Fuente: Minghui.org

El Libro de los Ritos describe así las expectativas de las relaciones humanas: los padres deben tratar a los hijos con compasión, mientras que los hijos deben mostrar piedad filial hacia sus padres. Los hermanos mayores deben ser amables con los menores, mientras que los menores deben ser humildes con los mayores. El marido debe tratar a su esposa con dignidad, mientras que la esposa debe ser agradable con su marido. Las generaciones mayores deben proteger y cuidar a las más jóvenes, mientras que estas deben respetar y seguir los deseos de los mayores.

A continuación se presentan varios ejemplos de estas relaciones tradicionales.

Un hijo reconocido por su piedad filial

A finales de la dinastía Shang, el rey Tai de Zhou tuvo tres hijos: el mayor, Taibo, el segundo, Zhongyong, y el tercero, Jili. Jili tuvo un hijo llamado Jichang, que más tarde se convertiría en el rey Wen de Zhou.

Cuando nació Jichang, un gorrión rojo se detuvo en la puerta de entrada con una letra roja en la boca. Al ver esta señal auspiciosa, el rey Tai planeó pasar el trono a Jili, que a su vez podría pasarlo a Jichang. Esto no era típico en la antigüedad, ya que el trono solía pasar al hijo mayor.

Al enterarse del plan de su padre, Taibo tomó a su hermano Zhongyong y huyó a una región remota para apoyar la decisión de su padre. También se cortó el pelo y se hizo tatuajes como señal de su decisión de alejarse de la civilización. De este modo, el rey Tai pasó el trono a Jili y más tarde a Jichang sin ninguna interferencia.

Taibo pronto denominó a la región a la que huyó como estado de Wu, que se encuentra en la actual provincia de Jiangsu. Unas mil familias locales lo eligieron como rey de la región.

Ocho generaciones después, el trono de Wu pasó a manos de Shoumeng, el 19.º rey de Wu. Shoumeng planeó pasar el trono a su cuarto hijo Jizha debido a la buena reputación de este. Pero Jizha rechazó el trono, ya que sería una violación de las reglas propias de la sociedad. Shoumeng se lo pidió a Jizha tres veces, pero fue rechazado cada vez. El pueblo de Wu también quería que Jizha se convirtiera en rey. Al final, Jizha se marchó para convertirse en agricultor.

Confucio habló muy bien de Taibo, alabando su carácter y su humildad.

La bondad de un hermano mayor

Según el tratado Jia Fan de Sima Guang sobre instrucción familiar, el antiguo sabio Shun siempre trataba bien a los demás, incluso cuando encontraba hostilidad por parte de ellos.

El padre, la madrastra y el hermano menor de Shun, Xiang, a menudo maltrataban a Shun. Después de que el rey Yao nombrara a Shun como su sucesor, sus celos se intensificaron y planearon asesinar a Shun y tomar sus bienes.

Una vez, le pidieron a Shun que reparara el granero. Sin embargo, después de que subió al techo, quitaron la escalera y prendieron fuego al granero. Afortunadamente, Shun pudo escapar a salvo.

En otra ocasión, le pidieron a Shun que cavara un pozo. Mientras estaba en el pozo, su familia comenzó a enterrarlo. Después de que todo el pozo se llenó de tierra, Xiang planeó darles el ganado y el grano de Shun a sus padres, mientras se quedaba con el resto de los bienes de Shun para él. También quería tomar a la esposa de Shun.

Milagrosamente, Shun pudo escapar por un túnel lateral del pozo. Cuando regresó a casa, Xiang se sorprendió. Pero mantuvo una cara imperturbable y dijo: “¡Te extrañé mucho!”.

Shun lo perdonó y le pidió que lo ayudara a administrar el país.

El legado de Shun fue venerado a lo largo de la historia de China. Aunque vivió en un entorno adverso, pudo tratar a todos con respeto y amabilidad. Shang Shu (Libro de documentos) declaró: “Shun ascendió a grandes alturas sin escalar, y [su reputación] llegó lejos sin que él viajara”.

Debido a su virtud, la gente naturalmente lo buscaba. Dondequiera que fuera Shun, la leyenda dice que el lugar se convertiría en una aldea en un año, un pueblo en dos años y una ciudad en tres años.

Un humilde hermano menor

En la Dinastía Jin, había un par de hermanos: Wang Xiang y Wang Lan. La madre de Lan era la madrastra de Xiang. Como resultado, ella favorecía a Lan sobre Xiang.

Cuando Lan tenía algunos años, a menudo veía a su madre Zhu azotar a su hermanastro mayor Xiang con ramas de árbol. Cuando eso ocurría, abrazaba a Xiang para protegerlo de los golpes de Zhu.

A medida que los hermanos crecían, Lan pedía a menudo a su madre que no golpeara a Xiang, y las cosas mejoraron un poco. Más tarde, ambos hermanos se casaron, y Zhu siempre exigía que Xiang y su esposa hicieran cosas por ella. Lan ayudaba a la pareja siempre que podía.

Tras la muerte del padre de los hermanos, Xiang se hizo conocido por su virtud y buen carácter. Zhu se puso celosa y planeó matar a su hijastro con vino envenenado.

Lan se enteró de este plan y sujetó la copa de vino. Xiang también se dio cuenta de que algo iba mal y no quería que su hermano muriera. Al ver que los hermanos se peleaban por el vino envenenado, la madre temió que Lan pudiera beberlo, así que tiró el vino.

Más tarde, cada vez que Zhu servía comida a Xiang, Lan siempre la probaba primero. Así, la madre dejó de intentar perjudicar a Xiang.

El general Lu Qin admiraba el carácter de Xiang y le regaló una espada, diciendo que solo los altos funcionarios podían blandirla. A su muerte, Xiang legó la espada a Lan, deseándole buena suerte a él y a sus descendientes.

Efectivamente, varios de los hijos de Lan se convirtieron en altos funcionarios. Su bisnieto, Wang Xizhi, se convirtió en uno de los calígrafos más famosos de la historia de China.

Envía tu comentario

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas