Traducido de Westernjournal.com porTierraPura.org

El Partido Comunista Chino (PCCh) está intentando imponer su trabajo de nieve al mundo – literalmente.

Los Juegos Olímpicos de Invierno de Beijing comenzarán en menos de tres semanas en una de las zonas más áridas de China, y la falta de nieve ha hecho que los organizadores se sientan humillados y se apresuren a cubrir las pistas de esquí con nieve artificial.

Las manchas blancas de nieve -fabricadas y naturales- que contrastan con las montañas marrones de la árida región no son más que el último dolor de cabeza para el PCCh que ya está lidiando con los desafíos relacionados con la pandemia que afecta a los juegos de invierno de la 24ª Olimpiada, incluida la variante omicrónica, más contagiosa pero aparentemente menos virulenta, del virus PCCh que está alimentando las infecciones en todo el mundo.

El PCCh está luchando contra múltiples brotes de coronavirus en al menos media docena de ciudades, y el régimen comunista ha redoblado su política de “tolerancia cero” contra el COVID-19, que tiene a más de 20 millones de personas bajo algún tipo de encierro en todo el país, impidiendo a muchos salir de sus casas.

Para los Juegos Olímpicos de Beijing se han previsto estrictas medidas de contención, como pedir a los aficionados que aplaudan en lugar de gritar o cantar, para mantener el virus PCCh bajo control.

Hablando de aficionados, el evento deportivo cuatrienal destinado a unir a las naciones será, irónicamente, un asunto exclusivamente para el Régimen Chino, ya que no se permitirá la entrada de espectadores del extranjero debido a la pandemia.

En cuanto a la nieve china, el material blanco artificial se crea a partir de los embalses locales que alimentan un ejército de “cañones de nieve” que mezclan el agua con aire comprimido para crear la nieve, que luego se esparce sobre varios elementos del campo por un conjunto de trabajadores.

Un informe de evaluación del Comité Olímpico Internacional afirma que Zhangjiakou y Yanqing -las zonas que acogerán el esquí alpino, el snowboard y otras pruebas al aire libre- “dependen completamente de la nieve artificial”, según un informe de France 24, una cadena de televisión estatal internacional con sede en París.

El propio informe afirma que Beijing “subestimó la cantidad de agua que se necesitaría para la fabricación de nieve para los Juegos” y “sobreestimó la capacidad de recuperar el agua utilizada para la fabricación de nieve”.

Aunque crear la nieve es relativamente fácil, su coste podría ser más difícil de asumir. La escasez de agua puede verse agravada por el hecho de que, según se ha informado, se han extraído 49 millones de galones de las reservas para un evento que los funcionarios del régimen esperan que sirva para pulir la imagen del Partido Comunista Chino, la nación donde se originó el COVID-19 y se extendió al resto del mundo.

Un estudio realizado el año pasado y publicado en Nature concluyó que las aguas subterráneas se han agotado en el norte de China debido a la urbanización y el riego, lo que ha provocado la escasez de agua para los carenciados residentes locales.

La perspectiva de una mayor escasez de agua debido a los Juegos Olímpicos pone en duda la afirmación del PCCh de que los juegos serán “verdes”.

Los propios atletas olímpicos parecían decididamente menos preocupados por la nieve artificial, que es una realidad desde los Juegos Olímpicos de Invierno de 1980 en Lake Placid, Nueva York.

“La nieve va a ser similar a la de Rusia y similar a la de PyeongChang en los Juegos Olímpicos de 2018. Ambos tuvieron nieve artificial en algunas partes”, dijo la snowboarder británica Charlotte Bankes al Daily Mail.

No obstante, varias personas expresaron su preocupación por el coste medioambiental y humano de la creación de nieve falsa para los Juegos Olímpicos.

https://twitter.com/RyanMaue/status/1479476373546754048

Los Juegos Olímpicos de Invierno de 2022 se celebrarán del 4 al 20 de febrero.

Envía tu comentario

guest
1 Comentario
Más antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas