Traducido de Breitbart por TierraPura.org

Mientras las nuevas rondas de pruebas masivas generaban temor ante un posible bloqueo de la ciudad de Beijing, los medios de comunicación estatales chinos intentaron el domingo “normalizar” las pruebas masivas de ácido nucleico como una característica permanente de  vida.

El domingo, Beijing sustituyó la querida celebración del Primero de Mayo del Partido Comunista por un día sombrío de colas para la última ronda de pruebas obligatorias del coronavirus.

Los residentes que recordaban el brutal cierre de Shanghái que comenzó con el mismo tipo de pruebas en toda la ciudad revisaron los últimos vídeos de terror de Shanghái en sus teléfonos mientras esperaban en la cola, preguntándose si Beijing podría ser la siguiente.

El último vídeo de terror de Shanghái mostraba a un anciano metido en una bolsa para cadáveres y arrastrado desde un centro asistencial hasta un depósito de cadáveres, cuyos asistentes descubrieron que en realidad seguía vivo:

El lunes, un nuevo brote de infecciones por coronavirus en Shanghái pareció desvanecer las esperanzas de que se levantara el bloqueo de cuatro semanas. 

Mientras tanto, Beijing se sumió en su propio cierre progresivo con la prohibición de comer en restaurantes, el cierre de parques temáticos y la exigencia de resultados negativos recientes para acceder a lugares públicos.

El domingo, el periódico del Partido Comunista Chino, Global Times, trató de calmar el pánico en Beijing presentando las pruebas masivas del coronavirus como una nueva faceta de la vida cotidiana, y no como una señal de advertencia de un bloqueo inminente:

Un experto cercano al Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de China declaró el domingo al Global Times, bajo condición de anonimato, que las pruebas periódicas de ácido nucleico en las grandes ciudades servían para descubrir los casos lo antes posible y ayudar al gobierno a idear medidas de prevención de epidemias más específicas en el marco de la actual política dinámica cero de China.

“No tenemos más opciones que las pruebas de ácido nucleico para encontrar los primeros casos en medio de la sigilosa propagación de Omicron, y los responsables de la toma de decisiones pueden idear medidas epidémicas más específicas y dinámicas basadas en el análisis de los resultados de las pruebas regulares para evitar que las ciudades acaben en un cierre a gran escala como el de Shanghai”, dijo el experto. 

Un experto en inmunología que también pidió el anonimato dijo que la medida de Beijing de normalizar las pruebas de ácido nucleico es una medida complementaria para controlar el último brote. “Se trata de una política local de Beijing. No hemos visto la información política de que este enfoque se promoverá en todo el país”. El experto señaló además que el actual brote en Beijing está todavía en su fase inicial, por lo que Beijing ha reforzado las medidas de control para detectar los casos infectados lo antes posible, a fin de prevenir eficazmente la propagación de la epidemia.

El Global Times mencionó que “otras metrópolis chinas, como Shanghái, Guangzhou, Shenzhen y Hangzhou, han anunciado directrices similares para normalizar las pruebas de ácido nucleico”, lo que suena como una noticia siniestra para esas ciudades, por mucho que los medios de comunicación estatales chinos traten de hacer ver los requisitos como parte de la Nueva Normalidad.

El artículo promociona la ciudad tecnológica de Shenzhen como un ejemplo brillante de una ciudad que evita los cierres con pruebas agresivas de ácido nucleico, pero Shenzhen entró en cierre en marzo. 

En aquel momento, el bloqueo de Shenzhen se consideró vergonzoso, excesivamente caro y posiblemente una prueba de que la tan cacareada estrategia china de “cero Cóvida dinámica” no estaba funcionando. Simplemente quedó eclipsado tanto en las noticias internacionales como en el imaginario público chino cuando comenzó el espectáculo de terror de Shanghái.

Shenzhen sigue obligando a los residentes a someterse a constantes pruebas masivas, rastreadas con una aplicación de teléfono móvil obligatoria. A los que se niegan a someterse a las pruebas -en parte porque temen que un resultado positivo les lleve a un desagradable centro de cuarentena, aunque no estén visiblemente enfermos- se les niega el acceso a lugares públicos. La aplicación les acosa constantemente para que se hagan las pruebas, al igual que los funcionarios y propietarios de negocios de Shenzhen, que ven en su “marca de la vergüenza” un código sanitario sin analizar.

Beijing reabrió el lunes su centro de aislamiento masivo en el Hospital Xiaotangshan, activándolo por tercera vez tras el brote de SARS de 2003 y el de coronavirus de Wuhan de 2020. 

La medida fue anunciada como parte del esfuerzo por evitar un cierre total de la ciudad, pero los observadores extranjeros más escépticos la vieron como otra señal de que Pekín se está tambaleando al borde de un infierno al estilo de Shangai, frenado en gran medida por el temor a que el cierre de la capital nacional pueda ser políticamente embarazoso y económicamente ruinoso.

Envía tu comentario

guest
3 Comentarios
Más antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas