto, esto nunca fue cierto, y no había datos que lo respaldaran.

“Reconozco y lamento que esta Orden afectará a los resultados de los negocios que ya han soportado muchas dificultades debido a esta pandemia”, continuó Walz. “Con la proximidad de las fiestas, estos cambios también afectarán, por desgracia, a las reuniones familiares y pueden obligar a los minnesotanos a recurrir a opciones virtuales y remotas para continuar con sus tradiciones navideñas. Pero como explicó el Grupo de Trabajo, debemos actuar rápidamente y aplicar medidas calculadas y agresivas.”

Esto demuestra una vez más que, para los dirigentes demócratas, esta pandemia siempre fue sólo para ejercer el control sobre nuestras vidas.

Envía tu comentario

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas